Se terminan las Clasificatorias para Brasil y nuevamente jugaremos solo por el honor. Los rivales serán, esta vez, Argentina (en Buenos Aires) y Bolivia (en Lima). ¿Qué hay de nuevo con nuestra selección?

Llegamos con 13 bajas (¡sí, 13!). Algunos no estarán por suspensión y otros por lesión. Dentro de este último grupo hay, obviamente,  jugadores que no han querido venir porque ya no peleamos por nada valioso para ellos (es claro que el honor no les importa) y, por tanto, han preferido quedarse en sus clubes. Esta situación ha generado que el señor Markarián convoque jugadores que nunca han jugado eliminatorias: Salomón Libman (arquero), Néstor Duarte (defensa), Cristian Benavente (volante),  Alexi Gómez (lateral), Koichi Aparicio (defensa), Óscar Vílchez (volante), Diego Chávez (defensa), Aurelio Saco Vértiz (lateral) y Gianmarco Gambetta (defensa).

Esta convocatoria puede ser vista como un proyecto a futuro, aunque es riesgosa considerando que se rumorea la posible alineación titular de alguno de estos jóvenes frente a la siempre poderosa selección argentina. ¿Por qué? Porque los nervios podrían influir a lo largo del partido. Es complicado que tu debut absoluto en este torneo sea contra Argentina y de visita. Un simple error podría afectar a algún jugador por un tiempo e incluso, estancar su nivel. Es más, la mayoría de debutantes peruanos jugarán en la defensa frente al ataque del local que, a pesar de no contar con Messi, tiene jugadores de muchísima jerarquía.

Por otro lado, la próxima semana es el último encuentro en Lima contra la selección boliviana. Este partido se jugará a puertas cerradas debido a los acontecimientos que se produjeron al finalizar el partido contra Uruguay en el que, como todos habrán visto, el árbitro jugó un papel determinante en el juego (¡OJO!,  no estoy diciendo que su actuación se viera reflejada en el resultado).

Este último partido, en mi opinión, era el más recomendable para que nuestros jóvenes jugadores hagan su respectiva aparición. Lamentablemente, la mala suerte de la selección se volvió a presentar y estos enfrentarán uno de los partidos más difíciles e importantes de sus vidas. ¿Por qué “importante” si ya estamos eliminados? Porque les sirve para medir su nivel internacional y, de paso, mostrarse. Los partidos de Argentina son vistos en muchas partes del mundo y por ello, muchos scouts podrían interesarse en jugadores peruanos.

Para cerrar este artículo, les diré que es triste saber que nuevamente nos quedaremos sin ir al Mundial. Volver a ir a uno no es solo cuestión de los jugadores, es cuestión de todos: dirigentes, periodistas, hinchas, etc. ¿Ir a un Mundial solucionará los males del fútbol peruano? El periodista Eddie Fleischman dijo en Twitter que en el Perú, el Mundial es visto como un gran logro que resuelve todo, pero que la gente no entiende que al Mundial se va por hacer las cosas bien. Esto último es claro. Las cosas no van bien hace más de 30 años y seguimos insistiendo con una clasificación, cuando debemos buscar el problema base. Este problema base no se soluciona de afuera para adentro, sino al contrario, de adentro para afuera.