Quienes llevan un tiempo leyendo mi columna, pueden haber notado que disfruto mucho del cine. No me considero una cinéfila porque tengo aún mucho que aprender, pero es al fin y al cabo una de mis actividades favoritas.

Todos vemos películas, ya sea en el cine o en la tele, en Netflix o con un DVD bamba. El día de ayer probé una nueva forma de ver cine: bajo las estrellas. La municipalidad del distrito de Miraflores retoma este año la exitosa apuesta cultural que inició en noviembre del 2013 realizando ciclos de cine proyectados al aire libre, un programa que denominan “Cine bajo las Estrellas”. No soy vecina de Miraflores, pero me enteré gracias a una nota de rpp.com (http://www.rpp.com.pe/2014-01-05-inician-funciones-de-cine-bajo-las-estrellas-en-miraflores-noticia_659554.html), el título definitivamente me capturó y no dudé en asistir.

Frente una pantalla “air screen” en medio de uno de los parques más bellos del distrito, decenas de personas de las edades más diversas nos reunimos en la tarde de ayer para la primera proyección de este verano. El ambiente era increíble. El cielo que gradualmente oscurecía, los arboles mecidos por una agradable brisa veraniega, el pasto tan mullido como una alfombra, algunos sentados en sillas y muchos nosotros sentados en mantas como si fuera un picnic. Grupos de amigos, parejas o solitarios espectadores compartiendo este espacio de manera increíblemente relajada y natural. Tanto el clima, la compañía y la película contribuyeron a que fuera una noche perfecta.

1010536_10202260240241319_293117812_n

Las verdaderas estrellas de la noche fueron por supuesto Thelma & Louise, protagonistas de la película del mismo nombre con la que se abrió el ciclo de Enero denominado: “road movies, la alegoría del camino”. Este clásico de los 90’s protagonizado por las inolvidables Susan Sarandon y Geena Davis y que además cuenta con la aparición que lanzaría a la fama a un jovencísimo rompe corazones Brad Pitt fue el inicio perfecto para el ciclo, llevándonos en una aventura a través de USA a bordo de un Thunderbird.

Había escuchado de esta película, visto sus escenas más célebres pero jamás pude disfrutarla completa. Mis expectativas fueron más que excedidas. Una historia hilarante con trazas de acción y romance donde la amistad y la búsqueda de libertad de dos bellas, pero problemáticas mujeres te mantienen enganchado de principio hasta el sorprendente final.

Definitivamente, una opción cultural y entretenida perfecta para una tarde verano. La cita son los jueves en el Parque Reducto N2 y domingos en el Parque Central a las 7 pm. La entrada es libre. Sé que definitivamente regresaré. ¡Espero verlos allí!