El poder de cambiar nuestros pensamientos

Edición: Ariana Zapata

Considero que es interesante contarles que, para tratar este tema, hice un formulario que compartí en mis redes sociales, en el que preguntaba a mis lectores sobre qué les gustaría que escriba en los próximos artículos y sí, la respuesta que dio la mayoría fue que redacte sobre el estrés

En un primer momento, pensé en centrar el presente artículo en los efectos físicos de dicha emoción, qué acciones podemos realizar para disminuirla y cómo esta pandemia nos ha afectado mentalmente. Ello haciendo énfasis en este malestar por los distintos cambios, las nuevas habilidades que hemos tenido que desarrollar para poder enfrentarlos, preocupaciones por la COVID-19, economía, trabajo, estudio, entre otras de nuestras actividades cotidianas.

Actualmente, con la coyuntura que estamos viviendo, es usual escuchar que nuestros familiares, amigos, compañeros, mencionen que están estresados. ¿Se han preguntado cuántas veces lo piensan, dicen y/ o sienten? Quizás muchas. De hecho, probablemente, la mayoría perciba el estrés de manera negativa.

Sin embargo, el fin de semana, un amigo que estudia psicología compartió conmigo un TED talks titulado “How to make stress your friend” (“Como hacer que el estrés sea tu amigo”), realizado por la psicóloga y profesora Kelly McGonigal de la Universidad de Stanford. Esto cambió en mí la manera de ver el estrés. No es que no vaya a comentar sobre el tema que mencioné en las primeras líneas, sino que, ahora, partiré de un cambio de mentalidad. ¿Qué efectos produce el estrés? creo que, de alguna forma, todos lo sabemos, ya que lo hemos experimentado. El estrés hace que el corazón y respiración se aceleren y que sudemos.

La psicóloga McGonigal menciona un pensamiento que debe estar siempre con nosotros: el estrés sólo puede ser malo si crees que lo es. Pasamos el tiempo buscando formas de liberarnos del estrés (como la meditación, el yoga, etc.); sin embargo, la clave es que, verdaderamente, creamos que el estrés es nuestro amigo. ¿Sabían que las personas que creen que el estrés es malo para la salud tienen más probabilidades de tener una muerte prematura? Ajá, ¡exacto! las personas que CREEN QUE ES MALO. Esto quiere decir que las personas no mueren por estrés. De esta forma, podemos entender lo poderosa que es la mente y lo importante que es ver lo percibido por la sociedad como “dañino” como una oportunidad, en este caso, refiriéndonos al estrés.

Entonces, en lugar de ver estos efectos causados por nuestro nuevo amigo como algo negativo, pensemos en esto: al latir rápido el corazón, este se prepara para la acción. El hecho de que nuestra respiración se acelere tampoco es un problema, pues está llegando más oxigeno al cerebro. Así, se ha evidenciado que, si vemos esto como una ayuda para el rendimiento, podemos estar menos estresados, ansiosos y más seguros de nosotros mismos. En otras palabras, el cuerpo le creerá al cerebro al percibir este amigo como uno saludable, que nos aporta positivamente (como deben ser los amigos).  Tu cuerpo es completamente tuyo, tú lo manejas por medio de tu mente. Es por este motivo que se suele insistir en el poder de utilizarlo efectivamente. 

Ahora, en relación con los beneficios del estrés, podemos comenzar enfocándonos en la oxitocina, la cual es la hormona que puede generarse a partir de este y que, a la vez, nos motiva a buscar ayuda en los momentos en los que estamos con este sentimiento de tensión. De esta manera, si se intensifica, la hormona puede fortalecer el corazón. ¿Cómo vamos? ¿Se ha logrado cambiar su perspectiva? Bien, con todo lo mencionado, la respuesta al estrés se vuelve saludable, solo depende de cambiar nuestra manera de pensar y actuar frente a ello. Igualmente, al ayudar a los demás, el estrés crea resiliencia porque nos estamos demostrando a nosotros mismos y a ellos que podemos manejar los desafíos que se nos presenten en la vida. 

Por último, debo mencionar con honestidad, que este TED talks me impactó completamente. Es más, tenía tan arraigado el pensamiento de que el estrés era una experiencia totalmente tediosa que, al ver el título, me causó confusión e intriga.

Pero, lo que más me asombró de la charla en mención, fue la pregunta que le hicieron a la psicóloga: “Si alguien está eligiendo un estilo de vida entre un trabajo estresante y un trabajo sin estrés, ¿importa qué camino escoja? ¿es igual de conveniente escoger un trabajo estresante mientras tú creas que puedes manejarlo de alguna manera?”

Y su increíble respuesta fue que lo mejor para la salud es siempre buscar algo que tenga significado, así evitamos molestias. Nos da la gran reflexión y enseñanza de que la mejor forma de tomar decisiones es cuando estas le otorgan algo significativo a tu vida: al ir tras lo que quieres, puedes ser capaz de confiar en ti para manejarlo.