Esta semana se estrenó una de las cintas sudamericanas más destacadas en el año. Se trata de “El Ángel” película argentina dirigida por Luis Ortega. La cinta narra la historia criminal de Carlos Robledo Puch quien en los años 70 fue autor de 11 homicidios y diversos robos. Sin embargo, lo que lo convirtió en un caso mediático fue su apariencia atractiva razón por la cual pasó a ser conocido como “El ángel de la muerte”. Inspirada en esta historia, la cinta narra los inicios de Robledo en el crimen organizado, sus primeros homicidios, su relación con familiares así como con sus socios.

La cinta estuvo en la reciente edición del Festival de Cannes y además es la seleccionada para representar a Argentina como pre-candidata al premio Oscar a mejor película de lengua no inglesa.

El film a pesar de ser un thriller criminal recurre a la utilización de muchas imágenes que se podrían catalogar entre el realismo mágico y lo lyncheano (estilo del director David Lynch). En este sentido, la cinta se preocupa más por ver el mundo desde los ojos psicópatas del protagonista y deja de lado la intriga criminal (característica principal de subgénero thriller criminal). Siguiendo esto último, la cinta no se preocupa en explicar las motivaciones del personaje o el origen de sus actos criminales sino que se toma su tiempo para lograr captar las emociones que el criminal experimenta tanto en los momentos de peligro asi como los momentos de soledad. De este modo, se permite explorar su personalidad a partir de sus acciones y gestos.

Mientras que en el cargo de productor tenemos al gran Pedro Almodóvar, tal como mencioné, en la silla de director tenemos a Luis Ortega, un joven director que ha tenido ya trabajos relacionados a la narración de historias del mundo del hampa. Por ejemplo, en el año 2015 realizó la miniserie “Historia de un Clan” en donde explora la historia delictiva de la familia Puccio (otro caso muy conocido y mediático en la Argentina). A partir de su experiencia, Ortega entrega una cinta con características muy particulares. Como resalté anteriormente, se da importancia al aspecto sensorial del protagonista dejándonos una visión sesgada y adornada de la realidad con escenas surrealistas. Se podría decir que se inclina bastante por un corte independiente y quizá experimental, sin embargo, es evidente la influencia del cine estadounidense.Resultado de imagen para el angel pelicula 2018

La situación de Lorenzo Ferro (el actor protagonista), es muy particular ya que ha sorprendido a la crítica al dar una actuación bastante decente para ser su primera experiencia actoral. En el reparto se rodea de buenas actuaciones secundarias como las de Cecilia Roth (“Todo Sobre mi Madre”) y Peter Lanzani (“El Clan”), acompañados del coprotagonista Chino Darín (hijo del reconocido actor argentino Ricardo Darín) quien ya habia trabajado con Ortega en su miniserie. Los personajes secundarios giran en torno a las acciones del protagonista, por lo que sus participaciones son cortas pero no por eso pierden calidad.

Finalmente, la película apuesta por una coloración saturada con ciertos rasgos de neón. De esta manera, el ambiente se ve adornado como si todo fuera una ilusión en la que vive el protagonista. En el aspecto escenográfico ( está ambientada en los años 70) se evidencia el alto nivel de producción detrás de la cinta ya que no cae en algún anacronismo. En el ambiente musical, todos los temas musicales son interpretados en castellano como por ejemplo el cover de “House of the Raising Sun” de Palito Ortega como también su clásico “Corazón Contento”. También destaca el tema “Extraño de Pelo Largo” de La Joven Guardia.

En conclusión, la cinta obtiene muchos puntos a favor tanto en la puesta en escena como en la actuación de su protagonista. A pesar de no ser una película que muestre algo nuevo, logra hacer muy bien su trabajo y deja muchas escenas en la memoria del espectador. La cinta se coloca como una de las cintas destacables de la filmografía argentina de la década.