El día de mañana culminan los Juegos Panamericanos – Toronto 2015 y no hay duda de que nuestros deportistas lo están dejando todo por nuestro país, es por ello que Perú se encuentra en el puesto doce en la tabla de medallas del certamen con cuatro medallas de oro, cuatro de plata y seis de bronce. Y no es solamente aquello, sino también que tenemos dos actuaciones que definitivamente han dado mucho de qué hablar, pese a que una de ellas trajo consigo comentarios negativos. Me refiero al nadador Mauricio Fiol y a la gran atleta Gladys Tejeda, ambos medallistas de este gran torneo.

Por un lado, tenemos a Mauricio Fiol, deportista de 21 años, quien obtuvo el segundo lugar en 200 metros mariposa, compitiendo con el brasileño y campeón de los Juegos Sudamericanos, Leonardo de Deus. Asimismo, Fiol consiguió su clasificación para los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016. Sin embargo, días después de la competencia, el examen antidoping (que se le había realizado días previos a la competencia) dio positivo, reflejando así la existencia de la sustancia stanozolol. Por otro lado, tenemos a Gladys Tejeda, joven de 30 años, del departamento de Junín, quien ganó la Maratón femenina, sumándonos así una medalla de oro y batiendo récord panamericano con un tiempo de 2:33:03.

Pese a que algunas personas puedan calificar lo sucedido a Mauricio Fiol como una irresponsabilidad por parte del nadador y como una falta de respeto hacia el Perú, y mientras que la actuación de Tejeda es ensalzada por todos los peruanos, creo que deberíamos ponernos a pensar un poco más y darnos cuenta de que ambos episodios tienen mucho en común.

¿No vemos acaso en ambos casos una gran carencia de apoyo al deporte por parte del Estado peruano?

En la mayoría de países, donde la actuación del deportista es muy reconocida, estos cuentan con nutricionistas, médicos, psicólogos, entre otros profesionales, que les brindan una adecuada preparación para sus competencias y les dan los suplementos y medicamentos adecuados para un buen desenvolvimiento. Asimismo, el Estado se preocupa de darles los implementos necesarios para que puedan seguir desarrollándose como deportistas. Sin embargo, como bien sabemos, este no es el caso de los deportistas peruanos, pues ellos deben ver por sí mismos, buscar auspiciadores que apuesten por ellos y que puedan costear sus viajes e implementos, e incluso son ellos mismos los que ven por su preparación física y los alimentos que deben ingerir, sin tener orientación alguna.

Mauricio Fiol y Gladys Tejeda pertenecen a este grupo de deportistas que, pese a la falta de apoyo, han sabido dejar bien en alto el nombre de nuestro país. ¿No creen que si el Estado se preocupara más por nuestros deportistas, otro sería el caso de Mauricio Fiol? El nadador declaró ante la prensa que no sabe por qué dio positivo el examen antidoping, si es justamente él una de las personas que siempre ha promovido el juego limpio. Sin embargo, esta sustancia, como bien sabemos, puede haber sido ingerida inconscientemente dentro de algún suplemento o medicamento. ¿No deberían ser sus preparadores los encargados de controlar lo que consumen para lograr así que el deportista se dedique solamente a superarse día a día?

Por otro lado, tenemos a la atleta Gladys Tejeda. A lo largo de la semana, se han ido presentando varios reportajes en programas como Cuarto Poder y Panamericana, así como también inmediatamente después de la competencia empezaron a salir varios “memes” que, más allá de que puedan causar gracia, nos muestran la realidad de la mayoría de nuestros deportistas: estos, a pesar de no contar con el apoyo necesario, logran grandes títulos para nuestro país. Asimismo, la atleta, al culminar la competencia, declaró que estuvo a punto de dejar de competir pues no contaba con equipo necesario; sin embargo, fue su madre, quien ha estado con ella en todo momento, la que la alentó a seguir.

No obstante, luego del buen desempeño que se ha visto a lo largo de los Juegos Panamericanos, no hay duda de que si hubiese más apoyo al deporte peruano, la historia seria aun mejor. Sin embargo, también sabemos que nuestros deportistas seguirán obteniendo logros, y que en los próximos Juegos Panamericanos, cuya sede será en nuestra capital, daremos mucho de qué hablar.

¡Muchas felicitaciones a todos y que sigan los éxitos!