167717

El pasado veintiuno de noviembre, en  los exteriores del campus de la UPC,  ocurrió un incidente  que fue  mostrado en las redes sociales donde algunos de sus estudiantes, a insultos, humillaron a una joven que, según ellos, fue la que inició la discusión.

El problema:

Frente a los acontecimientos ocurridos, donde existen calificativos despectivos y racistas,  representantes estudiantiles  de dicha universidad no se han pronunciado al respecto. Las autoridades de la UPC calificaron el incidente como “un hecho aislado”, que “sus estudiantes fueron provocados” y que desencadenó “una lamentable discusión”. Este intento de justificación me recuerda a una muy conocida frase empresarial: “el cliente tiene la razón”. Mientras tanto en las redes sociales tales como Facebook, la comunidad UPCina intenta dar una respuesta de sus estudiantes, pero sin plantear un argumento sólido o una solución.  En sus publicaciones se puede ver una pobre justificación, tan pobre como la del Comité Directivo UPC a la cual han agregado que “la prensa ha manipulado la información”. Cabe resaltar que muchos alumnos de la UPC, a través del fanpage más conocido de la universidad, desde un principio e  individualmente, pidieron disculpas sobre lo ocurrido y rechazaron el accionar de sus compañeros.

Lo que queda en evidencia, detrás de lo ocurrido y entre los insultos de ambas partes, es que existen problemas puntuales que saltan a la vista. ¿Qué tan cierto es que existan alumnos de una universidad particular o estatal  que hagan alusiones racistas? ¿Qué tan cierto es que en lo que respecta a educación superior (aún estando en crisis, pues los niveles de investigación académica son tan escasos) los alumnos de muchas universidades en base “de las famosas encuestas” – donde ubican a su universidad por encima de otras y para sentirse mejor en su actividad académica- afirmen ilusamente que “mi universidad es mejor que la tuya”?

Para concluir, en una comunidad universitaria (donde sus integrantes desarrollan una formación profesional) se debe actuar frente a una contraposición de ideas con argumentos sólidos para afrontar ideas persuasivas o sin sentido;para así, evitar caer en argucias o comentarios descalificativos que solo demuestran la propia incapacidad de debate de quien las exprese. Es por ello, y regresando a ese ejemplo que dan algunos estudiantes de la UPC, en donde se utiliza como argumentos insultos racistas, burlas (escudándose en la multitud) para atacar a alguien, jactándose además de tener una formación profesional, resulta una broma de mal gusto, una pachotada que cae en la ridiculez. Esto quizá demuestre una triste realidad latente en el Perú donde abundan muchos seudoprofesionales que ,cegados por un cartón, pueden creerse superiores a los demás. Quienes en su ignorancia, viven gobernados por la estupidez y la mediocridad.

 

 

Fuentes

http://peru21.pe/actualidad/upc-califica-incidente-aislado-maltrato-alumnos-joven-2158859

https://www.facebook.com/SabesqueestasenlaUPCcuando

http://colectivodignidad.wordpress.com/2013/11/23/indignante-alumnos-del-upc-humillan-a-joven-que-queria-estudiar/

http://www.youtube.com/watch?feature=youtube_gdata_player&v=wjh8lPRocRc&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3Dwjh8lPRocRc&app=desktop

http://www.youtube.com/watch?v=6Bv72fQZtns#t=18

  • Rogelio

    hace unos dias converse con una chica de la UPC, me dijo que muchos hablan por envidia ya que en su universidad los forman para ser contratados por las mejores empresas, que la universidad es una herramienta para perfeccionar sus habilidades para acceder a las mejores empresas del medio … por ende me pregunto desde cuando las universidades dejaron de formar personas que puedan cambiar la sociedad, personas que puedan resolver los problemas sociales acorde a las ramas que eligieron, un profesional es aquel que crea no aquel que usa lo creado (que para eso estan los tecnicos) por ende desde cuando una universidad se convirtio en un centro de oferta laboral … antes las personas pagaban para ser mejores profesionales, ahora pagan para que esten ubicados en grandes empresas

    • Manuel

      Se puede decir que todo este problema educativo proviene de la Reforma educativa durante el gobierno de Fujimori. Esta guiada bajo la línea neo liberal, adoptado como política de Estado, se le da un enfoque constructivista el cual se desligan las ideas de “desarrollo” y “aprendizaje”: lo que se aprende debe responder a las necesidades del desarrollo. Aplicado en la línea neoliberal, el aprendizaje debe responder a las necesidades del mercado. Y con ello se le da a la educación un sentido mercantilista, es decir, se le concibe como una mercancía victima de la oferta y la demanda. Además, con la privatización de la educación se redujo la responsabilidad del Estado y se la dejó en manos de personas que terminaron por darle su carácter de empresa la cual tiene que brindar ganancias. Es por ello, que comienza a haber una proliferación excesiva de las entidades educativas privadas. Y con ello, la educación no solo universitaria, sino toda en general dejaron su carácter formativo de ciudadanos y hombres para dar paso a la formación de capital humano, de entes que sirvan al mercado más que a la sociedad.