La belleza de la imagen, actitud y expresión para una vida sana

Edición: Ariana Zapata

Creo que, muchas veces, en nuestras vidas nos hemos comparado con otras personas tanto respecto de lo que hacen como de la manera en la que lucen físicamente. Hemos vivido mucho tiempo ligados a estereotipos que nos hacen sentir que no estamos dentro de lo que es “normal”. Pero, como comienza Raquel Rottman en el TED Talk “Hablemos de sexualidad: ¿Qué es ser normal?”, la verdad es que no existe un tipo de forma de ser normal, pues esto es algo que se debe definir como persona de manera individual. Sin embargo, como seres humanos, tenemos la necesidad de socializar y para ello, necesitamos sentir que somos parte de la sociedad, lo cual explica la forma en la que, a veces, nos podemos sentir de acuerdo a lo que hemos percibido que nuestro entorno ha denominado como correcto o incorrecto.

Esto nos hace sentir frustrados, inseguros, incapaces y, obviamente, ”anormales”. Muchas veces he escuchado a mis amigos preguntar si son normales o no, por el mismo hecho de que, en la sociedad, a pesar de que se haya tomado consciencia del daño que nos causan los estereotipos, aún seguimos sintiéndonos insuficientes para alcanzar los estándares. Quizás sabemos que no debemos dejarnos guiar por los estereotipos; no obstante, inconscientemente, puede que estemos intentando alcanzar esa estética que se ha visto por tanto tiempo. 

Por la misma razón, mirarnos al espejo suele ser difícil para nosotros, pero debemos comprender que es la única opción que tenemos para saber cómo nos ven los demás. ¿Por qué digo esto? siendo sincera, cuando escuché esto en el TED Talk de Andrea Vilallonga, me sentí un poco desconcertada. Sin embargo, al escuchar su explicación, todo cambió. La razón es que mirarnos al espejo nos otorga dos valores fundamentales de la comunicación: la autoestima y la influencia. Como mencionó la expositora “la mente confunde el ver con el ser”: el ”ver” resulta importante para proteger nuestra autoestima y tener las herramientas necesarias para trabajar en la influencia pues, al final del día, vivimos constantemente socializando (sea de manera virtual o presencial). De esta forma, nos vamos creando una imagen para el mundo, y solo somos capaces de definirla si decidimos ser fuertes para vernos tal cual somos y otorgarnos la seguridad para reconocer que no hay nada de malo con nosotros.


Sí, suena un poco cliché pero, además de esto, lo que verdaderamente quiero transmitir es la importancia de aprender a utilizar la imagen que tenemos, la presencia y el carisma para poder alcanzar nuestros objetivos, es decir, la belleza de la actitud. ¿Sabían que el 55% de la opinión de los demás en la primera impresión es física; el 38% es la expresión no verbal; el 7% la voz, su modulación y tono, y solo el 2% es el contenido? Casi increíble y difícil de procesar, ¿cierto? Esto funciona así por un instinto primitivo. Es como si viéramos a un monstruo gigante y, claramente, esta herencia primitiva sirve para defenderse de posibles ataques. Sí, tiene sentido.

Mi abuela siempre me ha dicho “camina derechita” y yo suelo molestarme cada vez que me lo dice. Sin embargo, cuando vi este TED Talk del que les estoy hablando, la expositora dijo exactamente lo mismo que diría mi abuela -o Amanina, como yo le digo-. Mencionó lo siguiente: “¿Qué pasaría si yo hubiera venido a hablar de esto y estuviera hablando así (encorvándose)?” No tendría sentido porque no estaría demostrando seguridad ante todo el público. Lo mismo dijo sobre su tono de voz. Con certeza, recomiendo escuchar este TED Talk para conocer mejor cuán importante es la imagen junto con la buena actitud para demostrar y, sobre todo, demostrarnos la seguridad que podemos alcanzar con los pasos que demos en la vida.

Es hora de dejar de detectar a cada momento aquello que no nos gusta de nosotros y lo que no hacemos bien. ¿Por qué no centrar esa energía que usamos para hacernos daño en potenciar el talento que tenemos? cambia la percepción que tienes de ti mismo como persona. Esto va mucho más allá de cómo los estereotipos nos han definido: si realmente estamos seguros de lo que queremos lograr con quienes somos y hacia dónde nos queremos dirigir, esta imagen se construirá en el camino. Eso es lo que conlleva la belleza de tener una actitud segura y feliz. Dejemos que nos hagan cumplidos, no seamos modestos porque, al aceptarlos, esto nos aportará felicidad.

Déjate sentir seguro por tu propia piel, cuídala, y ámala porque a través de ella enfrentas el mundo, y gracias a ella puedes llegar a donde quieras. Citando a Andrea: “MÍRATE: MEJORA TU IMAGEN, RENUEVA TU ACTITUD Y TRABAJA EN TU EXPRESIÓN”.