Llegamos a nuestra lista final del top 3 de mis mejores series de Thrillers que he visto en este 2019. Y Black Mirror no podía pasar desapercibido, pues, amigos, Bandersnatch es un episodio interactivo que será capaz de volarnos la cabeza en más de una ocasión. ¿Por qué? Bueno, si tomar decisiones por uno mismo es un sistema complejo para nosotros, ¿se imaginan tomar las riendas por otras personas?. Vaya lío, ¿no creen?

Esta historia nos sitúa en un laberinto de locura donde pone en juego nuestra noción de libre albedrío mientras tomamos las decisiones de Stefan por él. A diferencia de las muchas historias que Black Mirror nos ha transmitido durante sus temporadas pasadas, aquellas donde solo nos sentábamos en nuestro sofá para ver cómo la tecnología ha ido repercutiendo en nuestras vidas, en Bandersnatch nos dan el rol de la tecnología dañina que altera la vida de Stefan, ya sea para bien o mal. ¡Miremos el trailer! 

La historia se centra en Stefan Butler, un joven diseñador de videojuegos que intenta adaptar el sistema de elecciones de una novela fantástica en un videojuego. Para ello, contará con el apoyo de Tuckersoft, una empresa emergente de videojuegos que cuenta con Colin Ritman, un genio creador de juegos para ordenadores. Estando allí, se le ofrece a Stefan trabajar en las oficinas de Tuckersoft. El desarrollo, la trama y el desenlace de la historia la decides tú, de cierta forma.

Bandersnatch es un episodio de duración extendida que te obligará a tomar decisiones, siempre binomiales, en específicos momentos del filme. El desarrollo de este juego en streaming llevará a Stefan a cuestionarse sobre su propia realidad, pues al sumergirlo en los caminos del laberintos que nosotros le iremos indicando, él irá perdiendo objetividad. Aquí no existen líneas temporales. Nuestro protagonista luchará contrarreloj para irse perdiendo en un sueño lúcido de mentiras, control y desesperación.

Cuando la pantalla se detenga y una franja negra aparezca en la parte inferior es momento que te pongas manos a la obra, pues es tiempo de elegir una de las dos opciones que se te mostrarán. Si es que no tienes la voluntad necesaria para decidir por nuestro querido Stefan, tranquilo(a), no te culpes. 10 segundos para elegir situaciones de vida y muerte vaya que es complicado. Y aunque tú no hayas optado por una opción durante el tiempo que se te brindó, Netflix lo hará por ti, pues la historia debe continuar, ¿no?

Todo está planteado de tal manera que el espectador lograra involucrarse con la historia tal y como lo hará su protagonista, dejándonos elegir desde cuál será nuestro desayuno de la mañana o a quién deberíamos aniquilar.

Craig Parkinson como Peter Butle

Durante una entrevista, la productora comentó lo siguiente en relación a la función de las decisiones que tomábamos por Stefan:

Hay referencias en el episodio basadas en decisiones que previamente se han tomado. A veces son realmente sutiles y a veces son muy intensas. Por ejemplo, si eliges ignorar a un personaje después esa persona no te ayudará en la historia. O si comes un tipo de cereal, después se mostrarán anuncios de ese cereal en el fondo“.


Como ven, todo tiene un fin porque, amigos, esto es Black Mirror y siempre tendrá moralejas bien retorcidas detrás de cada carta que nos muestra. Si le prestamos la debida atención, nos daremos cuenta de que el filme está invadido por muchos mensajes filosóficos que nos van a hacer pensar o, tal vez, jalarnos de los pelos por no haber optado por un buen desayuno.

Recuerden, Bandersnatch no es un experimento improvisado. La precisión con la que su productor y director han trabajado está muy bien pensada y medida hasta tal punto de catalogarlo obsesivo.

Fionn Whitehead como Stefan.

LOS POSIBLES FINALES DE BANDERSNATCH

De acuerdo a Carla Engelbrecht, la película de Black Mirror puede visualizarse en un promedio de 40 minutos, pero esto solo se determinará en mejor medida en función de las decisiones que cada uno de nosotros tomemos, pues estas determinarán el tiempo que tomará la historia. Podría decirles que de esto va la película: de tomar decisiones y emprender caminos. Pero, ¿qué les parece si vamos un poco más allá? Bandersnatch no solo merece ser elogiado por sus diversos finales y múltiples variables, sino también por los mensajes densos que nos invitan a hospedarnos en un planeta lleno de dudas y cuestiones.

  1. LA PRISIÓN

Esto se origina necesariamente por la muerte del padre, pues, como es evidente, un asesinato es penado en cualquier parte del mundo. Hay varios desenlaces que conducen a Stefan a asesinar a su padre. No importa cuántas veces logres intentar safarte de esta situación, finalmente, te verás forzado, en algún momento, a dictarle a tu siervo que cometa el crimen. Y es que, sin este suceso, la historia no puede seguir continuando.

Por si fuera poco, cuando ya se cumplió tu mandado, te dan a elegir entre descuartizarlo o enterrarlo. Terrorífico, ¿verdad? Pero como el morbo es el pan de cada día, elegir entre ambas opciones no estará para nada mal. Además, da igual qué opción elijas después de haber mandado a asesinar o cuando el jefe decide llamarte justo cuando estás intentando cubrir tu delito. Al fin y al cabo, ya sabes lo que se viene. Con Stefan en prisión, el videojuego Bandersnatch recibe 2,5 estrellas de 5 solo por la trama morbosa que lo engloba. Este último punto no se aleja mucho de la realidad, pues, aunque no te guste mucho la idea como a mí, el morbo vende. Por ello, está en todas partes.

2. ¿NETFLIX O TÚ?

¿Recuerdan esta escena, cuando decidimos revelarle a Stefan que somos nosotros quienes realmente estamos controlando todos sus acciones? Es ahí cuando se genera una gran interrogante para nuestro protagonista: ¿Qué es Netflix? Se le intentará explicar, de cierta manera, pero ello no lo retendrá a ir a ver a su psicóloga y comentarle lo que le está aconteciendo. Ella solo le argumentará que si esto fuera un show de entretenimiento, su vida sería más interesante y estaría cargada de acción. Esto nos llevará a nuestra decisión final que no nos dejará huir de esa escena de acción.

Alice Lowe como Dr. Haynes

La Dr. Haynes se levanta y se prepara para luchar como una verdadera karateka. Es allí donde Black Mirror nos da la rienda de la situación decidiendo si Stefan debe responder al ataque de su contrincante o salir huyendo por la ventana. La última opción no sería tan digno, ¿verdad? Así que tu retorcida mente te obliga a ir por el “Fuck yeah“, originando así una lucha violenta entre la psicóloga y su paciente. Riña que no acaba con un final muy agradable para nuestro protagonista, quien es arrastrado al exterior de la sala de consulta mientras grita con euforia sobre quiénes somos Netflix.

Si ver este final no les dejó un sinsabor, Black Mirror y nuestro guionista Charlie Brooker habrán fallado. No les estoy hablando de esa pregunta banal si ese final es digno o no, sino de la interrogante que deja y del verdadero juego que deja la historia en sí: ¿nosotros somos marionetas de otros al igual que Stefan es nuestro títere? ¡A cuestionarse!

3. EN PLENO RODAJE

Si tu respuesta frente a la pregunta de si queríamos ver acción entre la psicóloga y Stefan fue que él saliera huyendo por la ventana, debes recordar muy bien este final: cuando alguien grita “¡Corte!”. Así, Stefan deja de ser nuestro títere y pasa a ser un actor perdido de Black Mirror. Mecanismo muy viejo y usado por esta serie donde nos hace ver en la mayoría de sus finales que todo lo que nos dijeron era una vil mentira, pero que podría aproximarse a nuestro futuro si es que no comenzamos a ser más conscientes de nuestros propios actos. ¡Un final muy predecible! A pesar de ello, fue de los más locos que me regaló Black Mirror. Al ser una audiovisual de corazón y ver el detrás de cámara del elenco de producción, mis hormonas dispararon hacia el cielo, pero… solo por unos segundos.

4. VOLVIENDO AL PASADO

Freur Keith como la mamá de Stefan

Este es un final muy melancólico, pues Black Mirror nos pone la difícil decisión de elegir si nuestro pequeño Stefan debería ir con su madre a tomar el tren de las 8:45 o no. Es justo ahí donde se te quiebra el corazón porque sabes perfectamente cuál podría ser el final de la trama si decides que él vaya con ella y el señor conejo de trapo a tomar ese tren. A pesar de que él consigue recuperar su juguete y no retrasar a su madre para que tomen el tren de la tragedia, no logra evitar su muerte. Después de optar por el “sí”, la escena retoma al presente con un Stefan adulto, aquel que conocimos durante toda la historia, que fallece frente a su psicóloga.

En lo personal, creo que este es un final un poco más memorable y digno para Stefan pues es mejor que muera con uno de sus seres queridos a que siga en casa intentando resolver la historia de un videojuego que solo lo llevará a su perdición y que siga conviviendo con alguien a quien ni si quiera puede soportar.

Aquí el punto fuerte es la palabra “Toy”, aquel vocablo que es la contraseña de la caja fuerte de su padre y aquel que le costó la vida, indirectamente, a la madre de Stefan. ¿Y a qué se refiere exactamente? Al conejo de trapo con el que andaba y estimaba mucho nuestro protagonista. Este hará que Stefan viaje al pasado para que recuerde a su yo de 5 años que detuvo a su madre para que tome el tren de las 8:45 am. Horario de muy mala suerte.

Finalmente, lo que podríamos agregar sería el hecho de que, si bien el conejo de trapo fue un punto fuerte que marcó la relación inestable que mantenía Stefan y su padre, también cumplió el rol de homicidio. Durante toda la trama, el guionista nos repite una y otra vez este sentimiento de rencor que nuestro protagonista guarda hacia su padre. Y es que en el subconsciente de Stefan, el culpable de la muerte de su madre es su padre por haber escondido su juguete. Razón por la cual cada vez que el señor Butler se presentaba frente a su hijo siempre nos salían opciones de golpearlo, gritarle o matarlo. Sé que cuesta demasiado entender que la terapia del perdón es, a veces, lo que nos termina curando, pero si queremos salir librados de todo mal es necesario planteárnolos.

5. YENDO AL FUTURO

¿Recuerdan la caja de seguridad donde se esconde el conejo de trapo de Stefan? Pues allí nos dan la opción de teclear entre PAX y PAC. Al teclear la primera opción, en vez de llevarnos a los otros finales alternativos ya mencionados, acabamos viajando hacia el futuro para que la historia vuelva a repetirse. ¡Vaya que estamos condenado a ello! Ahora nos encontramos en el mundo contemporáneo con la versión adulta de Pearl, la hija de Colín, quien decide crear una versión mejorada del juego de Stefan.

Laura Evelyn como Pearl Ritman

Al descubrirse que Stefan era el asesino de su padre, el juego fue retirado de las tiendas. Por ello, Pearl, al haber quedado fascinada con la historia ,se plantea volver a poner el videojuego en la boca de todos. Durante su proceso, Black Mirror nos vuelve a decir: este es su nuevo títere, decide por ella entre derramar té en su ordenador o destruirlo directamente, final que nos hace pensar que el director de Bandersnatch no nos quiere regalar un final feliz sino que nos obliga a ver fracasar una y otra vez al diseñador(a) de este juego de ordenador. No culpemos al guionista, al fin y al cabo, la realidad también apesta. No todo debe ser color de rosa.

6. LA MEDICACIÓN

En una de las sesiones que tiene Stefan con la Dr. Haynes, ella le receta unas pastillas para la mejora de su salud mental. Allí es donde, en la parte inferior de nuestra pantalla, aparecen las opciones de qué deberíamos hacer con las pastillas: si tirarlas por el retrete o simplemente consumirlas. Si optamos por lo segundo, viajamos directamente a las fiestas navideñas, donde nos revelan que el juego de Stefan ha sido lanzado al mercado con una puntuación de 2,5/5. Un final nada prometedor y que, de cierta forma, termina sodomizando a nuestro protagonista para que trabaje de forma automática en un proyecto en el que al inicio le ponía toda su pasión y preocupación.

7. EL SALTO

Después de la larga charla que Colín le da a Stefan sobre el libre albedrío mediante su estado alucinógeno, decide explicarle a su compañero la teoría de las múltiples realidades. Acción que terminará en una situación muy comprometedora, pues Colín para demostrarle a Stefan que todo lo que le ha venido explicando tiene fundamento, nos da elegir entre quién debe saltar de su balcón: él o Stefan. Si optamos por nuestro protagonista, queda claro que lo mandamos directamente al otro mundo. Su videojuego se logra desarrollar sin él y logra obtener una muy baja puntuación.

Lo importante de este final no es en sí cómo acaba, sino el mensaje explícito que nos deja Colín en su discurso entre el poder gubernamental y el videojuego Pacman:

“Lo que hacemos en una ruta afecta a lo que hacemos en las demás. El tiempo es una construcción. La gente cree que no puedes volver a cambiar las cosas, pero sí puedes. Esos son los flashbacks. Son invitaciones para volver atrás y tomar una decisión diferente. Cuando tomas una decisión crees que eres tú el que la toma, pero no es así. Es el espíritu que está conectado con nuestro mundo el que decide lo que hacemos. Nosotros solo tenemos que subirnos al carro. El gobierno nos monitoriza. Paga a gente para que se haga pasar por tu familia, echa droga a tu comida y te graba. Hay mensajes en todos los juegos. Como en PACMAN. ¿Sabes qué significa PAC? PAC: Programación y Control (Program And Control). Es el hombre que programa y controla. Todo es una metáfora. El Pacman cree que tiene voluntad propia pero está atrapado en un laberinto, en un sistema. Lo único que puede hacer es comer (consumir). Le persiguen demonios que probablemente sólo existen en su mente, e incluso si consigue escapar por un lado del laberinto, ¿qué pasa? Que vuelve al otro lado. La gente piensa que es un juego alegre, pero no lo es. Es una puta pesadilla de mundo y lo peor es que es real y vivimos en él”.

Will Poulter como Colín Ritman

Aunque los grandes poderes de nuestra sociedad nos intenten lavar la cabeza diciéndonos que todo este discurso de Colín es una cruel mentira, muy en el fondo de nosotros sabemos que no somos libres del todo, pues tenemos límites y reglas que nos rigen para llevar una vida “sin problemas”. Nótese la ironía. Black Mirror nos hace ver esta situación de una manera muy cruda y entretenida. Si bien podemos elegir si deseamos enterrar al padre o descuartizarlo, no podemos evitar no matarlo, lo mismo sucede entre la opción de si derramar el té en el ordenador o destrozarlo directamente. No podemos evitar que la tragedia se asome y abrace a Stefan. Y es aquí donde se plantea la teoría del determinismo, es decir, que todas las acciones que tomemos o pensemos están predeterminadas, dejando así el libre albedrío en el olvido.

8. EL PRIMER FINAL

Asim Chaudhry como Mohan Thakur

¿Te gustan los finales repentinos y cortos? Pues bien, este será tu favorito. Cuando decidimos que Stefan trabaje dentro de la empresa de Tuckersoft, el desenlace se adelanta con un cero de calificación por parte de un crítico para el videojuego. No contento con el resultado, Stefan opta por intentarlo nuevamente, originando así que regresemos al pasado para poder clickear la alternativa correcta.

Nosotros elegimos, pero Black Mirror nos dirige

Diversas fuentes aseguran que Bandersnacht cuenta con unas 170 páginas con cerca de dos horas y media de duración. Hay varios finales y muchos caminos previstos que no dejan de ser limitados y que, además, no cuentan con un libre albedrío. Elija lo que elijas, el final siempre está decidido y escrito por alguien con mucho más poder que nosotros. Y es que el fin del filme es unir su trama a la reflexión con todo lo que ya hemos descrito anteriormente: el destino predeterminado, la limitación de la libertad y el valor de nuestras elecciones. Tal y como lo menciona Colín Ritman: Lo importante no es el final de la ruta en la que estás, 
sino cómo afecta eso al conjunto.

Tanto el guionista como el director han trabajado esta película de tal manera que nos hacen pensar que nosotros tenemos el control, pero en realidad solo nos brindan un falso control de la situación. Ello no está mal, hasta cierta medida. Es mas, es normal que suceda, porque ellos intentan contar una historia para que nos haga llegar su gran mensaje. No digo que no logren meternos en el papel que nos dan. Incluso es divertido avanzar y ver los variados finales, pero el desequilibrio de poderes que se presentan en las elecciones es muy evidente y desproporcional, que al final te deja con un sinsabor. A pesar de ello, no nos quedemos con esta incomodidad, sino con la siguiente pregunta: ¿realmente somos libres cuando tomamos “x” decisiones?

En conclusión, Bandersnatch funciona como toda una revolución que marca el camino a una interactividad algo compleja y muy macabra. La intención de Brooker siempre ha sido hacernos sentir incómodos con el avance de la tecnología. Siempre nos ha mostrado historias perturbadoras y ahora nos hace cómplices de ella, pues no solo logramos ser espectadores. Ahora nuestras acciones son las que tienen consecuencia y estamos obligados a verla.

¡Hasta la próxima crónica!

Agradecimientos especiales a Nataly Miranda, alías Rataly, por cooperar en esta crónica.