¿Cómo no voy a quererte, Universitario?

¡GLORIA A LA ”U” EN LAS ALTURAS! En Huancayo, a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar, Universitario de Deportes consiguió su estrella número 26. La logró en los penales, tras empatar 1-1 contra el Real Garcilaso del Cusco después de 120 minutos de peleado partido.1479228_10152142156810701_835073827_n

Seré sincero, meses atrás, no esperaba escribir un artículo que trate de la ”U” como campeón del torneo. En enero, estaba preocupado porque temía otra nefasta campaña como la de los últimos dos años; un equipo que no había hecho grandes contrataciones (porque no había presupuesto) y, además, contrató a un entrenador que tenía números horribles. Comizzo había dirigido a dos equipos (Talleres de Argentina y Querétaro de México) y solo había logrado 12 victorias en 40 partidos. Para empeorar la situación, el partido de presentación fue contra un equipo nigeriano en el que los jugadores se lesionaban caminando (no es broma). ¿Cómo se podía creer en la seriedad del proyecto?

El plantel estuvo plagado de jóvenes. Muchos de ellos habían jugado las Copas Libertadores sub-20 2011 y 2012. ¿Iban a poder soportar la presión? Una cosa es jugar un torneo de menores y otra muy distinta ser parte del primer equipo de uno de los clubes más grandes del Perú. Comizzo organizó un régimen especial para los jugadores juveniles y les dio la confianza para que representen nuestros colores. Destaco, además, que los jugadores son hinchas de la ”U”. Por esta razón, entendieron que tenían que dejar todo en la cancha. Estaban en el club de sus amores cumpliendo sus sueños de niños.

Comizzo buscó un equipo veloz por las bandas, un equipo que presione las salidas de los rivales, un equipo que tenga el balón para poder elaborar los ataques, entre otras características. Siempre quiso jugar bien. Esta idea de juego la utilizó a pesar de resultados en contra. El más doloroso de estos fue con Cristal. Goleada 4-0, vergüenza en el hincha que tenía que soportar las burlas de equipos rivales. Después de esto, hubo un incidente con la barra que, en mi opinión, fue determinante para el resto del campeonato. La dirigencia también fue importante en este episodio porque respaldó el trabajo del entrenador.

La ”U” se recuperó de a pocos y el hincha empezaba soñar. Terminamos segundos en la parte regular del torneo y el sorteo de las liguillas nos fue favorable. Nos tocó un grupo “accesible”, ya que no habían equipos de renombre. Si manteníamos el primer lugar de nuestra liguilla, estaríamos en la final y así fue. Ganamos la liguilla con anticipación y nos metimos a la final del campeonato. El rival sería Garcilaso que lo consiguió en la última fecha, luego de pelear palmo a palmo con Sporting Cristal. El equipo cusqueño  también quedó primero en el acumulado y por ello tuvo la oportunidad de decidir el orden de los partidos y elegir la cancha neutral en caso de que se necesite definir el título en un tercer partido.

El 8 de diciembre se jugó la primera final en la localidad cusqueña de  Espinar, a casi 4 mil metros de altura. Tras un desastroso primer tiempo, en el segundo, logramos reponernos del 2-0 abajo. No obstante, faltando muy poco, Garcilaso puso el tercero. Un 3-2 que dolió muchísimo porque el partido ya estaba por terminar y corríamos el riesgo de que el equipo cusqueño dé la vuelta olímpica en nuestra casa.

7 días después, con el estadio Monumental de Ate lleno, reventando de hinchas de la ”U”, ganamos 3-0. Se jugó uno de los mejores partidos del año. El equipo demostró que sí podíamos campeonar, que había que confiar. Forzamos un tercer partido en Huancayo, nuevamente iríamos a la altura y nuevamente tendríamos que demostrar la famosa garra crema. Este encuentro se jugaría 72 horas después. 1512547_10152132031860701_389452727_n

El miércoles 18 de diciembre a la 1:00pm se inició el partido decisivo. Un partido que terminó 1-1 y en el que los jugadores cremas terminaron corriendo con el corazón porque las piernas no podían más. Sufrimos mucho con este partido. Garcilaso estuvo encima de nosotros con su siempre peligroso juego aéreo. Aún así, el equipo logró resistir y pudo llevar el partido a la tanda de penales. Mención aparte para José Carvallo que tapó todo lo que pudo y, probablemente, jugó el partido de su vida.

Yo no creo que los penales sean suerte como dicen muchos. Luego de correr 120 minutos,  no solo tienes desgaste físico, sino también mental. El factor emocional siempre juega un rol muy importante en el deporte y mucho más en una etapa de definición.

1522031_10152140998960701_416856025_nGarcilaso empezó 1-0 arriba en la tanda porque el “Chino” Ximénez falló el primero de los nuestros. Ese era el momento en el que Carvallo debía ponerse un traje de superhéroe. Era el momento en el que Carvallo tenía que sellar una tarde magistral.  Así fue: atajó el tercer penal cusqueño y la ronda terminó 4-4. Luego de los 5 primeros penales, siguió la serie de “muerte súbita”. Jesús Rey fue quien decidió ir al sexto penal cusqueño y falló. Sentí una tranquilidad enorme cuando Ángel Romero, quien ya había estado en las definiciones de la Libertadores sub-20 2011, iba a patear. Sin embargo, erró y teníamos que seguir sufriendo. Estoy seguro de que en este momento el corazón de los hinchas cremas estaba tan acelerado como el de los jugadores. A continuación, Retamoso también falló para Garcilaso y el campeonato crema se sentía más cerca. No esperaba que fuera Néstor Duarte quien decidiera ir a un penal tan decisivo. Sin embargo,  el capitán de la sub-17 del 2007 tomó carrera y con un fuerte disparo al medio permitió que la mitad del país estallara en júbilo. ¡CAMPEONES! Un equipo por el que muy pocos apostaban a comienzos de año lograba el título, lograba el campeonato 26 de su historia. En miles de barrios peruanos se desataba la locura.(http://www.youtube.com/watch?v=DKBml6KzfCg).

Se ganó un campeonato que tiene una pésima organización, un “mamarracho” de torneo como lo dijo el “profe” Comizzo en algún momento, declaración por la que los dirigentes de la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP) se sintieron ofendidos. Se ganó con un entrenador que fue exigente con sus jugadores; cuando tuvo que castigarlos, lo hizo. Murió en su ley. Demostró estar por encima de sus jugadores en todo momento. Se me viene a la mente una frase que Comizzo dijo a comienzos de año: “Yo no soy amigo de mis jugadores ni me interesa serlo”.

Gracias a cada uno de los jugadores; gracias a los que jugaron siempre, a los que jugaron poco y a los que jugaron casi nada. Gracias al Comando Técnico: Comizzo, Pumpido, Acevedo y Zito. No me puedo olvidar de la Administración Temporal con Rocío Chávez, Ayar López Cano y Jorge Vidal.  Gracias a los hinchas que alentaron siempre, que permitieron que seamos el equipo con más taquilla. Gracias a los que quizás no iban, pero compraban sus entradas. Gracias a todos, gracias por la alegría para el pueblo crema. Somos campeones nuevamente. Hemos sido campeones contra todo y contra todos.

1461756_10152133418120701_874944266_n

Sí señores, desde el 7 de agosto de 1924 la vida transcurre más feliz. Feliz Navidad cremas, abrazo de gol para cada uno de ustedes. Se viene la Libertadores, nuestra obsesión. ¡Y dale ”U”!
Imágenes: https://www.facebook.com/Universitario