Hola, el poema de esta semana, más que dedicárselo a esa mujer que amo, quiero que sea para todas esas personas a quienes les “incomoda” este tipo de poemas. Gracias a todas las parejas que se aman y a esos grandes músicos que pueden plantear este tema sin llegar a ser vulgares, como Daniel F, Mar de Copas y, por supuesto, Los Prisioneros (en su álbum Corazones, 1990).

Para terminar este mensaje, tan solo quiero que abracen a esa persona que tanto quieren, aman y no sabían como expresar ese amor como lo planteo en este poema. Disfrútenlo tanto como yo lo hice cuando lo hice.


III

Anoche, entrelazando nuestras manos

Sentía cada centímetro de tu piel

Camino al calentamiento vamos

Saboreo tu seductora boca hecha miel

 

Admiro tu cuerpo puro.

Con solo rozarte me erizo y con fuerza te sostengo

Todo nuestro peso y caricias los recibe el muro

Besos y murmuraciones, solo para ti tengo

 

Musito tu nombre y tú gritas el mío.

Mis manos sostienen tu cuerpo cálido

Mientras ves mi pecho sombrío.

Noto tu placer a pesar de tu rostro pálido.

 

Te agitas de manera desesperada

Sigo tu ritmo llevando el compás

Aunque mi espalda esté toda arañada

Me fascina saber que ya culminarás

 

Finalizó toda la obra.

Espectáculo de personas que su amor han sellado

con esta mágica maniobra

ya que este acto ha acabado.


 

Solamente quiero recalcar que hay muchos títulos de estos poemas que son de canciones de Los Prisioneros, más que mi banda favorita.