Carlos Burgos, alcalde de San Juan de Lurigancho, al parecer está blindado hasta los dientes en el congreso y por el ‘Apra’. Tiene una denuncia de notable gravedad hecha por el diario ‘La República’ debido a una investigación realizada por el reconocido periodista Edmundo Cruz. Denuncia pues la falsificación de documentos y mentir en su hoja de vida, la cual declara que el actual alcalde, Burgos, había finiquitado sus estudios escolares, pero que en realidad no ha terminado la secundaria y encima, curiosamente, es abogado certificado.

En la declaración jurada en su hoja de vida ha timado al sistema legislativo y controlador de la Oficina Nacional Peruana de Elecciones (ONPE) y a los habitantes del distrito de San Juan de Lurigancho, quienes están siendo gobernados por un ‘ignorante’. Para colmo de males, el expresidente Alan García lo condecoró como mejor alcalde de Lima por tener una administración municipal destacable.

La denuncia llegó al despacho del honorable fiscal José Peláez, pero como es sabido que dicho juez es partidario del “partido de la estrella”, el caso quedó archivado. Si bien es la denuncia más grave no es la única, pues según Ever Chávez, oriundo de Cajamarca y  ciudadano de San Juan de Lurigancho, afirma que Carlos Burgos tiene a su cargo más de 45 denuncias, que ha concesionado un parque público ubicado a la espalda de Edelnor, que hizo un viaje en mayo pasado con sus allegados del consejo municipal a EE.UU. para una comisión -en la cual pretendía ejecutar la compra de un helicóptero, pero lo ilógico es que ni él ni sus allegados han estudiado o tienen conocimiento de aeronáutica–, que tiene un par de terrenos en  San Antonio de Jicamarca – Huarochirí. Todo una joyita.

En un terreno de San Antonio, en la zona pedregal Anexo 22, viene ejerciendo servicios educativos un colegio particular con el nombre “Los Emprendedores de San Juan”, con el número de RUC: 20536052811, que según la página web de la SUNAT el gerente general es Carlos Burgos. Este colegio tiene vigencia desde el 2010, tiene un área de 2.500 metros cuadrados, tiene como director a Freddy Montoya, tiene una sola promoción de alumnos egresados, tiene un emblema con la letra ‘E’, cobra una mensualidad de 120 soles y matrícula de 110, el uniforme cuesta 164 soles, el buzo 60 soles, el polo 20 soles y el precio de la movilidad es de 30 a 50 soles dependiendo la distancia y que todo pago se puede realizar por el Banco de Crédito del Perú (BCP).

El terreno en donde está ubicado el colegio es propiedad de Emilia Vilma Antayhua Falcón, quien es dueña de 400 hectáreas en la zona pedregal y quien, en un principio, hizo pública una denuncia contra Carlos Burgos por haber construido una edificación en sus terrenos sin autorización, se la vio indignada y protestaba y reclamaba a los cuatro vientos la usurpación de su terreno, pero al poco tiempo después su denuncia ya no tenía luz, se apagó. ¿Habrá arreglado con Burgos por debajo de la mesa? Eso sospecha Víctor Huamán, presidente del comité de gestión del Centro Poblado de Pampa Canto Grande – Jicamarca, que llevaba el caso. Actualmente el paradero de Vilma es desconocido.

Datos Curiosos. En la SUNAT, el colegio aparece que está ubicado en San Juan de Lurigancho, pero está comprobado que pertenece a la Provincia de Huarochirí y su Municipalidad recibe sus tributos. Además, tiene otras propiedades: una empresa de carga, INTERMOVIL S.A., que se dedica a la distribución de gaseosas y carga, con fachada de constructora, al parecer el negocio es rentable, pues se encuentra en la construcción de su sexto piso; un local de la concesionaria de autos CYD Car, la cual es una heladería; un local de publicidad con cartel por el SÍ a la Revocatoria y una empresa de publicidad, que en realidad es un Hostal. Algunos de esos bienes son vigilados por serenos de la Municipalidad del distrito. Repito, ¡qué tal joyita!

Por Roberto Azorza