Hace pocas semanas empezó la llamada marcha blanca del corredor Tacna-Garcilazo-Arequipa-Larco, más conocido como el “Corredor Azul” haciendo alusión al color de los buses que circulan esta ruta. Este corredor es un hito en las primeras etapas de la Reforma del Transporte que nuestra Alcaldesa pretende implementar en esta gestión y ha generado una gran controversia en el público. Muchos se presentan a favor o en contra de la reforma y  han expresado sus opiniones acerca de este nuevo servicio. Hoy quiero contarles mi experiencia.

Comencé a usar el Corredor Azul al tercer día de su implementación. Debo admitir que me generaba cierto recelo porque había visto en la televisión las largas colas y el descontento de los usuarios que se demoraban más en llegar a sus destinos. Además, noté que había bastante desorientación, yo misma no estaba segura del nuevo funcionamiento en la ruta. Sin embargo, creo que hay que probar para opinar. Así, aproveché que tenía que volver de mis clases de manejo desde Miraflores para probar esta nueva ruta.

Salía exactamente al mediodía de Shell con Paseo de la República. Caminé unas tres cuadras hasta llegar a la intersección de Shell con la Av. Larco. En este paradero, tomé la ruta 301 del Corredor Azul para llegar a la Av. Canadá o la Av. Cuba y tomar alguna línea que me lleve a la Av. Bolívar o a la PUCP. El primer día, no vi muchas colas, creo que esto se debía especialmente a la hora (mediodía). En esa oportunidad viajé sentada hasta mi destino, a pesar de que el bus se llenó totalmente en el transcurso del viaje por la Av. Arequipa. Recuerdo el malestar de muchos, renegando contra Susana. Ese día había un señor que gritaba que pronto Castañeda volvería a la alcaldía para arreglar todo.

Desde ese día he tenido experiencias diversas utilizando el corredor a la misma hora los lunes, miércoles y viernes. Algunos días encontré cola, pero esta avanzó rápido. Otro día el bus se demoró en pasar y tuve que hacer la cola por más rato. No obstante, no pasó de 7 minutos aproximadamente. Todos los días encuentro a orientadores de la Municipalidad cuidando las colas y resolviendo las dudas de los usuarios. Hace algunos días que ya no he escuchado tantas quejas y hay mayor orden para subir y bajar.

Considero que este es un pequeño primer paso de algo muy grande. Creo que ciertas incomodidades son producto de que todavía no se ha terminado de implementar el corredor y todavía faltan muchísimos cambios como parte de la reforma. Aunque, tampoco es la obra perfecta, pues  hay bastante para corregir e ir mejorando con los días. Paciencia y buen humor.