Cuando éramos chiquitos nos hablaban de la pirámide alimenticia, pero este formato de nutrición resultaba confuso, ya que ponía en la base los cereales y en la punta los dulces, no por una cuestión de importancia sino indicándonos de qué debíamos comer más y de qué menos. Lo difícil de este formato nutricional era aprender a trasladarlo a nuestra rutina diaria, para así saber qué debíamos comer a cada hora. Es por eso que hoy en día se ha innovado y se presenta un nuevo formato de división de nutrientes de una manera muchísimo más práctica.

Con ustedes, “El Plato del Bien Comer”:

Esta es una herramienta visual de origen mexicano que muestra los grupos alimenticios y la forma en que estos se deben combinar, lo cual nos permite comer inteligentemente, asegurándonos de consumir las cantidades adecuadas de cada alimento y recibir así suficiente de cada nutriente.  En este link podrán encontrar mayor información acerca de lo que es el Plato del Bien comer: http://fmdiabetes.org/cuales-son-los-beneficios-del-plato-del-bien-comer/ .

Como pueden ver en la imagen, los elementos están distribuidos en tres grupos, los cuales debemos consumir en cantidades iguales. Sin embargo, estos están subdivididos en grupos más pequeños, indicándonos, por ejemplo, que debemos ingerir frutas y verduras en la misma proporción que cereales.

A continuación, detallaré por qué debemos comer cada tipo de alimento y los beneficios que le brinda a nuestro cuerpo. 

  1. Cereales

Los cereales son una rica fuente de carbohidratos, los cuales para nuestro cuerpo significan energía inmediata. De hecho, los más sanos son los integrales, como es el caso del arroz integral, por ejemplo. Además, de acuerdo a la página de El Horizonte, tienen proteínas y son muy bajos en grasas, proporcionando a su vez vitaminas y minerales. Si quieren saber un poco más sobre el tema, les dejo el link de la página mencionada: https://d.elhorizonte.mx/escena/la-importancia-de-consumir-cereales/1694748 .

  • Frutas

Las frutas son fundamentales para nuestra alimentación. No solo nos dan también energía inmediata, sino que aportan vitaminas y minerales, hidratan nuestro organismo, ayudan a la digestión y son libres de grasa. También vale recalcar que presentan mucha vitamina C, la cual necesitamos ahora más que nunca. Esto que he expuesto y mucha más información la encontré en el siguiente link: https://www.zonadiet.com/comida/nutricion-frutas.htm .

  • Verduras

Consumir verduras es mucho más beneficioso de lo que podemos imaginarnos. Su alto contenido en potasio ayuda a que eliminemos líquidos retenidos, lo cual previene la hipertensión. Además, previenen el colesterol alto y otras enfermedades del corazón, mejorando nuestra calidad de vida. Por no decir mucho más, tienen altos números de hierro, zinc, calcio, magnesio y muchos complejos vitamínicos. Pueden leer más sobre ellas en http://www.valladaresascencio.com/importancia-de-las-verduras-y-hortalizas .

  • Leguminosas

Muchos no son sus principales admiradores, ¿pero sabías que son un alimento que deberíamos comer alrededor de tres veces por semana? Estos alimentos tienen un contenido de proteínas altísimo. Si ya estás pensando comer legumbres esta semana, dale click al siguiente link, donde encontrarás los contenidos nutricionales de cada una, para que puedas elegir mejor cuales comprar: https://www.webconsultas.com/dieta-y-nutricion/higiene-alimentaria/que-son-las-legumbres-beneficios-y-caracteristicas .

  • Alimentos de origen animal

Estos alimentos son ricos en proteínas, las cuales son mucho más fáciles de asimilar para nuestro organismo que aquellas de origen vegetal. Sin embargo, estos alimentos no son solo protéicos, sino que además favorecen la absorción del calcio y ayudan a crear anticuerpos. Una última característica, y muy importante, es que su alto contenido de hierro ayuda a prevenir la anemia. Para mayor información, pueden visitar la siguiente página: https://codigof.mx/proteina-animal-la-importancia-consumo/ .

Ahora que sabemos todo esto, consideremos que nuestro plato de comida sea más completo la próxima vez que nos sentemos a comer.