“Nadine se confiesa”. Dicha frase reza en la portada de la edición Nº 542 de la Revista Cosas. En ella se puede apreciar a la Primera Dama posando tímidamente con una sonrisa y dientes prístinos blancos, casi tanto como su vestido. Recordemos que Nadine Heredia afirmaría días después que la entrevista pactada tendría como tema el Día de la Madre, pero habría sido editada como política. Sin embargo, la página 68 no sería la continuación de tan angelical portada. Esta última, en cambio, presenta a una Nadine vistiendo ropas negras, dejando los brazos desnudos, tal como deseaba Gabriel Gargurevich al iniciar la entrevista.

Llama la atención el inicio de esta charla entre dos compañeros de la universidad, quienes no se veían hace veinte años. “El Perú Avanza” es de Alán, no friegues – acotaría Heredia, luego de que Gargurevich enunciara la (¿lamentable?) frase. Quizá ese inicio profetizaba el corte de la entrevista. Entre otras cosas, Nadine narra pasajes de su vida con el Presidente de la República, tales como sus primeras citas. No obstante, es interesante notar cómo ella, tal vez al estilo de Lady Macbeth, toma un rol imponente y anima a Ollanta en el levantamiento de Locumba. “En la siguiente vez, quince días después, me puse firme y le dije: “Tienes que hacerlo(…)”.

nadineojosA medida que avanzamos acompañando a Nadine en esta polémica entrevista, revisamos sus pensamientos sobre César Villanueva, ese “zorro de la política”, y la última crisis ministerial. Además, ella no zanja ninguna discusión al ser cuestionada sobre su opinión en cuanto al salario mínimo. Asimismo, cree que Alan García  “ahora muestra todos sus dientes”, refiriéndose a las elecciones del 2016.

Lo impactante de esta entrevista es el intento de censura que sufrió la edición de Cosas por parte de los asesores “Coco” Salazar y Roxana Altuna y, tal como refirió la editora general Isabel Miró Quesada en el programa de Milagros Leiva, de algunos empresarios. Se adjunta en la entrevista una carta notarial en la que Nadine expresa su negativa hacia la difusión de las fotos tomadas a sus tres menores hijos. Irónico, puesto que hubo una difusión nacional masiva de las imágenes de sus hijas (porque, recordemos, el menor de sus hijos aún no nacía) durante la campaña electoral. Es además cuestionable dicha decisión por que fue ella quien recibe a Gargurevich y al fotógrafo en Palacio de Gobierno. Y, como dato anecdótico, Heredia posaría días después junto a sus hijas para una foto con la banda “One Direction” y, para esta oportunidad, no pediría censura.

Sin embargo, el 29 de abril, la Primera Dama de la Nación (para quien, dicho nombrecito le “daba ajjj”) emitiría un twit, anunciando que no comulga ni con la censura ni con la manipulación de información. Eso merece nuestra atención. Cosas afirmó claramente que es la primera vez que un entrevistado hace una petición de dicho tipo. Las grabadoras de Gabriel Gargurevich estuvieron sobre la mesa, encendidas durante el encuentro, a vista de Nadine Heredia. Por ello, es inconcebible el intento de censura a dicha revista, ya que Heredia era consciente de tal situación, tal como cualquier entrevistado que se preste a dar declaraciones.

Ahora, ¿estamos frente a un nuevo tipo de Primera Dama? Recordemos que por lo pronto, es la única de ellas que es peruana, al menos en este siglo. Pilar Nores y Eliane Karp son argentina y francesa, respectivamente. Keiko Fujimori, si bien peruana, asumía este cargo honorífico a una edad muy temprana. En ese sentido, los medios han prestado especial importancia a la esposa catorce años menor que Ollanta.

Por otro lado, cierto es que la autonomía del Poder Ejecutivo se vea desautorizada por las declaraciones de tan polémico personaje. Prueba de ello lo da (¿casualmente?) Nadine, al referir en el diálogo que los ministros “venían y me decían: ¿quiénes vamos a salir?” En ese punto creo que es necesario reanalizar el estado del Presidente y el gabinete. No podemos tolerar otra crisis ministerial y mucho menos, intentos de censura. Pero Nadine sostiene una idea pertinente, ya que en la entrevista señala que las políticas públicas se basan en mujeres fuertes. Es obvio que no podemos fomentar ideas machistas dentro del siglo XXI. Entonces, ¿será la Primera Dama más fuerte que el Presidente de la República? Diría Nadine: “Te puedo decir sí como no. Y al final, quién sabe…”

 

  • Laura Sofia

    lindo artículoo! Estuvo entretenido 🙂