A algunos les duele un poco al principio, pero luego sufren. Otros, al revés. O también la que inicialmente duele pero luego les gusta. Hablo de la separación temporal (en qué habrán pensado). Hola, estamos juntos de nuevo este lunes. Espero que hayan tenido una semana buena y un lunes no tan infernal. Justamente para cerrar este día, hice este poema sobre un problema que seguramente muchos han soportado. Estar separado o separada de esa persona es feo; y más aún si es por mucho tiempo porque uno sufre el doble. Este poema lo escribí más que todo por una amiga que esta pasando por esto ahora mismo; sí, mientras ustedes leen esto, MYAS (mi amiga con identidad reservada) sufre. Pero no hay que sentirse mal, sé que pronto se solucionará. Sin más rodeos, he aquí el poema del lunes.


 

Espero tu mensaje

 

Hace 6 día que no sé nada de él, maldición.

Espero que me mande un mensaje.

Si continuo así, la impaciencia será mi perdición.

Esperar y esperar en este pasaje.

 

Tan estrecha y fría es esta calle

¿ Espero a que ella me hable o yo comienzo?

Estúpido orgullo, evitaré que mi silencio estalle.

Está dicho: esta conversación yo no la empiezo.

 

Sentada en esta pequeña silla,

esperando a que este chico me hable,

me divirtiendo con esta pequeña bola de arcilla.

Intentando moldear nuestro amor tan afable.

 

No me quiero perder en este lugar, eso no es correcto.

Esta neblina no me ayuda para verla a lo lejos.

¿Dónde estará esta chica en este momento?

Ojalá que recordando nuestros reflejos.

 

¡Al demonio con el orgullo, lo llamo!

Parece que él no es lo suficientemente valiente para hablar.

Lo saludo con cariño para que vea que lo amo,

pero no responde. Oh, no. Creo que la acabo de liar.


Sí, el poema es largo pero eso no es todo. Pronto podrán leer la segunda parte de esta historia. Finalizo este mensaje con un verso que me dejó MYAS.

“Aunque tardes miles de amaneceres, tendrás en mí un amor que no caduca”

Gracias.