Esta es una sección de opinión, el contenido de los artículos es propiedad de los autores individuales. Letras al Mango no se responsabiliza por las opiniones o comentarios expresados aquí.

¿Cómo justifico el alza de precios de los platos ofrecidos en los comedores? Muy fácil: realizo una encuesta a los estudiantes, formulada de tal manera que las respuestas implicarán, necesariamente, que estos avalan el incremento de los precios.  Ése es el efecto de la encuesta realizada por la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAES) y la FEPUC durante la última semana de junio y primera de julio.

La intención es clara. Tengo sólo 6 opciones que representan un rango de precios que van de “Menos de S/. 2.50” a “Más de S/. 12.50” para responder cuál es el precio que pagaría por los platos económico, básico, vegetariano y menú. A modo de ejemplo, el plato básico cuesta S/. 3.60, al responder la encuesta, el estudiante tiene como alternativa más cercana al precio real, la opción “S/. 2.50-S/.5.00”. Entonces, marcará coherentemente esa opción, lo cual analizado a nivel general, nos llevará a la errada conclusión de que los estudiantes de la PUCP pagarían S/. 3.70, S/. 4.00, hasta S/.5.00 por un plato que vale y siempre valió sólo S/.3.60. Si repetimos el mismo ejercicio con los demás platos, los resultados serán mucho más alarmantes.

El “efecto alza” es aún mayor si nos preguntan cuánto más estaríamos dispuestos a pagar por los mencionados platos si tuvieran los atributos que más valoramos, las opciones van hasta “+S/.6.00 o más”, ello significa que un estudiante que quiere consumir platos de calidad y con alto valor nutricional, responda que está dispuesto a pagar un monto adicional para mejorar esta situación. De esta manera, la encuesta reflejará que los alumnos aceptamos el incremento de los precios. Es más, avalará el monto que, supuestamente, queremos pagar de más para que los platos tengan ciertos atributos.

Curiosamente, los mencionados platos se denominan “de precio controlado”. Ahora nos preguntamos por qué hacer este tipo de encuestas si estos precios están, en teoría, controlados. La Universidad tiene un contrato con las concesionarias de los comedores en donde se fija los precios específicos del básico, económico, vegetariano y menú. En ese sentido, ¿por qué preguntar ahora cuánto más estaríamos dispuestos a pagar por ellos? ¿Así estamos defendiendo  los intereses de los estudiantes: justificando el alza de precios?

Ahora bien, la referida encuesta repite 4 veces la palabra “subvención”, probablemente con el ánimo de dejar enraizada en los estudiantes la idea de que la Universidad subvenciona los platos de precio controlado. ¿Es esto realmente cierto? La FEPUC 2013 nos dice que sí, afirma tajantemente que la Universidad sí subvenciona costos que inciden directamente en el Precio del Plato Básico (ojo: sólo menciona el plato básico).

Supuestamente, la subvención radica en que, a partir del 2012, la Universidad asume el servicio de recojo de residuos sólidos. Francamente, ¿de esta manera se subvenciona el precio del plato básico? Si esta obligación asumida por la Universidad hubiese incidido directamente en los costos de su elaboración, la consecuencia lógica sería que, a partir del 2012, el precio del Plato Básico disminuya y que los estudiantes paguemos menos de S/. 3.60 ya que un porcentaje del precio ha sido subvencionado. ¡Esta situación no se ha dado en la realidad!

Asimismo, la contribución de la Universidad también estaría en permitir la utilización de insumos y productos alternativos para la elaboración del plato básico. Esto porque, para la FEPUC 2013, “alternativos” es un eufemismo para “más baratos”. Francamente, no entendemos de dónde sacan que la palabra alternativo significa barato. ¿Acaso se puede utilizar eufemismos en la redacción de un contrato o adenda? La teoría contractual quedaría escandalizada ante semejante afirmación.

En conclusión, queda evidente que la encuesta adolece del temido efecto “alza”, efecto que todos queremos evitar por el bienestar de los estudiantes, es por ello que las preguntas hechas en la cuestionada encuesta ameritan una reformulación para evitar que a la larga, el efecto sea contraproducente. Sí, está bien, el cambio lo hacemos juntos, pero por favor, que este cambio no sea para peor.

Margarita Romero

Miembro de Izquierda Universitaria

  • Sabina Avila

    Facil los estudiantes deberian empezar por cambiar sus habitos alimenticios, pienso que eso es lo que justifica que nos traten de vender la comida que nos venden en los comedores. Desde que entre a la pucp no he visto que los platos representen una buena fuente de alimentacion para los estudiantes. Contienen muy pocas verduras y muchos carbohidratos, por decirlo en palabras sencillas. Yo soy de los que piensan que no tener plata para comer un mejor menu afuera, no debe significar que vas a comer el primer plato de cualquier cosa que te sirvan, es mas la comida mas sana es la que cuesta mas barato, y que demora menos en cocinar. Me considero parte de los estudiantes que dices que queremos “consumir platos de calidad y con alto valor nutricional”, es por que no consumo lo que venden en los comedores. Tampoco espero que los comedores cambien sus menus, por las pocas personas que nos interesamos en saber cual es valor nutricional de cada alimento que nos metemos a la boca. Comprendo su causa, pero no la comparto, porque no encuentro en esos platos de comida una fuente de alimentos saludables para mi bienestar, y porque creo que evitar el alza (tampoco pienso que un alza signifique mejora) no va solucionar el problema principal que es el de mejorar los habitos alimenticios no solo de los estudiantes,sino tambien los de nuestra sociedad, que desafortunadamente son los que la mayoria ha adoptado. La raiz del problema no esta en ellos, sino en nosotros; por ello depende de nosotros el cambio, que creo que no se logra subiendo o bajando precios del plato en discusion.

    • Silvia

      Te doy toda la razón. Los verdaderos cambios deben comenzar por uno mismo. Si el alumnado ni siquiera es consciente de lo que quiere y lo único que pide es una ración que “lo llene más”, desde ahí ya vemos un problema. Otra cosa muy importante es que si uno no está realmente conforme con lo que consume, no deberíamos acostumbrarnos a criticar sin brindar alternativas de solución. Todo se trata de ver el problema de fondo y tomar iniciativa sin esperar a que los partidos políticos tengan que moverse para eso.

  • José Antonio

    Hasta donde sé los platos si están subvencionados, pero solo en una parte. Tengo amigos cercanos metidos en política que me pueden confirmar eso. No se si lo que ustedes quieren es engañarnos o dejar mal a las autoridades y a la universidad con eso de que los platos son vendidos a precio real. Recomiendo que se informen mejor la próxima. Saludos.