Al Auditorio de EE.GG.LL. acudieron todas las listas que candidatean para ocupar el CF. La propuesta del debate organizado por Letras al Mango fue presentar los puntos fuertes de cada lista, argumentar por qué se debía votar por ellas y, lo más interesante, atender las preguntas y respuestas que, simultánea y ordenadamente, se irían formulando. Para esto, se pidió que las cabezas de las listas, es decir, los presidentes y los vicepresidentes de las agrupaciones, sean los que participen.

Las listas van presentándose

Por el Frente de Izquierda Universitaria (FIU) estuvieron Giuliana Villacriz y Omar Alejos. Unión Estudiantil (Unes Letras) fue representada por Virginia Bieckhof y Joaquín Wray. Súmate Letras (de polos morados) por Bella Liu y Ester Roca. Por último, Roy Verde y María José Pajares por Nuevas Letras. Los primeros nombres de cada lista son los que van a la presidencia y los segundos a la vicepresidencia.

La primera parte del programa consistía en que las listas presenten sus principales proyectos. FIU empezó planteando la conformación de círculos de estudiantiles en los que se cuente la participación de estudiantes de los últimos ciclos, a fin de que informen sobre oportunidades laborales a los más nuevos.

Por Súmate Letras se señaló que apuestan por una mayor representación y participación de los estudiantes. Fortalecerán y diversificarán las asesorías y crearán una comisión de DD.HH. que defienda a “las y los estudiantes”.

La lista de UNES puso mucho énfasis en sus dos visiones: a) cambio desde la diferencia y b) representación estudiantil horizontal. La primera va relacionada a la diferencia de cada uno como factor de cambio, y la segunda a una que se apoye en la opinión y sugerencia del estudiante mediante recojo de las mismas, además  de integración de estudiantes en los proyectos. Asimismo dio luces sobre una propuesta llamada “Emprende Letras” en el que se darán talleres de gestión. “Crear empresa”, en palabras de Virginia. Para ello, hizo referencia al conocido “chico del pudín” y a las estudiantes que venden cupcakes. Sin que los mencione, los que venden chocotejas a horas del almuerzo también se sintieron visibilizados.

“Propuestas transversales”, indicó Roy Velarde de voz estridente y presidente de Nuevas Letras. Se crearán, al igual que en FIU, comisiones formativas que atiendan el futuro laboral del estudiante de EE.GG.LL., así como una Comisión de Comunicación que de alguna manera entrene a los futuros comunicadores. Proponen, por otro lado, aulas libres todo el año ante la pregunta que María José se hizo: “¿A quién no le ha pasado que va a la sala de estudio y estaba llena?”.

Pregunta/respuesta: las inquietudes

Concluidas estas rápidas presentaciones (que pueden ser ahondadas en la revisión de los planes de trabajo de las cuatro listas), la dinámica giró en torno a las preguntas.

FIU fue la primera lista en recibirlas. ”Ustedes tienen buenas intenciones, ¿pero cuáles son las soluciones prácticas al problema estudiantil?”, preguntó Súmate Letras. “¿Cómo planean insertar al alumno de Católica en la coyuntura nacional en aras de su propuesta de hacerlo interesar en la realidad nacional?”, dudó UNES. En una línea similar, aunque más “local”, Nuevas Letras dijo: “Dicen que 700 de una población de 4’000 estudiantes participan en política universitaria. ¿Qué propuestas tienen sobre la participación?”.

Omar Alejos respondió a estas preguntas. En el caso de la realidad nacional, se organizarán debates estudiantiles sobre diferentes problemáticas. Con respecto a la política universitaria, se fomentará el conocimiento de los órganos de participación. En este caso, la Asamblea como también la función del delegado. Así, al tener este conocimiento el estudiante pasará de lo universitario a lo nacional.

Luego le llegó el turno a Súmate Letras. FIU encendió la chispa del debate al ser Villacriz la que preguntó cómo podrían dar una imagen de eficiencia, si su organización que las respalda, Nueva Democracia Universitaria (NDU), no favorecía la unidad al ser una escisión de Izquierda Universitaria (IU), una de las agrupaciones que integran el FIU. O sea, “en lugar de sumar, divide”. UNES, más mesurado, preguntó cómo lograrían sus propuestas. En tanto Nuevas Letras preguntaba sobre la opción del presupuesto participativo, el cual opta por la elección del mejor proyecto que favorezca a la facultad y que sería financiado.

Rápidamente Bella Liu, y lo que sería una característica a lo largo del debate, volteó la pregunta de Villacriz al señalar que, precisamente, la agrupación de la que NDU se separó era IU, con lo cual daba a entender que no era precisamente NDU la agrupación separatista. A UNES se le dijo que fomentarían la representación estudiantil ampliando los canales de comunicación. En cuanto a la pregunta de Nuevas Letras, se dijo que, efectivamente, habría participación, pues los proyectos serían votados vía referéndum virtual. Eso se indica en el Plan de trabajo de Súmate.

La tercera lista en ser cuestionada fue UNES. FIU se encargó de decirles si su lista no representaba más de lo mismo, al apoyar más que nada las cachimbadas y las fiestas y, por ello, ser funcionales a la pasividad que hay hacia la política estudiantil. Súmate, por su parte, fue más mordaz y dijo si no era algo equivocado que UNES decidiera por organizar una chocolatada para los trabajadores de la PUCP, fomentar los carnavales, traer al ex jugador de fútbol Julinho (que en esos momentos jugaba pataditas con los alumnos en los pastos de la especialidad de psicología) en vez de ver problemas de fondo. A la vez que cuestionaba a la lista de UNES, el auditorio aplaudía vivamente a la alumna Liu. Nuevas Letras, por otro lado, preguntaba sobre la capacidad de integrar otra disciplina deportiva en la ya de por sí sobrecargada agenda deportiva de la universidad.

“Qué chévere que se emocionen”, fue lo primero que dijo el “vice” de UNES, Joaquín Wray. Él criticó que se vaya diciendo por ahí que “hay que hacer un cambio” cuando los mismos estudiantes son un cambio. Dijo que los estudiantes ya saben de eso y que por eso estaban esa tarde en el auditorio. Que ellos, además, hacen política (aunque no lo sepan probablemente) desde lo académico, lo cultural. Sobre deporte, se hará porque UNES “¡tiene las ganas!”.

La lista final a la que le llegaron las preguntas de las otras listas fue Nuevas Letras. A ellos, FIU les preguntó sobre la tardanza en el periodo de presentación de su plan de trabajo. Súmate se “sumó” a esa pregunta e inquirió sobre una supuesta desaparición de tal plan. Preguntó si acaso no era una improvisación que dañaría una hipotética gestión. UNES, con condescendencia, preguntó si no era algo apresurado tentar una marca para Letras, como lo propone Nuevas Letras. Para luego rematar que técnicamente era difícil realizar eso dado que una entidad jurídica tenía que hacerlo.

Definitivamente, los de Nuevas Letras tuvieron que dar explicaciones sobre su supuesta improvisación. En el debate del jueves, dijo Roy, se presentó el plan de trabajo. Además, si no se presentó en la fecha, fue por un error cometido entre los personeros y el fiscal. Agregó que sí existe tal plan, y que este consiste en 22 páginas y no de tres hojas y letra 24 como indicó la puntillosa Bella Liu. Roy pidió debatir, por todo lo dicho, con argumentos válidos. A Virginia, por su parte, le dijo que sí había opción del merchandising de Letras y que tranquilamente la marca puede ser generada. ¿Si hay Marca Perú por qué no podría haber Marca Letras?, parecen preguntarse los chicos de Nuevas Letras.

Y le llegó el turno al público

Finalizó, entonces, la serie de preguntas entre las listas y empezaron las preguntas del público. Samantha Taboada, de Letras al Mango, era quien las leía luego de haberlas recogido y seleccionado por el equipo de la revista. Siguiendo el orden del debate, FIU fue el primero en recibir las preguntas del público, que serían dos por lista.

“¿Por qué se identifican abiertamente de izquierda?”, fue la primera. “¿Cómo mediatizarían la información que maneja la Mesa Directiva?”, fue la otra.

Omar Alejos respondió a la primera. Indicó que, efectivamente, la izquierda sufre de un estigma en la sociedad peruana y que la idea es romper con eso[1].Sobre la otra pregunta, Alejos indicó que al proponer la diversificación y democratización de las tareas del CF se acercaría a la política universitaria. Con ello, Alejos excedió a la segunda pregunta. Por su parte, Villacriz estimó que ella cree más que en la noción de cambio en la acción, y por eso refirió que su agrupación es cambio de acción al no seguir con prácticas que fastidian al estudiante como el hostigamiento de ciertas listas a la hora de recabar firmas para que institucionalmente puedan participar en el ruedo político.

A FIU le siguió Súmate Letras. Una pregunta llegó con nombre y apellido: Diego Pomareda, quien es presidente de UNES. Él preguntaba: “¿Qué confianza da que una lista sea apoyada por una persona que anteriormente fue vacada de su cargo cuando ocupaba la presidencia del CF en el 2012?”.

La pregunta hacía referencia a Sayuri Andrade, hoy estudiante de antropología y ex candidata a la regiduría por Susana Villarán. A Sayuri en su momento la vacaron por no convocar una asamblea en un hecho que causó todo un revuelo en el tiempo que le tocó presidir Letras. La otra pregunta que se le hizo a Súmate Letras fue: “¿Qué harían con la corrupción de Letras?”. Pregunta que hizo que el auditorio rompa en risas por unos segundos.

Bella Liu, con mucho tino y manejo del escenario, nuevamente volteó la pregunta de Pomareda, quien, en un acto que rayaba con la matonería desde atrás, se ufanaba a viva voz diciendo: “Yo vaqué a Sayuri”. “Somos una lista nueva, no confundas”, dijo Bella. Y remató al decir que probablemente la segunda pregunta provenga de UNES, cosa curiosa, indicaba Bella, al estar esa agrupación involucrada en un suceso bochornoso ocurrido años atrás cuando UNES era CF de Letras y presentó como registro de gastos la asistencia de la MD a Embarcadero 41 y consumo de salchipapas.

La agrupación mencionada, UNES, fue la siguiente en ser sondeada por el público. Otra pregunta que llevaba nombre y apellido, un usurpado Rodrigo Muente, hacía referencia a un supuesto apartamiento de UNES en el caso del maltrato del Decano de Letras, Pablo Quintanilla, a la trabajadora Magaly Zeidan. Como se sabe, este caso destapó una ola de indignación, pues, como constatan documentos subidos a la web por Coherencia Universitaria y la FEPUC, el Decano no solo desestimó los testimonios de maltrato laboral de la señora Zeidan sino que, en junio de este año, amenazó con denunciar penalmente al presidente del Centro Federado actual, Jorge Solís. La otra pregunta que se le hizo a UNES fue la de sus gastos de representación.

Las respuestas corrieron a cargo de Joaquín Wray. Él sostuvo que los CF son reaccionarios en el sentido de que responden a un problema que los anticipa. En respuesta, UNES sería un CF que estaría atento a las demandas del estudiante bajo la pauta, referida antes, de representación horizontal. A su vez, aprovechó para criticar los planes de las otras agrupaciones como la aplicación de Súmate Letras y las batillamadas de Nuevas Letras (críticas que hicieron que el auditorio nuevamente ría). No respondía ni directa ni indirectamente a la pregunta de Muente.

A Nuevas Letras se le preguntó sobre cómo integrarían la política a nivel interno. También cómo garantizarían que no prime el amiguismo en el CF. Ellos respondieron que institucionalizarían los apoyos, se transparentarían los cargos a crear. Sobre la integración harían un llamado a instituciones capacitadas para informar y formar a los estudiantes en política, así como brindar talleres de debate.

Cifras, pacto simbólico y “naturaleza” del público

Al finalizar las preguntas del público, Samantha Taboada, de Letras al Mango, mostró las cifras de la encuesta virtual que realizó esta revista y repasó los diferentes puntos que se tocaron como el de importancia de la participación estudiantil, miradas al perfil ideológico de las agrupaciones, perspectivas de quién ganaría, etc. Ya casi al cierre se dieron paso a las listas para que expongan a los alumnos, nuevamente, sobre por qué deberían votar por sus listas. Por último, se decidió por realizar un pacto simbólico en el que las listas procedan a respetar los principios de democracia y no agresión. Cosa que fue cumplida por las listas. Antes que esto suceda, ya los alumnos se iban retirando y el salón se iba quedando despejado.

Paradójicamente, gran parte del público que oyó los mantras de la “representación” (salvo la línea de la “diferencia” de UNES que se hacía distinguir) de las que hablaban las cuatro listas eran, precisamente, una suerte de “portátiles” de las agrupaciones. En otras palabras, las listas hablaban para un público de aproximadamente 150 personas que ya conocían del tema. Era, sonando un poco pesimista, llover sobre mojado. ¡Y hay que ver cómo se hablaba de la importancia de fomentar la representación estudiantil para el superlativo total de la población de letras!

[1] Sobre esto, si me permito un espacio, es preocupante que, por lo menos en Letras, se tenga esta percepción luego de llevar cursos de Realidad Social Peruana. Parece que el curso no está cumpliendo sus objetivos en tanto se identifica al grueso de la izquierda con Sendero Luminoso, como ha sido la opinión que los chicos del FIU recogen entre las personas que se acercan a su mesa.