Luego del referéndum el pasado 9 de diciembre, Vizcarra enumeró una serie de promesas que desea cumplir una vez acabado su gobierno en el 2021. Como es evidente, entre sus promesas se encontraba la reducción de la anemia, quizás uno de los problemas más urgentes presente en la población infantil peruana. Desde marzo del año pasado hasta hoy, las acciones tomadas por el gobierno de Martín Vizcarra no han resultado más que decepcionantes, marcadas por atrasos y decisiones sin un impacto sustancial en la situación de la anemia a nivel nacional.

En marzo/abril del 2018, época de inicio del mandato de Vizcarra, las cifras marcaban un porcentaje de 43,6% en lo que refiere a niños menores de 6 a 35 meses según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) del 2017. Asimismo, la Endes reportó en 2015 y 2016 que la falta de hierro en el país eran de 43,5% y 43,6% respectivamente, indicando que subió 0,1% de un año a otro.


No obstante, a finales del primer semestre del 2018, ese mediocre 43,6% se elevó amenazadoramente: la Endes reportó un 46,6% de niños menores de 2 años con anemia, 0,3% más que cuando se inauguró su gobierno.

La constancia de estas cifras en los últimos tres años es testimonio del escaso, o casi nulo, avance en cuanto a la erradicación de la anemia en nuestro país y del mal manejo del tema de parte de Vizcarra. ¿Fueron sólo promesas para generar confianza o es que, realmente, la situación en el país está difícil de manejar?

Entre metas y realidades

El modelo causal de la anemia en el Perú, elaborado por el Ministerio de Salud, indica que, principalmente, el inicio temprano de la maternidad y la vulnerabilidad psicológica de las mujeres y niños devienen en situaciones altamente propensas de anemia.

Aparte de ello, el acceso a alimentos es muy escaso en algunas zonas del país, ya sea porque están totalmente alejadas o porque no existe una educación alimenticia acerca de las comidas fundamentales para un buen crecimiento.

Página 20 del Plan Nacional para la Reducción y Control de la Anemia Materno Infantil
y la Desnutrición Crónica Infantil en el Perú: 2017-2021
Pag. 20 del Plan Nacional

El Ministerio de Salud publicó en 2017 un Plan Nacional para controlar la anemia* para el período 2017-2020. Se planea que para el 2020 la tasa de anemia en niñas y niños de 6 meses a 3 años de edad se reduzca en un 24.6% en relación a las cifras del 2016; es decir, para 2020, ese 43.6% que se mencionó debería convertirse en 19%.

Sin embargo, existe una gran probabilidad de que las propuestas no se lleven a cabo con satisfacción. De hecho, este plan, diseñado en 2017, planeó tener un 33.2% de anemia infantil en 2018. La realidad es otra.

¿Cuál es la posible solución? Como primer punto, darse cuenta que la responsabilidad recae en las políticas de cuidado ciudadano, o, precisamente, en la carencia o poca importancia de estas. Sí existe un plan elaborado para combatir esta enfermedad. Existen recursos alimenticios en abundancia para tratar los distintos casos desde la raíz.

¿Qué falta? El compromiso por parte del gobierno liderado actualmente por Vizcarra para estos temas de emergencia. Situaciones como la anemia o los huaicos se pueden prevenir completamente, si es que no se le pone tanta importancia a alguna pelea dentro del Congreso y se le da la atención necesaria a aquellos problemas que afectan a toda la sociedad.