Bueno, los que me conocen saben que no puedo vivir sin controversia. Hace unos días estaba en Twitter y caí en cuenta que la banda de mi cuñado Ricardo, Dolores Delirio,  estaba concursando en el programa ‘’La Banda’’.  Que sea mi cuñado no influye en absolutamente en nada en mis opiniones, bien sabe que no amo su material y diferimos demasiado en estilos, aunque haya un par de canciones suyas que me agradan. La gente empezó a decir: “Mejor que se presente Libido, ¿no?”, “¡Qué desubicados!” y otras cosas, entre ellas, ser unos sellouts. Lo primero que pensé fue: ¿alguien me explica la falta de criterio porque no la veo? O, ¿existe una opinión generalizada sobre lo que tiene que hacer un músico para vivir siendo músico?

Quiero ser realista: en el circuito de rock peruano las bandas buenas son escasas, y muchas de ellas ya se disolvieron o son antiguas, algunas sobreviven a duras penas. Muchas de esas bandas se autogestionan y, como suele ocurrir con la autogestión, no saben nada sobre gestionar. Una banda de personas que desean vivir como músicos viven no solo de tocar, sino de vender su música, lo que coloquialmente llamamos “marketearse”. ¿Está distorsionando esta o cualquier otra banda antigua el fin de si misma asistiendo al programa? Claramente no. ¿El programa fue diseñado para bandas nuevas? Eso no dice el reglamento. ¿Le están quitando espacio a otra banda? Les explico, en estos programas y en el mercado musical deberías poder sobrevivir si eres bueno o novedoso, sea la banda nueva, vieja, del género que sea- Si hubiese una banda “X” nueva que pudiera hacerle el pare -como si la hay dentro del programa-, entonces se ve en la eliminación o en la admisión. Esto es el ejemplo de una banda que vio una oportunidad de marketearse y la tomó, encontró una forma de innovar y aprender y la tomó. Muchos críticos suelen hablar mucho de reinventarse, me parece que este es el caso.

A Libido, Amén y todos los que quieran presentarse, nadie se los impide. El argumento de ‘’no lo necesito’’ significa que han logrado autogestionarse, pero existen bandas con trayectoria que no tienen tanta suerte. ¿No es bueno que le suban el nivel a las cosas con este tipo de presentaciones?  Sobre ser un vendido, o comercialmente llamado ‘’sellout’’, la esencia de las bandas en presentarse en espacios así no se pierde, cumplir con el cuento de hipster no hace a una banda exitosa. Si la banda hubiera firmado con alguna empresa discográfica grande que les hiciera todo el marketing, nadie estaría diciéndoles “vendidos”, a pesar de que hubiera terminado en lo mismo. En este programa -hasta donde yo recuerdo- se trata de competir en condición de iguales: nada influye en nada, no hay dinero que pese -las especulaciones no prueban nada-, no hay pero que valga. El músico tiene que recursearse como puede en un ambiente hostil y a buena hora que es una banda que tiene un buen nivel. Su presencia puede ser positiva, enseñándoles con su experiencia a las demás bandas del concurso. Solo creo que, antes de criticar, uno tiene que ponerse en el lugar del músico. Volver a empezar de abajo no es rebajarse -debe ser duro para el que lo hace- y es una muestra de humildad. Una movida política también puede ser, pero ante situaciones duras hay que saber usar el ingenio.

Tratando de alegrarnos la noche, los dejaré con mi tema favorito de los controvertidos que hicieron tendencia en Twitter el día de la presentación y las respectivas presentaciones, Aprendizaje. Es mi tema favorito porque es una canción de beat preciso y coro simple, con una letra bien escrita, la disfrutarán. Para la primera presentación el intro fue de New Order y la canción de Soda Stereo. Para la segunda, fue Melancolía de Camilo Sesto adaptada al rock. Hubo algunos desajustes en la voz, pero le pasa a cualquiera, he escuchado a los mejores tenores desafinar. Espero que disfruten de esta banda, espero sea la apertura al tema del rock peruano, que tendrá su espacio en mis próximas columnas.

Stay tuned!

Edición: Samantha Taboada Melgar

  • Fans

    amigo soy tu fans

  • Maira

    Que guapo mi Joe.