El día 29 de Julio, aprovechando el feriado largo, tuve la oportunidad de ir al Circo Estatal de Rusia que se estaba presentando en el Centro de Convenciones del hotel María Angola.

El show fue sencillamente espectacular, la función constaba de 2 partes. En la primera parte hubo acrobacia, ‘rola rola’, malabares en monociclo, barra rusa, trapecistas, entre otros.  En la segunda parte hubo voltaje, trucos con platos y bambook. La compañía que se encarga de traer al payaso Roman Boyko, al equipo de malabaristas, trapecistas, etc. se llama Rosgoscirk y es la compañía circense con más artistas de exportación a nivel mundial. En la presentación a la que pude acudir hubieron 37 artistas en escena.

La verdad es que desde hace ya varios años que no iba al circo. Si bien es cierto que ahora estamos invadidos de shows aparentemente improvisados como el circo de “La Carlota”, “La Pánfila” y   de hasta “Esto es Guerra”, también es cierto que todavía contamos con funciones de calidad, aunque estas sean producciones foráneas.  El circo al que hago mención cuenta con mucha variedad en escena, en cada acto se ve algo novedoso; hay coreografía, bailes tradicionales. El payaso Roman Boyko es una especie de ‘Mrs. Bean’, hace reír con muecas, es casi un mimo, y, aunque extrañé la nariz roja, logra conectarse con el público y hacerlo su cómplice.

El elenco del Circo Estatal de Rusia interactúa con la audiencia; los aplausos, niños que ayudan al payaso a hacer reír a la gente. Hay artistas que aunque puede que supuestamente fallen en algunas de las acrobacias nos inspiran a seguir alentándolos con más aplausos para que logren dar el salto final.

Acudir a un espectáculo como este es como recuperar esa poca fe que tenemos hacia cosas irreales y aparentemente simples que vemos a diario en televisión o en el cine. Aunque me hubiera gustado que la presentación se de en una carpa como lo tradicional, la magia y el suspenso se apoderan fácilmente del espectador. Un espectáculo altamente recomendable para grandes y chicos, esperemos vuelvan pronto y no tengamos que esperar otros 25 años.