“Sierra Burgess is a loser” aparece como la continuación del encanto de Noah Centineo en Netflix, y como el esperado regreso de Shannon Purser; después de su remota aparición  en “Stranger Things” interpretando a Barb, y en “Riverdale” como Ethel Muggs.

Sin embargo, la película no ha cumplido con las expectativas. En vez de ser reconocida como otra típica comedia romántica que añadir a la lista de los recientes éxitos de la plataforma virtual; esta ha sido percibida, por una gran porción del público, como una ofensiva representación de los grupos marginados actuales.

Sierra (Shannon Purser), es una chica de 18 años a quien se le describe como ‘marginada social’ por su físico, y se le señala como lesbiana por su forma de vestir. Asimismo, posee una significativa confianza en sí misma que, poco a poco, el entorno logra destruir. Hasta que, de una manera repentina, empieza a conocer a Jamey (Noah Centineo) mediante mensajes de texto que desencadenaran los sentimientos que construyen la trama del film. El problema radica en que, para lograr todo ello, la protagonista adopta virtualmente la identidad de Verónica, la chica ‘popular’ que se burla de ella en la escuela.

A pesar de no ser un romance tradicional y tener un reparto juvenil llamativo, las críticas han tenido un peso mayor en los espectadores. A tal grado que el sitio web de activistas Care2 ha realizado una petición para retirar la película de la plataforma, ya  que la consideran ofensiva por sus bromas homofóbicas, transfóbicas y hacia personas con  discapacidad auditiva. También, se toma como cotidiano el uso de comentarios machistas, la venganza mediante redes sociales, los besos sin consentimiento y el robo de identidad (“catfishing”).

Pero, ¿Es realmente el guión ofensivo o son solo malentendidos?

Shannon Purser, como respuesta a las críticas, ha brindado una entrevista a Clevver, donde muestra su perspectiva acerca de las decisiones que toma su personaje; y, al mismo tiempo,  hace visible una problemática social actual:

“Creo que es absolutamente justo criticar lo que Sierra hace porque lo que está haciendo está mal. Es interesante ver cómo la gente cree realmente que no debieron perdonarla, que no debió tener una segunda oportunidad. Lo encuentro interesante porque creo que gran parte de la confusión proviene del hecho de que Sierra… quizás se comercialice como una especie de comedia romántica adolescente cuando en realidad toca otros problemas… Creo que hay romance, pero también es una visión sobre la cultura de Internet y la forma como la sociedad presiona a las mujeres jóvenes para competir entre sí y encajar en un ideal

Por otro lado, el modelo y activista Nyle DiMarco, quien también es sordo, ha empleado sus redes sociales no solo para comentar su opinión sobre la película y la inclusión de actores con discapacidad auditiva; sino también para denunciar el trato ofensivo que se le da a las personas con  discapacidad auditiva, en el film:

“Cuando lo supe estaba eufórico. Finalmente, más actores sordos/ representación e inclusión de ASL en películas… Sólo para descubrir que el personaje sordo fue escrito y utilizado para una broma terrible. PD: pretender ser sordo NO está bien“.

(Twitter @NyleDiMarco)

De igual forma, otros usuarios de Twitter han publicado comentarios negativos y con los mismos puntos que se mencionó anteriormente. Sin embargo, también se ha manifestado un sector de la audiencia que forma parte de dichas ‘minorías’ y declara no sentirse ofendida o atacada por el guión de la película. Al contrario, reconocen estos puntos como una representación, que si bien es cruel, se muestra honesta. Lamentablemente, la sociedad convive con prejuicios y bromas sarcásticas que, sin darnos cuenta, atentan contra la identidad de la persona. Tal vez, el público sienta mayor expectativa por la “nueva comedia romántica próxima a estrenar”, sin embargo las películas sirven también para materializar, de alguna forma, los errores y cualidades que poco a poco los jóvenes admiten como cotidianos o usuales.

En mi opinión, Netflix se ha convertido en un medio viable para el crecimiento de proyectos enfocados en los jóvenes, quienes son sus principales consumidores. Últimamente estas propuestas han estado orbitando dentro de la misma categoría (comedia, romance, etc.), sin embargo para evitar el cliché y darle verosimilitud, se le ha otorgado un enfoque especial a la realidad cotidiana. De esta forma, “Sierra Burgess is a loser”, intenta evitar ser una continuación de la fiebre de películas románticas recientes en el año y, en su lugar, busca realizar una toma de conciencia -como mencionó Shannon- acerca de lo dañina que puede llegar a ser la relación actual entre la juventud, las redes sociales y los estereotipos impuestos tanto a la mujer como al hombre.

Pese a ello, el guión no ha tenido la capacidad de concretar sus objetivos primordiales, sino que ha provocado que gran parte del público (sobre todo los representantes de los grupos atacados) se alcen en críticas. No obstante, también ha abierto la puerta a nuevos puntos de reflexión: ¿Si se intercambiaran los roles entre Sierra y Jamey, seguiría siendo una historia catalogada -y comercializada- como romántica o, al contrario, sería reconocida como una narración de abuso?

¿Si la chica hubiera sido la que recibía las llamadas de un desconocido o era besada sin su consentimiento? Sería una película totalmente distinta.

“Sierra Burgess is a loser” muestra la historia de una chica en busca de ser aceptada y querida por ser quien es, aunque en el camino se pueda descarrilar y cometer equivocaciones que configuran una versión egoísta y vengativa de su persona. Aun así, comparto la idea de que la película no tiene el objetivo de ofender sino  el de compartir a los jóvenes la importancia de aceptarse a uno mismo, aunque tengas que ir en contra de lo establecido. Ser quien eres, y poder desmentir los estereotipos de la sociedad.

Es definitivo que el guionista seguirá pagando un alto precio por la ligereza de sus escenas.