“entre mis emociones favoritas están ‘calma breve
en un clima agradable’ y ‘soy la única persona con vida’
sin consuelo constante me siento horriblemente solo y demente
he sobrepasado la carencia de sentido, he ido mucho más lejos
hacia algo positivo, alentador y potencialmente superventas
he canalizado la mayor parte de mi odio hacia la creación y el continuo ‘rostro enfurecido’
he cogido una taza mediana de café
y la he empleado al modo tradicional
porque soy convencional en todas las situaciones, ahora vengo”

Lo que acabas de leer es un poema de Tao Lin, considerado por el medio literario como el mayor representante de la Alt Lit. ¿La Alt Lit? ¿Pero qué me estás contando?

La Alt Lit es un movimiento que ha surgido en los últimos años en pleno auge del internet y las redes sociales.  Jóvenes de 20 años con vidas desordenadas, absortos ante las nuevas responsabilidades y deberes de la vida que les depara el sistema, se revelan y emprenden un llamado de auxilio que viene en formato digital. Para que todos lo lean.

Minúsculas activadas, textos de carácter fragmentarios, uso de expresiones propias del argot virtual y una búsqueda de la belleza en la superficialidad alimentados por la lectura de clásicos y contemporáneos, los textos de los denominados Alt Lit –también llamados “New Sincerity” o “Nuevo Modernismo”– han poblado las redes sociales tales como Tumblr, Twitter y Facebook, embriagándonos con sus temas sobre drogas, alcohol y sexo.

Hay mucha controversia en torno a la Alt Lit. Mientras algunos alaban la producción literaria de estos escritores, sus detractores opinan que carecen de profundidad, nadan en un existencialismo constante y que no respetan las normas canónicas de los textos.

Acompañando a Tao Lin, se encuentran Noah Cicero, Megan Boyle, entre otros jóvenes que destacan por su capacidad de autogestión y su desenfado consecuente a las políticas de tiempos consumistas y pasajeros. Destacan como publicaciones la pionera Alt Lit Gossip, Html Giant, Up Literature y bear parade, esta última gestionada por los padres norteamericanos de movimiento Alt Lit.

Llámalo basura, ámalo como nunca, los Alt Lit están dando que hablar. Y los latinoamericanos no se quedan atrás, consolidando el movimiento. Augusto Sonrics, por ejemplo, ha sido quien más repercusión ha obtenido tanto en los medios sociales como en el ámbito literario (Depresión decente y Valeria Luiselli entre los más destacado de su obra).

Todavía quedan muchas interrogantes por responder: ¿De qué manera entender su obra? ¿Qué repercusiones trae esto al ambiente literario? ¿Es este un movimiento que cambiará nuestra forma de entender la literatura? 

lit is not dead.