“Ventana Indiscreta”, es como se le denominó al proyecto cultural de la Universidad de Lima. Este promueve en sus estudiantes el gusto por el cine, al proyectar filmes de vanguardia, así como también los trabajos de los mismos alumnos de la Facultad de Comunicaciones, en el pabellón “E” de este centro de estudios.  

Desde que se ingresa, el ambiente es bastante acogedor y con buena ventilación, la combinación perfecta para emprender un viaje inolvidable a la plataforma de los sueños: el cine. 

Esta sala cuenta con tecnología de proyección 2K, lo cual incrementa la nitidez y el detalle en las imágenes mostradas; esto, aunado al proyector de 35mm, genera mayor eficacia al momento de exhibir un largometraje. Además, está equipada también con un equipo Dolby Digital Surround de 2.000 vatios de potencia, batería de micrófonos inalámbricos y 16mm de sistema de proyección con sonido óptico y magnético.

Por otra parte, afuera de la sala se encuentran afiches pegados en las paredes del pabellón con los horarios de las películas que se proyectarán en la semana, escritos en recuadros de colores. Cada uno tiene su respectiva descripción: el nombre de la película, director, actores principales, año y duración del film.

Durante el día, hay tres horarios en donde se presentan las películas: 1:00 p.m., 4:30 p.m. y 7:30 p.m, de tal modo que, de lunes a viernes, los jóvenes universitarios —durante sus horas libres— pueden asistir a la sala y transportarse hacia los diversos escenarios que ofrece el mundo cinematográfico.

Dentro de las películas que se proyectan en la “Ventana Indiscreta” – como se le nombró a la sala-, se encuentran las del japonés Seijun Suzuki -director de cine vanguardista que desafía las convenciones del cine Yakuza- cuyas innovadoras propuestas lo convirtieron en uno de los representantes de la Nueva Ola Japonesa. Así como también se difunden filmes de mujeres cineastas como Maren Ade y Agnés Varda.

Así pues, “Ventana Indiscreta” no solo ofrece toda la experiencia cinematográfica, sino también el encuentro mismo con la historia del cine, los movimientos y los autores fundamentales de este rubro. Va más allá de sentarse y apreciar el séptimo arte. Se genera debate, discusión en torno a un documental o película propuesta. Se interactúa. Se piensa.

Estas iniciativas, como las que tiene la Universidad de Lima, son importantes para culturizar poco a poco a la juventud. Más que promover la experiencia de ver filmes independientes y documentales -de manera gratuita, cabe resaltar-, es desarrollar también el lado crítico y artístico de los jóvenes universitarios. De esta manera, se busca que inviertan sus horas libres -muchas veces malgastadas- en ampliar y profundizar sus conocimientos de manera entretenida. Por ejemplo, tanto la comedia como el drama son reflejo de la vida misma, lo cual genera la posibilidad de que los estudiantes se identifiquen con los personajes y sus historias. Así, mediante estas proyecciones, se les permite a los alumnos escapar de la rutina académica, y observarla desde otra perspectiva.

En los últimos años, el cine ha sido utilizado como recurso didáctico por las escuelas, introduciendo de manera entretenida la historia, la literatura, la filosofía, entre otras materias. Pero, ¿realmente se puede educar a través del cine? Según la Revista Científica de Comunicación y Educación, si partimos del principio clave de preparar al ciudadano del siglo XXI para enfrentarse a los retos y necesidades que la sociedad hoy en día plantea, no cabe duda que, en una educación sumergida en los medios de comunicación, es imprescindible integrar al cine como instrumento interdisciplinario en la enseñanza misma. Asimismo, nos permite la inserción en el mundo de la metáfora para poder conocernos y sentirnos mejor.

El cine no solo es un sistema lleno de imágenes, efectos y sonidos impactantes, sino que es la representación del mundo, de la realidad. Claro está que el educador requiere de una minuciosa selección previa de películas que van a ser proyectadas al alumnado para su futuro análisis y reflexión. Por eso, los profesores de la Universidad de Lima, apuestan por el cine independiente, alejado del consumismo que producen las grandes industrias de Hollywood.

En suma, el cine es uno de los medios que nos permite cuestionarnos y reflexionar sobre muchos temas. En este sentido, haber implementado el cine como ‘mirador del mundo’ es un aporte relevante que ha tenido la universidad para su alumnado, con el cual se busca que los jóvenes generen preguntas y encuentren algunas respuestas en las películas que observan.