Hola queridxs lectores, ¿cómo están?, espero que muy bien y que a lo largo de la semana les hayan entregado sus notas y que con eso puedan sentirse aliviados y liberados, listos para iniciar las vacaciones. Quiero comenzar la columna de hoy agradeciéndoles por leerme, aunque debo admitir que me sorprendió la acogida que tuvo la última columna sobre tendencias de invierno para hombres (si no la han visto pueden verla aquí: http://www.letrasalmango.com/tendencias-invierno-2014-hombres/). Siempre supe que tenía cierto público masculino pero definitivamente han superado mis expectativas, porque las que suelen likear, compartir y comentar siempre son las chicas y uno que otro chico, pero realmente ha sido un éxito y les agradezco por eso, y a la misma vez, les pido que si quieren que escriba sobre algún tema en especial o quisieran comentarme algo por favor díganmelo,  no hay nada que me haga más feliz que saber que les guste lo que escribo, como también el poder interactuar con ustedes.

Dicho esto, quiero hablarles de algo que me parece muy importante: “Menos es más”. Una frase que es bastante usada en diferentes contextos, pero en el de la moda es un consejo que debemos tomar en cuenta. Muchas veces estereotipamos al mundo de la moda, y con eso muchos pueden creer que todo es extravagante y que tenemos que brillar en todo momento, pero no es así. Lo minimalista, en su significado más simple, es la tendencia a reducir a lo esencial. Es eso esencial lo que le da belleza a una prenda o a un accesorio: su simpleza y su sencillez. Esta tendencia viene de los años 60’s; en un principio el minimalismo y el futurismo eran tendencias que iban de la mano; sin embargo, hoy el minimalismo se ha estilizado mucho y le da más importancia a los cortes y piezas simples, dejando atrás ese toque avant-garde, es decir, medio vanguardista/futurista.

Por otro lado, tenemos que el significado más importante no tiene nada que ver con la moda de la temporada, sino con nuestra imagen. Todos los días peleamos con nuestra mente tratando de decidir qué ponernos para el día a día o para un evento, y ciertamente queremos vernos bien, pero ¿es acaso vestirnos con “luces sicodélicas” la solución para destacarnos de entre la gente? Pues no. Todos tenemos todo el derecho del mundo de vestirnos como queramos, y si lo queremos con luces sicodélicas, pero tenemos que pensar en qué clase de atención deseamos despertar con nuestra imagen, ya que, muchas veces, la belleza que las personas encuentran en nuestra forma de vestir, o nuestro look completo, la encuentran en la armonía de las prendas que no necesariamente deben ser extravagantes para que resaltemos.

Todos venimos de una cultura llena de colores, texturas y muchas maravillas que la moda hoy destaca, pero si decidimos analizar un poco más cómo es que se nos hace tan hermosas esas prendas, la respuesta es algo simple; por ejemplo, en la cultura andina, las mujeres de las polleras multicolores logran la belleza de sus prendas tan sólo con cortes algo más simples y les dan el toque con esos colores destellantes que se destacan en toda su vestimenta, incluso las que tienen más estampados en su vestimenta encuentran esos bordados armoniosos. De la misma manera, en nuestra selva existen pueblos, comunidades y etnias que  participan de este mismo principio; con colores tierra o colores vivos y prendas simples logran prendas especiales, con estampados lineales, logran prendas armoniosas. Esos son ejemplos perfectos para demostrar que incluso en culturas de nuestro país se aprecia la belleza de lo esencial, entre colores, texturas y estampados armoniosos, aunque algunos pueblos si obten por lo extravagante, la mayoría ha sabido desde siempre cómo destacarse sin necesidad de sobrecargarse en su vestimenta del día a día.

Regresando a nuestro punto de partida, podemos decir que, a veces, menos es más. Por ello, debemos hacernos las preguntas correctas a la hora de vestirnos: ¿qué clase de atención queremos?, ¿queremos vernos extravagantes? o ¿podemos apelar a la belleza de los colores, de las texturas y los cortes simples? Siempre podemos vestirnos como queramos, pero a veces debemos confiar en la belleza de lo simple, no necesitamos recargarnos para resaltar nuestra figura, solo necesitamos conocernos, aceptarnos y solo así la prenda con nuestro atractivo actuará de manera armoniosa. Pero eso sí, no olviden que es un consejo que se debe adaptar a nuestro estilo, el cual parte de nuestra personalidad y debemos siempre sentirnos cómodos adaptando las tendencias, hasta incluso tomando este tipo de consejos.

2 2