“But it is the nature of stars to cross, and never was Shakespeare more wrong than when he has Cassius note, ‘The fault, dear Brutus, is not in our stars / But in ourselves.”

“Pero es la naturaleza de las estrellas el cruzarse, y nunca estuvo Shakespeare más equivocado que cuando hace a Casio notar que, ‘La culpa, querido Bruto, no está en nuestras estrellas / Sino en nosotros mismos.’ “

John Green

Hace algunos meses, navegaba por Internet cuando empecé a descubrir una serie de citas de un libro titulado “The Fault in Our Stars”, escrito por John Green. En un principio no me llamaba tanto la atención, solo me parecían buenas frases. Sin embargo, luego me picó la curiosidad y me bajé el PDF apenas lo pude encontrar. La trama no es muy compleja pero es una historia extremadamente trágica. El libro básicamente nos narra la historia de una joven que se enamora de un chico al que conoce en un grupo de apoyo para personas con cáncer. Es un romance poco convencional, marcado por la enfermedad que amenaza con llevarse a Hazel, la protagonista,  pero que toma un giro inesperado hacia el final del libro.

Yo terminé el libro bastante emocionada con la historia. Debo admitir que me conmoví mucho y me agradaron los agudos diálogos que cuestionan un poco más allá de la típica historia de amor adolescente. Sentí que el contexto del cáncer proveía a los personajes con un nivel distinto de madurez, donde las trivialidades de la vida se veían disminuidas por reflexiones sobre la muerte, el dolor, el amor, etc. Además, el libro cuenta con una serie de frases realmente bonitas, muchas de las cuales se han perdido con la traducción. Si alguien piensa leerlo, que sea en inglés, de verdad.

Luego de unos meses, se anunció que el libro sería adaptado al cine. Vi el trailer y me pareció acertada la elección de actores para los protagonistas y la adaptación prometía ser bastante fiel a la historia original, pues el director se encontraba muy involucrado en la producción de la película. Me emocioné mucho y esperé el estreno de la película. Incluso, se reveló el soundtrack con algunos días de anticipación y cuenta con la participación de artistas exitosos del momento como Ed Sheeran, Birdy y Likke Li.

La expectativa era grande y cuando pensé que solo yo estaba tan entusiasmada con el libro, había miles de chicas esperando por ver la historia de Gus y Hazel. La película prometía ser un rotundo éxito de taquilla. El estreno coincidió con la semana previa a los finales y no pensé que iría a verla hasta después que estos hubiesen terminado. Sin embargo, el domingo previo a los exámenes, afortunadamente me rescataron de entre los libros y decidí escaparme unas cuantas horas esa noche para ver la película.

En general, el argumento del libro es respetado casi al 100%. Se nota que el autor estuvo muy involucrado. No lloré, no me emocioné hasta las lágrimas como pensé que lo haría. No sé si soy muy dura o en verdad no me llegó a tocar tanto. La película es bonita, para qué; sin embargo, le falta algo. Buena parte de la profundidad presente en el libro se pierde al mirar esta historia en la pantalla. Incluso cuando hay diálogos idénticos a los del libro –y aquí debo pedirle disculpas a la persona que me acompañó por torturarlo toda la película con las frases que me aprendí de memoria-, estos no tienen el mismo sentido, dejan un detalle al aire.

Sentí que quedaron un par de cabos sueltos. Para empezar, creo que nadie que mira la película termina de entender el título porque no tiene nada que ver con el título original. La cita al principio de este artículo hace referencia a ”la culpa de nuestras estrellas” en un famoso verso de Julio César, una de las obras de corte histórico de Shakespeare. Las estrellas hacen referencia a la suerte, el destino. En este caso, los destinos de Hazel y Gus tienen un cruce en la desgracia que hace que cualquiera intuya desde la primera página del libro o el inicio de la película que todo va a terminar mal.

Por el lado técnico, no hay nada nuevo. No hay ningún detalle en la producción que haya resaltado. Está bien hecha pero no es una película extraordinaria. El soundtrack sí es muy bueno, pero más allá no pasa nada. Los planos, el color, la forma de narrar; siento que sí se pudo hacer algo un poco mejor con la historia aunque tampoco digo que sea un desastre. Está buena para pasar el rato, y para quien solo busca una historia conmovedora y entretenida, encontrarán lo que están buscando. De hecho, los que no han leído el libro y no conocen la trama bien, pueden sorprenderse y disfrutar, llegar incluso a las lágrimas con los giros realmente inesperados. Sin embargo, los que ya conocen la historia, pueden aventurarse a ver si cumple con sus expectativas. Saquen sus propias conclusiones.