Editado por Natalia Huerta

Casi todos aquí hemos atravesado por una “ruptura amorosa”. Si bien puede parecer uno de los momentos más difíciles en la vida, está más que claro que se trata de algo pasajero.

No importa si es la primera vez que lidias con esto o si eres un experto/a en el tema, en el artículo de hoy enumeraré 5 breves consejos que pueden ayudarnos a superar esta desagradable situación y que nos permitirán seguir adelante.

1) Hablarlo

Reprimir tus emociones y mantenerte en silencio es lo peor que puedes hacer para superar una ruptura. Apóyate en tus amigos más cercanos, familiares o, si lo necesitas, en un terapeuta para que liberes tus angustias. Compartir tu dolor, inseguridades y arrepentimientos con alguien de confianza no solo te servirá para liberarte, sino también para comenzar a sacar conclusiones que te permitirán entender y aceptar que la relación debió acabar porque sí.

2) Tomar un descanso de las redes sociales

Esto puede variar según la persona. Dependiendo de cuán afectado/a te percibas, es posible que dejar de lado las redes sociales sea la mejor manera para que puedas centrarte en ti. Probablemente te sientas muy sensible, tanto que hasta el comentario más insignificante o una foto mal interpretada haga que tus emociones se disparen. Lo mejor es ahorrarte ese dolor innecesario.

3) Aceptar que necesitas tiempo

Por más que ahora no lo parezca, las cosas mejorarán a medida que el tiempo pase. Esos sentimientos de tristeza o enojo son solo parte del proceso. Si estás experimentando algo similar, busca alternativas que te ayuden a despejarte como organizar un viaje o salida con amigos y familia. Sumado a ello, busca darte amor propio: engríete con un día para ti en el spa, mira tus películas favoritas, sal a bailar o a comer y disfruta de tu propia compañía.

4) Hacer planes con amigos

Tus verdaderos amigos son quienes estarán para darte su apoyo en momentos como estos. No importa que tan deprimido/a te sientas, asegúrate de no perder contacto con las personas que siempre están ahí para ti. Te sorprenderá saber cuántos de tus mejores amigos dejarían todo por ver películas divertidas y comer helado contigo, lo cual no está científicamente probado, pero puede que sea una de las mejores curas para un corazón roto.

5) Vivir nuevas experiencias

Después de una ruptura, mantener la mente ocupada en nuevas actividades es una buena forma de no darle vueltas a lo que pasó. Es usual inscribirse en el gym o en clases de baile. Sin embargo, si aquello no es tu estilo, puedes inscribirte en algún voluntariado para rescatar animales o hacer cualquier tipo de labor social, emprender un negocio en el que seas bueno/a, escribir un cuento o novela, etc. ¡Tienes un sinfín de oportunidades! Nunca es tarde para hacer algo nuevo.