Esta es una sección de opinión, el contenido de los artículos es propiedad de los autores individuales. Letras al Mango no se responsabiliza por las opiniones o comentarios expresados aquí.

La semana pasada presenté un conjunto de cuadros basados en la información pública que posee la Junta de Fiscales en su blog (http://goo.gl/ljYfsQ). Es indispensable, para comprender y debatir este presente artículo, ver el texto de hace siete días (http://goo.gl/7vSFOZ). En base a esta información, se anunció que se haría un análisis y un conjunto de conclusiones para diagnosticar la realidad de la política-universitaria en Nuestra-PUCP. El fin de esta radiografía es, principalmente, mostrar que existen, en el corto espacio, actores que han fracasado y otros que, al parecer, no estamos logrando lo suficiente para revitalizar la representación estudiantil. Es decir, se busca romper la burbuja idílica que algunos políticos universitarios tienen en sus mentes.

  1. Se afirma, de manera irrefutable, que ha existido un aumento constante en la cantidad de alumnos-ciudadanos. Sin embargo, no puede afirmarse que haya existido un mismo aumento constante en cuanto al contacto de los representantes con sus representados. I) Puede observarse que, para empezar, de las diez Mesas Directivas, este año hubo dos facultades sin listas postulantes; en el año 2012, una; y, en el 2011, también dos. Esto se repitió, de una manera escandalosa, en la Facultad de Educación donde, desde hace tres años, se repite la misma MD. Esto es un síntoma de un alejamiento que no se resuelve y que no se debate. II) Puede observarse que ninguna lista ganadora a la MD de la Federación de Estudiantes (Fepuc), representa a más de una persona en un conjunto de diez. Por ejemplo, este año, la lista ganadora posee solo la confianza de decir que representa a un 9.7% del 100%; es decir, menos de una persona. Esta victoria fue, como se desprende, finita. Quizá, debería ser más una tristeza.
  2. Se puede denunciar la falta de democracia en nuestra universidad. La democracia implica – en su definición liberal, que es en la cual vivimos – que exista  competencia en elecciones. Sin embargo, es importante no generalizar, puesto que de la competencia puede nacer la concertación. Es decir, existen, pues, agrupaciones con ideologías o planteamientos diferentes que compiten, pero que, ante una coyuntura determinada, pueden concertar una lista única que demostraría un gesto democrático. De aquí, podría afirmarse que la existencia de agrupaciones es vital. En muchas facultades no existen estas agrupaciones – lo cual demuestra debilidad democrática –. En estas facultades y en las otras con agrupaciones, aun existiendo estas, solo se postula una lista cada año. Un caso también escandaloso es cómo en la Facultad de Ciencias Sociales existe una total lejanía de la política. En esta facultad existe presencia de agrupaciones – líderes de agrupaciones están en esta facultad – y, aun así, en tres años consecutivos solo ha postulado una lista para el cargo gremial.
  3. A más listas, más cantidad de votos. Esta parece ser una constante en todos los cuadros donde se puede apreciar variaciones en la cantidad de listas postulantes a una MD. Para las elecciones a la MD de Ciencias Contables y de Derecho hay evidencias claras. En el primer caso, en el 2011 y en el 2012, con una lista cada año, no se logró llegar a 30% de votantes del total de alumnos-ciudadanos; en el 2013, con dos listas – véase la cualidad de la competencia en una democracia como la nuestra – se logró llegar a la increíble cifra de 63% del total de votantes. En el caso de Derecho, en los años 2011, con dos listas, se logró un 32% de votos; en 2012, con una sola lista en “competencia”, se llegó a 19%; y en el 2013, con dos listas, aumentó en nueve puntos porcentuales la cifra del año anterior, se llegó a un 28%. El caso de Letras es muy interesante y particular. Esto porque aplicando la teoría de “más listas, más votos” la preocupación por Letras aún sería mayor, puesto que – si, en el año 2011, con tres listas, votaron 1266 alumnos-ciudadanos; en 2012, en cuatro listas, votaron 1233; y, en 2013, con tres listas nuevamente, votaron 1049 – podría señalarse que si en 2012 solo postulaban las mismas agrupaciones de cada año (UNES, Coherencia e IU), el número de votos habría sido parecido al de este año 2013. Finalmente para este punto, creo importante señalar que, quizá, la derrota más importante de la MD CF Letras 2013 de Coherencia ha sido la cantidad de votos en estas últimas elecciones. Uno de los puntos centrales de la campaña del año pasado en Letras fue cómo llegar al alumno-ciudadano desde el CF y cómo levantar la mala imagen de la política-universitaria. Esto no se ha cumplido, por el contrario se ha fracasado – un dato interesante es ver cómo en Ciencias hay una realidad contraria totalmente al déficit de votantes de Letras, que se supone es la facultad más política del campus –. Habría, también, que señalar que esto no solo es un fracaso de Coherencia Universitaria, sino de todas las ya confirmadas agrupaciones electorales de nuestro campus, las cuales tienen su campo de concentración en dicha facultad.
  4. La información al alumno-ciudadano es mínima. Cuando se publicó el artículo de la semana pasada con los cuadros, dos integrantes de agrupaciones electorales diferentes me dijeron, en son de crítica, si no me había puesto a pensar en el factor “a la gente no le interesa votar”. Esto me lo dijeron para justificar ínfima cantidad de alumnos-ciudadanos ejerciendo su derecho a sufragar. Es decir, desde su perspectiva se señalaba que los culpables de que la gente no vote, era la gente, mas no las organizaciones que se postulan a cargos y que ganan currículum en esos cargos. Las agrupaciones políticas deben, aunque suene redundante, hacer política. Esto puede sonar obvio, pero, al parecer, ya no solo se ha reducido la política al margen electoral, sino que, además, las agrupaciones están delegando sus deberes y obligaciones a sus supuestos representados. Con este preámbulo, señalaría que muchos alumnos-ciudadanos en Nuestra-PUCP no tienen idea, literalmente, qué es el gremio y qué hace por ellos (nosotros). Con esta afirmación, la última conclusión me lleva a creer que no existe información cercana sobre el gremio y su trabajo y gobierno para el alumnado. Recordemos que muchas victorias son no al debate ni a la información, sino al amiguismo. Lastimosamente, debe cerrarse esta conclusión induciendo (diferénciese de “deduciendo”) que NO EXISTE  interés de las agrupaciones electorales (que espero no lleguen a obligarnos a llamarles electoreras) por informar al alumnado. Eso se podría desprender de las cifras y podría concretizarse con hechos con actos recientes de gobierno de la actual MD Fepuc 2013.

Estas son solo algunas de todas las conclusiones que podrían realizarse en base a la información recopilada. Cada uno podrías sacar diversas conclusiones que fundamentarían aún más la realidad triste y elitista de nuestra Lucha político-universitaria, la cual, creo, aún está a la espera de una generación que confíe, que piense y que actúe por una agrupación política que represente y que no juegue a la “victoria democrática”.