María Antonieta y la monarquía francesa no solo gobernaron a nivel político, también resultaron ser autoridades en lo que refiere al modo de vestir, y esa influencia ha llegado hasta nuestros días. Marie Antoinette, la última reina de Francia, también conocida como “madame déficit”, destacó por su estilo elegante y muchas veces extravagante, por sus altísimas pelucas llenas de artificios, por sus sobrecargados vestidos y joyas, y por sus delicados y trabajados zapatos. Fue un ícono de la moda y eso le ganó el odio de lo franceses, que la veían como una mujer derrochadora, frívola y superficial, ricamente vestida mientras ellos pasaban hambre. Es fácil tener esa imagen si ignoramos el exigente código de vestimenta que regía a la corte francesa en cada ocasión.

Fuente: Tumblr

Ahora, revisemos un poco de la moda palaciega que ha sobrevivido hasta nuestros días y cómo lo ha hecho. Empecemos con los corsés. Estos eran especialmente populares en Versalles, aunque en la década de 1780 se usaban como ropa interior, y han llegado a nosotros reinventados por diseñadoras como Vivienne Westwood o Prada. También es posible encontrarlos en marcas mucho más comerciales como Zara o Topshop.

 18th Century Corset – Metropolitan Museum of Art Fuente: https://bit.ly/34me7Fx
Corset negro Zara SS17 Fuente: chicfy.com

En cuanto al uso de accesorios, los collares eran muy populares. Por ejemplo, el famoso “collar de la reina”, que le valió un gran escándalo a María Antonieta, y el cual nunca llegó a usar. Combinaba una gargantilla con dijes colgantes y un collar debajo de ella. Se trata de una pieza recargada con varios diamantes. Hoy en día es común combinar gargantillas o chockers con otros collares para accesorizar mejor outfits básicos.

“El collar de María Antonieta” Fuente: Wikipedia

El estampado floral, tan característico hoy para la temporada de primavera en blusas, vestidos, camisas y faldas, era la opción de moda de las personas notables en la década de 1780.

François-Guillaume Ménageot (1744-1816) Marie-Victoire Lemoine 1785 Fuente: Chateau de Versailles

Las enormes y llamativas pelucas de María Antonieta, llenas de plumas, frutas, figurines de barcos, lazos y demás; evidentemente no son usadas por las personas hoy en día. Actualmente, las pelucas no son altas, no llevan tantos adornos y tampoco son grises, pero son un accesorio popular que sirve para combinar el cabello con un look determinado.

Peinado coiffure à la Belle-Poule (1778).
 
 CORDON PRESS (https://bit.ly/2NAVzus)

Dos telas muy usadas en los trajes de la época de Luis XVI y María Antonieta fueron el terciopelo y la seda. Se trata de telas elegantes y lustrosas. Hoy no se usan para vestidos tan imponentes y compuestos de tres partes, como los de María Antonieta, sino para unos más simples, pegados al cuerpo o con una caída más natural, de una sola pieza, con faldas menos amplias. El terciopelo se usa sobre todo para vestidos de invierno y muy formales, como para ir a una boda o ceremonia. La seda puede ser un poco más casual, sobre todo para los vestidos con tirantes.

Vestidos de seda hoy. Fuente: peppermayo.com

Como vemos, muchos elementos de la moda de Versalles, y de la década de 1780 en general, han llegado a nuestros días reinventados, adecuados al mundo de hoy, pero aun es posible notar la influencia de la corte francesa y de María Antonieta.

Fuente: Muchas ideas para este artículo han sido recuperadas de la historia de Google Arts & Culture “Cómo ha influido en la moda de hoy la de la década de 1780”: https://artsandculture.google.com/story/AwXR43weSWJrXg