Sousa, el poeta.

Saramago, el novelista.

José, el portugués.

Para mí, ser como tú es lo ideal.

Poeta como tú, de la inspiración no pierdo la vista.

 

Como con las ideas socialistas,

por tu familia dejaste de estudiar.

Oh, héroe de letras y virtudes,

un gran pensador resultaste.

 

Contra el veto político aprendiste a lidiar.

¡Con El Evangelio según Jesucristo enloqueciste a la Iglesia!

Pero con el Ensayo sobre la Ceguera, nos desnudaste.

 

El Ensayo sobre la Lucidez habló de un posible problema,

¡solo votos en blanco! Vaya paradoja.

Pero de la sociedad, solo mostraste lo puro.

 

Tu legado quedará en más que solo papel.