La copa libertadores es siempre causa de ansiosa espera para los americanos. No es cualquier copa, y es muy diferente a la sudamericana. La copa libertadores significa la unión de los campeones de cada liga, no son equipos cualesquiera, son los campeones o lo que estuvieron a un paso de serlo. Cada año el Perú lleva tres equipos (obviamente los 3 primeros), los que jugaron la final entran a la fase de grupos; el tercero, tiene que jugar la pre-libertadores, que consiste en jugar con otro equipo, el que gane entra en la fase de grupos. Este año Sporting Cristal, Real Garcilaso y la UCV fueron nuestros representantes. La UCV quedó eliminada en la pre-libertadores. El favorito peruano en la copa, Sporting Cristal, quedó eliminado en la fase de grupos. Hizo una copa floja, sin mayor aliento, pareció que fue una copa más cuya importancia era nula. Real Garcilaso no ha sido eliminado, y, hasta ahora, está haciendo historia. Acaba de pasar a cuartos de final tras derrotar a Nacional de Uruguay por penales. Nadie pensó que un equipo que perdió el campeonato de manera, para mi gusto, cobarde, llegaría a tal instancia de la copa libertadores, cosa que no es coincidencia.

Subido de la segunda división del fútbol peruano en el año 2012, Real Garcilaso está ahora en los cuartos de final de la copa. Es el primer equipo que el mismo año que ascendió fue sub-campeón, y ahora ha superado a todos los equipos peruanos. ¿Coincidencia? No. Recordemos a Cienciano del Cuzco. Nunca en su historia futbolística ha ganado un campeonato nacional; sin embargo, ha ganado la copa sudamericana y la re-copa sudamericana. Y no le ganó a cualquier equipo, fueron Boca Juniors y River Plate los derrotados en las finales. Estos equipos cusqueños (y digamos, por qué no, provincianos), han llegado a altas instancias de estas importantes copas, y parecen ser movidos por el amor propio, pues no son “grandes” aquí, en Perú; no tienen gran ingreso de dinero; no parecen luchar por una copa más en su palmarés, pues ninguno tiene una copa nacional. Esta entonces (el amor propio), es la razón por la cual estos equipos han llegado lejos. Claro está que tuvieron (y Garcilaso tiene) una gran ayuda: los penales. Por definición de penales Ciencia campeonó la re-copa sudamericana; por penales, Real ha pasado a la siguiente fase. Los equipos peruanos parecen agarrarse de esa ayuda, pues en la fecha de vuelta de los octavos de final, Real Garcilaso jugó muy mal, mereció para mucho perder de manera humillante, pero no fue así.

El partido terminó 1 – 0, con un resultado global de 1 – 1. Los celestes del Cuzco sacaron un resultado que lo mantenía en vida, que mantenía intactas las esperanzas. La pregunta es, porque es este equipo un ejemplo para los “grandes” y no al revés. Por penales, Real puede jactarse de haber llegado más lejos de la U, Alianza y Cristal en los últimos años. Por penales, Real muestra un nivel de juego promedio pero que alcanza para mantenerse con vida. Por penales, este equipo ha demostrado que si se puede llegar lejos en la copa libertadores, sin importar el rival. Nacional de Uruguay no es un equipo más, es uno de los más representativos de Uruguay, y sin embargo vio la derrota en su propia casa. Qué nos tratan de enseñar Real más que perseverancia. Nunca se rindieron, nunca “bajaron los brazos”. El 1 – 0 no fue suficiente para perder y nunca lo fue. La sangre es algo que corría en ese equipo, uno luchador, uno de ejemplo. Qué más necesita que jugar promediamente y llegar a penales, y aunque suene conformista, es la manera más fácil de llegar a altas instancias. Y digamos que son conformista y que esperan solo penales, bueno, digo yo, por lo menos llegan y pasan. Otros no. Y hay que tener coraje para arriesgarse a llegar así a los partidos.

Real Garcilaso es entonces un ejemplo no de conformismo, y tal vez ni siquiera de amor propio, es un ejemplo de perseverancia. No por nada ganó sus partidos de local y no por nada ha llegado hasta a donde ha llegado. Aprendamos pues de ellos (Real y Cienciano), que sin tener mayor historia valoran lo que tienen, usándolo para ser reconocidos y dejar en alto el nombre nuestro, el de Perú. Sigamos entonces así, motivando a cada equipo que llegue, alentando a no quedarse atrás solo porque no tiene un nombre histórico. Demostrando que más puede la valentía, más puede la motivación. Espero realmente ver a los celestes del Cuzco llegar a la semifinal, y quién sabe, quizá a la final. En el fútbol todo es posible. No los tomemos en menos, no apoyemos a equipos extranjeros simplemente porque lo equipos de los que somos hinchas no están, alentemos al peruano, apoyando siempre los logros y no buscando criticar el bajo nivel o desprestigiar victorias importantes. Bien jugado por Real, esperemos pues que siga en ese nivel y nos deje, a los peruanos, más alto de lo que tal vez pensamos que puedan.