No todos los meses del año son iguales, en especial para nosotras, las mujeres.
En algunos, sufrimos de cólicos; en otros, tenemos antojos o queremos estar solas, mirar una película y andar en pijama.

A veces, cuando nuestras plegarias son escuchadas, existen meses en los que pareciera que nada está pasando ahí abajo.

¿Tú qué opinas? Ya no es tabú tocar este tema. Ya que paso un momento algo difícil por la llegada del periodo menstrual, les traigo unos sencillos consejos para lograr estar tranquilas estos 4-6 días sin estresarnos ni frustrarnos.

 

1) Agua es vida.

Es necesario tomar abundante agua antes, durante y después del periodo. El agua ayuda a limpiar nuestro organismo y mantenerlo libre de toxinas que nos pueden producir cólicos insoportables.

¿Eres de las que el agua no les entra ni aunque quieran? Llena una botella de agua y corta rodajas de tus frutas favoritas: fresas, limón, naranja, etc. No es necesario que agregues azúcar o algún edulcorante; las frutas soltarán su sabor y además, tu botella se verá grandiosa.

Durante el periodo, y si los cólicos ya son inevitables, consume orégano. Este ayudará a desinflamar y aliviar esos dolores. Si no sueles ponerte paños tibios en el vientre, este consejo es para ti.

Olvídate por un momento de las pastillas que, a la larga, no son tan beneficiosas. Opta por métodos naturales para combatir ese dolor.

 

2) Intenta hacer deporte.

Complicado e incómodo, las entiendo. Pero estar en movimiento ayuda a estirar los músculos del vientre lo cual hará que los cólicos desaparezcan como por arte de magia.

No necesitas hacer una rutina larga; con que salgas a caminar, te estires, o hasta bailes bastará para soltar las tensiones que se producen y te librarás de los cólicos.

 

3) ¿Manchas?

Manchar la ropa interior no es sorpresa para ninguna chica. No hay de qué avergonzarse, tener el periodo menstrual es natural y no siempre seremos capaces de controlarlo.

Especialmente para los primeros días, los cuales suelen ser los más difíciles, te recomiendo utilizar las toallas que algunas marcas producen especialmente para ser usadas en la noche; son más grandes y te sentirás más segura.

Otra opción muy buena es utilizar dos toallas, con esto te aseguras de que nada malo pasará si estás mucho tiempo sentada (es recomendable sentarnos en lugares acolchados como muebles para evitar la presión).

Intentar dormir de costado es una alternativa para que tu cama no sufra daños. Sé que no a todas las parece una posición genial pero verán que una vez que se acostumbran lo disfrutarán así como evitarán ver algún “desastre”.

 

4) Comida para esos días.

Es importante llevar una alimentación saludable. La comida chatarra, aunque la disfrutemos en su momento, nos pasará factura cuando nos toque el periodo Por eso, ponte un objetivo; solo date ese gustito una vez al mes, me refiero a lo que comemos en restaurantes como KFC o McDonalds. En nuestro hogar podemos tener un control de lo que comemos.

Sin embargo, cada cuerpo es diferente, y algunas mujeres son felices embutiéndose chocolate o helados. Si no sufras de estos dolores  por comer comida chatarra, este consejo sirve también como una forma de bajar de peso.

 

5) Hinchazón.

Es inevitable sentirnos hinchadas en esos días pues nuestras hormonas están en todo su apogeo. Un consejo sencillo y que te resultará barato es tomar agua con gas. Puedes acompañar cada comida del día con esto y verás cómo ayudas a tu cuerpo a digerir de manera más rápida y no se produzca esa hinchazón en tu vientre. Así podrás comer tranquila y sin culpas.

 

¿Qué les parece? Consejos sencillos que nos salvarán de cualquier dolor y harán que nuestros esos días difíciles ya no lo sean tanto.