Hoy quiero iniciar mi escrito hablando sobre cómo llegué a las ideas que después
presentaré. Estaba hablando con Lucía, mi amiga la filósofa (sé que aún no te 
gradúas y odias que te llame así, pero me gusta, ya que practicas desde ahora 
conmigo tu futura profesión). Quién diría qué sucedería cuando se junta a una futura 
periodista y a una futura filósofa; nos encontrábamos hablando sobre Jean-Paul 
Sartre y La Náusea (una de sus obras más importantes).
“Cómo se complica el muchacho” dije, y pensamos ¿Nosotros alguna vez lo 
hicimos? ¿Observábamos cómo los demás se comportaban y  encontrábamos una 
especie de absurdo en sus acciones del día al día?, ¿Tal vez de la misma forma que 
Antoine Roquentin veía cómo el grupo de cuatro muchachos en el bar jugaban 
cartas  e intentaban así ganar al tiempo? Pero, ¿Finalmente en ese absurdo  
encontrábamos paz en sus propias acciones que nos hacían notar que incluso en 
nuestro propio cuestionamiento se encontraban el inicio de una complicada 
burbuja de interrogantes tan angustiantes?  
Nuestra conversación se tornó un poco más densa cuando empezábamos a 
confesarnos entre las dos que sí,  lo habíamos hecho,  mirábamos con cierto 
“desprecio” acciones de los demás. Complejizamos y “academizamos” mucho más 
el asunto cuando establecimos que posiblemente hay una dualidad en nuestra 
sociedad. Quienes se preguntan por los otros y estos otros que solo viven quizás 
en esta sociedad del espectáculo en acciones individualistas, sin preocuparse por 
el otro,  enfocándose en vivir a costa del otro, disfrutando de bienes materiales, de la 
“televisión basura” y de las tendencias. 
Los primeros, con quienes Lucía y yo nos sentimos más identificadas se cuestionan 
sobre la vida de estos últimos, quizá, pensamos, es nuestro contexto académico, 
en una universidad como la nuestra que llama a la reflexión, que nos dirige hacia 
un camino en el cual no nos permite dormir tranquilas ni quedarnos calladas ante
 las injusticias sociales, que nos llama a la crítica social. Y nos preguntábamos, 
¿Ser de la PUCP es ser sinónimo de un antagonista de la sociedad?  Y es que 
incluso, añadíamos, ser de esta universidad a veces era salir con etiquetas de 
toda índole. 
Pero, la cuestión era otra ¿Qué ganábamos al preguntarnos por los demás? 
Buscábamos respuestas, pero no sabíamos que quienes terminarían con el 
problema no serían aquellas personas que pertenecen a esta sociedad del 
espectáculo, sino nosotras.  
Al igual que cualquier filósofo y periodista se ha de necesitar un objeto del cual 
escribir, indagar, cuestionar. Sin embargo, sabemos que no nos contentaremos 
con solo eso, buscaremos más, buscaremos persuadir, buscaremos cambio.