Editado por Sudeivi Marin

Por: Diego Du Pont y Diego Sanchez

En el Perú, quedan muy poco de las glorias del básquetbol, uno de los deportes masivos del país durante la segunda mitad del Siglo XX. En los últimos años, la administración de la Federación Peruana de Básquetbol se ha visto envuelta en un entrampamiento administrativo que ha desencadenado su desafiliación en la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA). Y pese a que existen soluciones para revertir esta situación, aún no se ve una salida a este oscuro túnel.

La selección peruana de básquetbol no compite en torneos internacionales desde el año 2018, cuando la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) suspendió a la Federación Peruana de Básquetbol. Hace un mes, la organización decidió desafiliar a Perú debido a problemas administrativos (Imagen: El Poli)
La selección peruana de básquetbol no compite en torneos internacionales desde el año 2018, cuando la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) suspendió a la Federación Peruana de Básquetbol. Hace un mes, la organización decidió desafiliar a Perú debido a problemas administrativos (Imagen: El Poli)

Toda la historia del básquetbol peruano quedó en el olvido de un momento a otro aquella tarde del 3 de junio del 2021. Desde Nyon, una pequeña ciudad a 25 kilómetros de Ginebra, capital de Suiza, se decidía el futuro de una de las federaciones deportivas más antiguas del país incaico. La federación de básquetbol nacional estaba siendo sometida a un pedido de desafiliación de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), por parte del Comité Central de la organización.

El secretario general de la FIBA, Andreas Saklis, detalló cronológicamente los sucesos que motivaron al Comité Central a solicitar la desafiliación de la organización peruana. Los problemas, meramente administrativos, habían convertido a la Federación Deportiva Peruana de Baloncesto (conocida como FDPB) en una organización acéfala. Desde las frustradas elecciones en la Federación en el 2016, aún no se tiene una mesa directiva que administre las riendas de este deporte en el Perú.

Tras la explicación, 137 federaciones de distintos países decidieron respaldar el pedido del Comité Central. Por ende, la Federación Peruana fue desafiliada del círculo de la FIBA. Tras los resultados, Saklis sentenció el debate afirmando que “necesitaban desafiliar a la Federación Peruana para permitir que, con los nuevos estatutos de la FIBA, los dirigentes peruanos puedan formar una nueva federación para ser afiliados nuevamente en las próximas semanas”.

Sin embargo, ha pasado más de un mes desde la desafiliación del Perú en el Congreso de la FIBA y aún no se ve una solución que permita cambiar la oscura situación del deporte del aro en el Perú.

Un agujero sin salida

Ante esto, queda poco de la Federación que permitió las grandes glorias del básquetbol peruano durante la segunda mitad del Siglo XX. Nuestros grandes logros, como los 200 puntos de Ricardo Duarte en los Juegos Olímpicos de Japón en 1964 o el recordado 10º lugar en el mundial de 1967 de Uruguay, han quedado en el olvido por malos manejos dirigenciales y temas administrativos desde inicios del Siglo XXI.

Durante la primera década del Siglo, la Federación tuvo dos administraciones: la primera, con Jorge Ferreyros (desde el 2000 hasta 2008), mientras que la segunda fue con Víctor Lainez (desde 2009 hasta 2015). Sin embargo, esta última administración fue una de las más funestas para este deporte, debido a que Lainez estableció un contrato en el que cedía los derechos de la FDPB a la Asociación Peruana de Basket (APB), una organización fundada por él, yendo en contra de la Ley N°30474, conocida también como la “Ley de Promoción del Deporte”.

De acuerdo al medio elpoli.pe, Lainez habría derivado las subvenciones de la Federación entre 2014 y 2016 hacia sus cuentas personales, para posteriormente ser transferidas a la APB. Por esta razón, la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Lavado de Activos decidió abrir una investigación a la mesa directiva de Lainez por malversación de fondos. Tras este hecho, el dirigente fue suspendido de ejercer algún cargo deportivo por cinco años.

Este hecho suscitó que se convocarán elecciones en la FDPB para elegir una nueva mesa directiva en 2016, cuyos comicios los ganaría el dirigente Javier Quezada. Sin embargo, el ente rector del deporte en el Perú, el Instituto Peruano del Deporte (IPD), no reconocería a esta mesa directiva debido a irregularidades en la elección, por lo que se designaron varias Juntas de Trabajo (conformadas por la misma IPD) para intentar solucionar el problema. Una de estas estuvo presidida por del ex-jugador Ricardo Duarte.

Renzo Manyari, abogado especializado en Derecho Deportivo y presidente de la Federación de Levantamiento de Pesas mencionó que el problema de la FDPB sucede por la inscripción de estas Juntas de Trabajo en Registros Públicos: “Estos grupos de trabajo habían inscrito sus títulos en la SUNARP y, por ende, Duarte tenía que esperar que se procesen los títulos de los 3 grupos de trabajo anteriores a él. Luego de Duarte, se inscribieron 2 más, como la de Edgar Chirinos. Esto hizo materialmente imposible que se inscriba una mesa directiva en la Federación Peruana de Básquetbol”

Para el 2017, el Comité Central de la FIBA decidió enviar una comisión a Perú para intentar resolver la acefalía en la Federación Peruana. Al no obtener una solución que permitiera solucionar el problema, se decidió suspender a Perú de toda competencia internacional hasta nuevo aviso. Este era el primer golpe, pero no iba a ser el único frente a la incertidumbre provocada por intereses.

Pocos meses antes de la inauguración de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, la FIBA volvió a contactarse con la Federación para encontrar una solución y que el equipo peruano participe en la competencia más importante del continente. Sin embargo, las conversaciones resultaron en vano y la suspensión de Perú sería ratificada en agosto de aquel año.

La última participación peruana en competiciones internacionales ocurrió en el Sudamericano del 2016 para selecciones nacionales, mientras que en clubes hasta la Liga Sudamericana del 2017. Tras esas fechas, ningún combinado peruano ha participado en una competencia internacional debido a la sanción impuesta por la FIBA.

Los más golpeados

“Es una fea noticia, pero dentro de lo malo, hay que ver el vaso medio lleno”, expresó Antonio López, seleccionado nacional de básquetbol y jugador del Club Regatas Lima, quien considera que el básquetbol peruano está – en palabras textuales – “jodido”. 

La suspensión de actividades por parte de la FIBA – y la posterior desafiliación – les ha impedido reactivar actividades deportivas a los jugadores y clubes de básquetbol durante esta pandemia, tal como ocurre con otros deportes. Recién a finales del año pasado, tras la flexibilidad de las medidas sanitarias por parte del Ejecutivo, algunos clubes, como el de López, tienen la posibilidad de entrenar, aunque con medidas que no han sido aprobadas por el Ministerio de Salud, como la de los deportes federados.

“Recién hace dos meses nos reunimos con el presidente del IPD- Gustavo San Martín Castillo – para preguntarle que opciones ve. Gustavo ha sido entrenador de básquetbol, ha sido mi entrenador. Por la cercanía nos recibió super abierto y cordial. Pero, por la pandemia, el básquetbol pasa a ser un problema menor. Tienes a todos los atletas que se están preparando para los juegos olímpicos. El Estado y el IPD a veces son muy ineficientes y ellos escogen sus batallas”, manifestó el basquetbolista.

Tras el fracaso de las conversaciones entre la FIBA y la Federación Peruana, el básquetbol se convirtió en el único deporte sin representación peruana en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. López y a otros jugadores, de las selecciones tanto masculinas como femeninas, les causó ira hasta el punto de decir “Ya basta”.

“Ver tanta infraestructura, ver el básquetbol y ver tremendas selecciones y ni siquiera poder estar ahí. No poder participar ni de la ceremonia de apertura ni la de clausura, como la de tener la experiencia de vivir en la villa panamericana. Esa experiencia es la más cercana que puedes tener como atleta a unos Juegos Olímpicos”, recuerda López con impotencia.

Debido a ello, un grupo de jugadoras de la selección decidieron crear la campaña #TodosJueganMenosBasket, en la cual le pidieron a algunos jugadores, entre los que se encontraba Antonio Lopez, grabar un video dando a conocer su molestia en redes sociales. A partir de ahí, el básquetbol peruano volvió a ganar reflectores.

Los seleccionados del equipo nacional de básquetbol masculino y femenino decidieron emprender la campaña #JugamosTodosMenosBasquet durante los Juegos Panamericanos Lima 2019 (Imagen: Twitter - Toño López)
Los seleccionados del equipo nacional de básquetbol masculino y femenino decidieron emprender la campaña #JugamosTodosMenosBasquet durante los Juegos Panamericanos Lima 2019 (Imagen: Twitter – Toño López)

“Di una entrevista en Radio Exitosa en esas fechas. A partir de ahí, algunos jugadores, también me incluyo, estamos tratando de crear una asociación de jugadores para poder tener una personalidad jurídica que nos permita sentar posición para más adelante en el básquetbol”, comenta el seleccionado nacional.

Si bien ya tienen dos meses entrenando, Antonio López manifiesta que no se atrevería a disputar un campeonato en este momento porque no tienen las garantías del caso, los tendrían que encerrar en una burbuja sanitaria como en la NBA o en la Copa América y no se puede porque algunos basquetbolistas trabajan y estudian.

Posibles Soluciones

En una entrevista para Directv Sports, Mario Ramos, exentrenador de la Selección Peruana, mencionó que es necesario que el IPD, de acuerdo a la normativa de la Ley N°30474, expulse a la FDPB del Registro Nacional del Deporte (RENADE), de tal manera que se permita crear una nueva Federación y así poder afiliarla a la FIBA, además de ser reconocida también en el sistema deportivo nacional.

Manyari, por otro lado, espera que se encuentre una solución que la Federación Peruana de Baloncesto haga cuando las inscripciones de las otras Juntas de Trabajo anteriores a la lista de Edgar Chirinos terminen siendo desestimadas por la SUNARP: “Si bien se han caído algunos grupos de trabajo, cuando lleguen al grupo de Chirinos, este tendrá 90 días de acuerdo a la Ley del deporte para que pueda convocar a elecciones, y en estas deberán votar las ligas hábiles que se encuentren habilitadas en el registro vigente”.

La lista de Chirinos cuenta con respaldo de varios dirigentes del interior del país. Estos, a finales de junio, emitieron un comunicado al IPD comunicando su respaldo a la gestión del actual dirigente, además de expresar su malestar debido a la desafiliación de la Federación a la FIBA.

Varios dirigentes del interior del país emitieron un comunicado respaldando  la gestión de Edgar Chirinos, además de expresar su malestar frente a la desafiliación de la FIBA a la FDPB (Imagen: Facebook Federación Deportiva Peruana de Básquetbol)
Varios dirigentes del interior del país emitieron un comunicado respaldando  la gestión de Edgar Chirinos, además de expresar su malestar frente a la desafiliación de la FIBA a la FDPB (Imagen: Facebook Federación Deportiva Peruana de Básquetbol)

No obstante, tras la desafiliación, Andreas Saklis anunció que la FIBA buscará entablar nuevas conversaciones con los dirigentes relacionados con la Federación Peruana de Básquetbol, el Comité Olímpico Internacional y el Gobierno Nacional peruano para conformar una nueva federación para un rápido retorno de las actividades de los atletas peruanos. Esta propuesta también es considerada por López y otros basquetbolistas nacionales.

Sin embargo, esto no sería posible… al menos en el corto plazo.

NOTA DE EDITOR: El presente artículo fue realizado junto a Diego Sanchez, analista deportivo y conductor del programa “Pelota Dividida”.