¿Recuerdan que en el post anterior les mencioné que soy muy olvidadiza? Este post lo dedicaré a hacer un resumen de todas las cosas que he perdido en la PUCP este ciclo. La lista no es muy larga, pero tampoco es corta. Todas son cosas que un estudiante PUCP usa en el campus y probablemente alguno de ustedes también ha perdido alguna vez.

A una semana de iniciado el ciclo perdí mi USB de 8GB. Me tragué mi orgullo y publiqué por cuanto grupo de Facebook (“PUCP”, “Cursos más fáciles o más pajas de EEGGLL”, “Cosas Perdidas PUCP”, etc.) pude preguntando si alguien lo había visto, e incluso ofrecí recompensa (un básico). Jamás me respondieron.

El último día de la Feria del Libro compré tres libros geniales, ‘Dr. Zhivago’, ‘Cumbres Borrascosas’ y ‘El Fugitivo’. ¿Recuerdan que se tenía que mostrar el TI para registrar la compra? Salí de la Feria y cuando volví a revisar mi billetera, mi TI había desaparecido. Presumo que se me cayó luego de comprar. Ese cuento, sin embargo, sí tuvo final feliz. Tres semanas después me enviaron un mail de Intendencia donde me informaban que lo habían encontrado. Me acerqué y la señorita que me atendió me lo devolvió muy amablemente.

Las semanas pasaron. Un martes (si mal no recuerdo), perdí mi celular en el McGregor. Salía muy apurada de mis clases de francés porque tenía que hacer un trabajo grupal. A medio camino me di cuenta que no tenía mi celular en el bolsillo. Busqué y rebusqué en mi mochila con desesperación pero no lo encontré. Regresé al salón y recorrí los pasillos sin éxito. Les pedí ayuda a los sheriffs, quienes amablemente me ofrecieron sus celulares para llamar al mío y constatar si seguía prendido. No recordaba mi propio número (soy una tonta, lo sé). Me rendí y fui a mi trabajo grupal. Uno de mis amigos intentó llamar pero el celular ya se encontraba apagado. Durante los días sucesivos pregunté a los sheriffs y acudí a Intendencia pero jamás apareció.

Hace dos semanas llegué a la universidad a las 8 am. Llevaba mi polera colgada de la cartera cuando ingresé, recuerdo que aún la tenía conmigo cuando saqué mi TI para mostrárselo al sheriff al ingresar. Cuando llegué al salón la polera ya no estaba, supongo que se me cayó mientras caminaba. Regresé por el tontódromo pero no la encontré. Resignada y renegando entré a clases. Luego pregunté a los sheriffs de la entrada si la habían visto pero me contestaron: “Uy, señorita, seguro que a alguien le gustó y se la llevaron”. No he vuelto a buscarla. De las cosas que se me han perdido este ciclo esta es la que más me da pena,  ¿saben por qué? Porque alguien debió haber visto que la polera se cayó de mi cartera, y sin embargo, nadie me avisó.

El miércoles pasado se me quedó mi lonchera en un salón. Tenía práctica calificada, salí rápido y creo que la dejé colgada en el respaldar de la silla. Me di cuenta una hora después, regresé y el salón ya estaba vacío. Pero, y eso es lo más triste/divertido, alguien había dejado mi lonchera al costado de la puerta en el piso afuera del salón.

Listo, si la memoria no me falla (más de lo normal) esas son todas las cosas que se me han perdido en la PUCP este ciclo. ¿Qué cosas han perdido ustedes en la PUCP? ¿Se las devolvieron? ¿Has encontrado algo? ¿Lo devolverías? ¡Deja tus comentarios! Hasta la próxima oportunidad.

  • Jhorman Zavala

    jaja pero un básico no paga el usb, quizás un básico y un besito jaja