Esta es una sección de opinión, el contenido de los artículos es propiedad de los autores individuales. Letras al Mango no se responsabiliza por las opiniones o comentarios expresados aquí.

Durante los últimos días, la FEPUC difundió un comunicado acerca de una encuesta sobre el uso de comedores en la universidad, realizada durante la última semana de junio y la primera de julio del presente año. Esta encuesta sería parte de un estudio en conjunto con la DAES (Dirección de Asuntos Estudiantiles) para conocer la percepción de los estudiantes  sobre la calidad de los servicios brindados en los comedores, sus preferencias y buscar mejoras a los problemas que se reconozcan. Se dice además, que al finalizar el proceso, los resultados serán públicos y  servirán como base para llevar información  que permita fortalecer las propuestas de la Federación frente a las autoridades.

Dicha encuesta contiene 12 preguntas, muchas de ellas bastante subjetivas, sesgadas y con información falsa; y cuyas respuestas y resultados podrían servir para justificar un alza de precios en el plato básico, económico y menú. Por ejemplo, en la pregunta número 4, se señala que la universidad subvenciona los platos básico, económico, menú y vegetariano; sin embargo, tal subvención no existe y no se da a ningún plato ofrecido en los comedores, incluso, es sabido que son los concesionarios quienes tienen que pagar un monto a la universidad. Miembros anteriores de la REA que pertenecieron a la Comisión de Servicios de Alimentación (CDSA) pueden corroborar esta información.

a

Siguiendo con la encuesta, en la pregunta número 5, se vuelve a mencionar que los platos son subvencionados y además se pregunta por la valoración del alumno por cada plato. Sin embargo, en ninguna de las opciones presentadas se encuentran los precios actuales de dichos platos, la pregunta está diseñada para que se marque que estamos dispuestos a pagar “de S/. 2.50 – S/. 5.00” por un Básico (y no S/. 3.60, su precio actual) . Con ello, si el precio sube dentro de ese margen, tanto la universidad como los concesionarios podrán decir que los estudiantes estuvimos de acuerdo y hay una encuesta que lo comprueba, todo esto avalado por la Fepuc.

b

 

Más explícita y evidente, además de sesgada y subjetiva,  es la pregunta número 6, cuyas respuestas también podrían ser utilizadas para justificar el alza de precios del plato básico, menú, económico y vegetariano.

c

Sorprende que la Fepuc, que se supone debe defender los intereses de los estudiantes, avale una encuesta con información falsa (mintiendo a los alumnos) y preguntas sesgadas.  Durante la campaña pasada, una de las propuestas de la lista de Coherencia Universitaria (actual MD Fepuc) fue fiscalizar los precios de las cafeterías y comedores; sin embargo, con esta encuesta, que parece hecha por las concesionarias, están regalando razones a las autoridades y a estas empresas para que nos aumenten los precios. ¿Ingenuidad o poco interés en la defensa de los precios de los platos ofrecidos en los comedores? Cualquiera que sea el motivo, la Fepuc debería buscar anular y descartar ya los resultados de esta encuesta. Si es que en un corto o mediano plazo, las autoridades de la universidad y las concesionarias deciden aumentar los precios del básico, basándose en los resultados de esta encuesta, los responsables políticos serán quienes dijeron defender a los estudiantes en campaña y estar en contra de los aumentos de precios en las cafeterías y comedores, pero que en la práctica, se prestaron para crear argumentos a favor de las concesionarias y permitir un alza.

Es importante estar atentos no solo a las acciones de las concesionarias y a la calidad del servicio que brindan, sino también a lo que nuestros representantes estudiantiles vienen realizando. Si queremos una mejor universidad, debemos exigir ser bien representados por quienes elegimos, y también información y cuentas claras, es finalmente nuestro derecho.

Luis Villazón Sánchez

 Miembro de Izquierda Universitaria.