Entrevista a Renzo Saravia, presidente de la Federación de estudiantes de la PUCP (FEPUC). Él es parte de una coalición que pretende una reforma del estatuto de la Federación de Estudiantes del Perú (FEP). Ninguna ocasión fue tan propicia como el XXVIII Congreso Nacional de la FEP que será este fin de semana en Pucallpa. Cambios en los principios como en la estructura de la organización son parte de su agenda. Esta revista conversó con un Renzo ansioso por lo que ocurrirá en Pucallpa, un día antes de que él, junto a una comitiva, emprenda el largo viaje hacia el Oriente.

I

¿Por qué sería importante para el estudiante promedio seguir lo que sucederá el fin de semana en Pucallpa? ¿Qué se pelea ahí? ¿Por qué debería interesarse?

– Primero hay que entender la problemática en la que se sitúa el movimiento estudiantil en general. Creo que ha habido un contacto muy fuerte de la ciudadanía por el tema de la Ley Pulpín, por ejemplo. Pero luego de eso la situación ha recaído. Nuevamente, el movimiento estudiantil ha tomado una pasividad respecto a lo que sucede. Y eso parte porque, por temas estructurales, no existe una cara o un liderazgo claro respecto a quién lidera el movimiento estudiantil, cuál es el fundamento y cuál es su agenda en nuestro país. Entonces quien está llamado a liderar este movimiento estudiantil es principalmente la Federación de Estudiantes del Perú (FEP), y nosotros desde la FEPUC creemos mucho en la institucionalidad de este organismo; y a partir de este respeto es donde nosotros creemos que las cosas que se hacen ahí no son las correctas y necesitan un cambio.

¿Y por qué es importante el cambio? ¿Por qué es necesario saber de las cosas que se están batallando en este Congreso de este fin de semana? Parte a raíz de cómo los estudiantes estamos pensándonos a nosotros mismos en temas de cómo nos organizamos. En la mayoría de las universidades, de más de 100 en nuestro país, aproximadamente hay 24 federaciones. Esto sucede porque en la mayoría de las universidades o no hay una voluntad de los estudiantes para organizarse o porque hay muchas trabas que no solo parten de los mismos estudiantes sino también porque las universidades persiguen y amedrentan a quienes promueven esta organización estudiantil.

¿Y por qué relaciono este tema de la FEP? Es porque la FEP debería ser el abanderado en estas luchas en cada una de las universidades a través de distintos organismos. En la FEP, actualmente, hay una dirigencia y las bases no tienen ningún contacto con esta dirigencia. La junta directiva de la FEP se elige cada dos años y medios o tres y ¿qué sucede? Que como es tan difícil convocar a los órganos de deliberación, de decisión de la FEP, la Junta Directiva termina decidiendo la marcha, el rumbo de la FEP y el movimiento estudiantil en general. Eso hace que se alejen quienes no están representados en sus universidades y quienes no ven una representación a nivel del país. Entonces lo que se busca con la Reforma es que se empoderen espacios institucionales intermedios, tanto en las regionales como macro regiones, con el fin de que estos espacios puedan empezar a observar la problemática de cada una de las regiones. O sea, por ejemplo, al tener una Federación de Estudiantes de Lima se haría posible que esta federación, a través de una comisión directiva, pueda comenzar a observar lo que pasa en, digamos, San Marcos, que actualmente está en proceso de reactivar el proceso de su Federación; y de esa manera juntar fuerzas para que estas regiones atiendan problemas regionales y que no necesariamente son de carácter nacional. Ese es uno de los puntos que procuramos tratar con la Reforma y que considero es uno de los más importantes porque lo que hacen es tomar fuerza hacia dentro de los mismos estudiantes para que ellos fortalezcan o creen la participación dentro de las universidades y así puedan hacer llegar la voz no solo a nivel de cada institución universitaria sino que puedan dar la voz de esa universidad hacia afuera.

Llevándolo al contexto. Me interesa saber si esta Reforma se da básicamente por los movimientos de la Ley Pulpín. ¿Por qué no se dio antes?

– Es un conjunto de factores que nosotros confirmamos con la Ley Pulpín. La Reforma que estamos llevando la hemos manejado hace más de un año y yo creo que el contexto propicio es este. Explotó el movimiento de la Ley Pulpín y coincidió con que ahora a pocos meses tengamos la elección de una nueva Junta Directiva de la FEP y un Congreso Nacional de la FEP. Entonces, abre la oportunidad primero de que se comience a debatir respecto a qué es lo que está haciendo la FEP, qué debería ser, cuál debería ser la organización de la FEP.

Se nota mucho activismo en temas como los derechos LGTBIQ, ahora en contra de la minería de lo que está sucediendo en Arequipa. Entonces, se notan explosiones de la movilización de la sociedad en general, pero no hay un liderazgo claro. Y muchas veces, dentro de estas movilizaciones, quienes están involucrados son los estudiantes o quienes han abandonado la esperanza por la FEP y lo que dicen es “la  FEP ya no le pertenece a los estudiantes sino a ciertos partidos” y tratan de formar otros colectivos, otros movimientos que nuevamente no terminan de hilar diferentes demandas para lograr un movimiento mucho más consolidado que se sostenga en el tiempo.

Le pregunto a Renzo, entonces, cuáles serían los puntos principales de esta Reforma. Empieza, desde el principio, con los principios. Para él, los principios del actual estatuto “responden a una ideología muy ligada a la izquierda”. Esto causaría que otras instituciones, como la que él lidera, se aparten pues no se sienten representadas por esta ideología. Entonces lo que propondrán respecto a este punto es que los principios giren en torno más que nada a la democracia, respeto a los derechos humanos, la soberanía nacional. Conceptos más amplios y que no cancelan ni aíslan a otras ideologías, según sus palabras. La idea no es separar y sí incluir; y dentro del espacio, es decir, en la FEP, las diferentes posturas sean confrontadas. Esa sería la primera apuesta.

Bueno, ya has hablado de la macroregional, de los principios. ¿Que seguiría? Hay un punto importante que se trata de reducir el número de cargos de la Junta Directiva de la FEP.

– Actualmente, hay 29 cargos en la Junta Directiva. Nadie sabe qué hacer. Hay como tres vicepresidentes, los cargos no están definidos a partir de una función. Entonces nosotros vimos que juntar a 30 personas para tomar una decisión respecto a la dirección de la ejecución de lo que se decía es imposible. Nosotros, con 13 [habla de los cargos de la FEPUC], coincidir en un espacio es también difícil. Imagínate tener eso con 30. Entonces, pensamos en reducir los cargos. No solo por decir son menos y va a ser más fácil juntarlos, sino reducir los cargos o comenzar a determinar los cargos a partir de las funciones. En el estatuto nosotros proponemos cargos como una secretaria de organización, una secretaria de Economía, de Cultura, que vean temas específicos, aunado a esto vicepresidencias según los estamentos: universitarios, técnicos y colegios. Y esto para abrir la participación de estos espacios en la dirección y también para que el apoyo de las decisiones que se tengan que tomar en temas de ejecución sean llevados a los distintos espacios para involucrarlos. Ese es básicamente el tema: la reforma pasa por la cuestión de ser funcionales, de que la gente que es electa cumpla un rol especifico, determinada para cuál se elige y que también rinda cuentas a partir de lo que el estatuto y esa elección les exigen.

Por otro lado, existe la figura de la Junta Directiva Ampliada, que nace a partir de las federaciones macroregionales. Estas tendrían un secretario general que sería convocado a esta Junta Directiva Ampliada para labores de coordinación y de discusión de decisiones o ideas. Se trata de que haya una circulación de información entre lo que sucede en las regiones y la Junta Directiva, se confronten las posturas y, una vez tomadas las decisiones, de las macroregionales se pasen a las regiones y de estas a las federaciones.

Entonces, en líneas generales, la Reforma pasa por darle una mayor funcionalidad a la dirección. O sea, porque sea más…

– Porque tenga más espacios de participación. Generalmente, el Congreso Nacional juntar a más de 500 estudiantes. Explota un problema ahorita y juntar a 500 estudiantes te puedes tardar tres meses. El problema ya explotó, y tú no has podido tomar una decisión orgánica. Entonces, lo que se busca es crear espacios intermedios de decisión y de coordinación para que no sea necesario juntar a 500 sino que, con estos espacios, cada uno tenga un representante que necesariamente lleve la voz. Eso hace que las decisiones sean más orgánicas, que todos estén enterados de lo que se decide y que todos puedan expresar su voz al momento de decidir.

Cuando le consulto sobre los posibles riesgos de que esto implique más burocracia, Renzo me corresponde con que se puede pasar de una “cero-burocracia” en la FEP a su sobreburocratización. Esto, dice, se evitaría con los reglamentos del hipotético nuevo reglamento. Para esto, se debería, antes, tener una lectura de cuántas federaciones integrarán una federación regional para tener una mejor mirada del tema. Por otro lado, la intención es que esto se aplique de manera progresiva; y si no funciona, acomodar este planteamiento. Así, el objetivo sería que la FEP se parezca a la Confederaciópn de Estudiantes de Chile (CONFECH) en su modo de organización, el cual paso a explicar.

La CONFECH reúne a distintas federaciones de universidades chilenas y divide al territorio chileno en cinco zonales. Estas zonales no eligen presidentes, sino vocerías; es así que la CONFECH no tiene un presidente, sino un vocero; y este vocero, a su vez, representa una institución. En otras palabras, es la institución quien se mantiene en el tiempo dentro del espacio que le da la vocería, más allá del término de mandato de, por ejemplo, un presidente que funja de vocero. Su atractivo radicaría, asimismo, en que este tipo de organización ha superado las trabas de intermediación respecto al ámbito de ejecución (de las bases a las cabezas de la organización). En buen cristiano, le ha dado mayor funcionalidad.

II

Renzo, tú has hablado de “nosotros”. ¿Quiénes son ustedes? Además de FEPUC, ¿quiénes son tus aliados? ¿Con quiénes estás trabajando? Te pregunto esto para saber la correlación de fuerzas que va haber el fin de semana en Pucallpa.

Primero, yo creo sí podemos hablar de un “nosotros” como FEPUC porque la decisión institucional ha sido apoyar la reforma y a nosotros nos alegra mucho haber recibido esta apertura por parte de las agrupaciones y los colectivos políticos  de la universidad que han apoyado lo que nosotros estamos llevando; y hay representantes de cada uno de estos colectivos y agrupaciones que están yendo con nosotros a Pucallpa. Sin embargo, es un proceso que ha llevado mucho tiempo y que nosotros hemos seguido y conversado con muchas instituciones que también están apoyando la reforma. El aliado más fuerte que tenemos es la UNI, a través de la ACUNI. Yo conozco a Miguel Carhuatocto, quien es el presidente de la ACUNI y ha seguido muy de cerca el proceso. Hemos tratado de conversar con Patria, que son quienes tienen un poco más de fuerza; hay algunos alcances, nada formal, que hemos tratado de hacerles llegar. Hemos hablado con representantes de la Universidad Nacional del Centro de Huancayo y hay gente que ha estado llevando la propuesta, conversándola para que vaya calando entre los participantes que va a tener el Congreso. Hemos trabajado también con Bellas Artes, aunque nos hemos enterado hace pocos días que muy probablemente no vayan. También hemos trabajado la propuesta con La Agraria. Y dependen mucho de que lleguen al Congreso porque en Lima podemos chambear muchas cosas, muchas buenas ideas, pero el lugar donde se da la pelea y el debate es este año en Pucallpa y donde tenemos que ir a tratar de soportarlo.

Justamente quería ir al otro bando. ¿Quiénes están? Se habla mucho de Patria Roja, Sendero Luminoso que han estado disputando este espacio por años, con más preeminencia de Patria Roja, pero también se entiende este hecho como una lucha de dos porque no hay otra fuerza. Te quería preguntar si esta lectura es correcta o cuál es en todo caso la fuerza antagónica a todo esto.

Yo creo que va haber mucha resistencia por ciertas vertientes de Patria porque la situación tal y como está le ha dado la ventaja que ellos tienen dentro de la FEP. Al comenzar a plantear reformas que tratan de quitar poder a una Junta Directiva, a un Congreso Nacional de Estudiantes, sí plantea un reto para ellos, pero es un reto en tanto ellos deberían de involucrarse, a abrir mayores espacios dentro de la misma FEP. Tú lo has dicho, la FEP está muy copada por el MOVADEF, por Sendero, por la gente de Patria que ha tenido muy malas prácticas dentro del movimiento estudiantil y es lo que ha generado que la gente hoy esté desencantada de lo que hace la FEP o se desentienda de lo que esta hace. Entonces muy probablemente nosotros tengamos resistencia de gente de Patria Roja y yo creo que hay que tener una lectura muy cuidadosa de la gente de Sendero porque muchas veces, y esto sucedió en el último Congreso al que fue un comité de representantes de la FEPUC, ellos no dicen abiertamente que son de Sendero, y tratan de decirte “Sí, apoyamos” a cambio de algunas concesiones que son muy peligrosas y sobre las cuales nosotros debemos de tener mucho cuidado al momento de decidir allá. No hemos tomado postura respecto a alguien que sea el futuro presidente de la FEP. Supongo que analizaremos las propuestas allá una vez conociendo a los candidatos y tendremos mucho cuidado en si tomar postura a favor o en contra de uno o de otro. Pero básicamente es eso. El espacio es muy ambiguo y según nuestra lectura va a dar mucho espacio a personas independientes que están yendo de universidades y que no tienen partido ni por uno ni por otros. Eso es lo que nosotros vamos a tratar de capitalizar, tratar de convencer a estos representantes para que apoyen la propuesta más allá del corte político que logre tener el Congreso, porque va a tomar un rumbo político y que se va a determinar mucho a partir de lo que la mesa directiva elija para dirigir el congreso.

III

Me gustaría aterrizar algunos conceptos. Esta reforma pasa mucho por la participación y quería preguntarte puntualmente cuál es tu visión del movimiento estudiantil en la Católica y en específico sobre problemas que acontecen en la universidad. Subieron las fotocopias, los arquitectos han marchado mayormente ellos –por no decir solo ellos-. Yo te quería preguntar qué mecanismos va a crear la FEPUC para que haya mayor vida política, por así decirlo, entre los estudiantes o en todo caso si la hay, ¿cuál es tu percepción?

Lo principal que nosotros hemos tratado de hacer es trasladar el debate, que deje de ser solo nuestro, o sea, de una directiva o de una asamblea, abrir espacios de participación. Nosotros este año hemos abierto las mesas redondas y es un fenómeno que no lo habíamos visto nunca, que era también una apuesta que nosotros teníamos porque podía suceder que abríamos una mesa redonda y que seamos los mismos 7 siempre sentados hablando de lo que ya hemos hablado todos los años. Pero hemos recibido una apertura de estudiantes que nunca habían participado, que simplemente no tenían ningún interés de alguna agrupación detrás que han ido, han hecho sonar su voz, han dado ideas buenas de cómo solucionar los problemas que tenemos. Entonces, el primer paso que debemos de tener o de conocer en la universidad es que estos espacios de participación deben de reflejarse en soluciones a los problemas. A veces son soluciones a corto plazo, de lo que tú dices las fotocopias. El problema explotó y a nosotros no nos llegó ninguna información. Nos enteramos como todos los estudiantes y nos metimos de lleno al problema el primer día de clase que nos enteramos y comenzamos a recaudar toda la información necesaria para saber por qué. Se abrieron mesas, hubo gente que se organizó sola en sus facultades, en letras. Nosotros tratamos de canalizar esas demandas en espacios más institucionales que permitan a la FEPUC involucrarse de lleno y lo que logramos en esa primera mesa redonda fue que se planteen las soluciones que ya se están implementando. Ayer justo revisamos los módulos de autofotocopiado que se van a implementar y eso le muestra a los estudiantes que esta participación política, esta dinámica política tiene resultados. Ese es un primer punto a enfrentar: que lo que hace es decirle a ellos “Oye, mira, a ti no te gusta esto, puede que tú no creas en esto, pero mira  hay algo en lo que creer”. Estos primeros pasos que damos logran algún cambio, que son cambios menores que se ven en el día a día, pero que no atacan la estructura o, digamos, el sistema educativo en sí en el país, que es un cambio a largo plazo, pero que nosotros creemos que debe ser el fin al tratar estos problemas. El problema del movimiento estudiantil hace dos años, año y medio, lo veíamos muy lejano y ahora ya estamos de cara a poder cambiarlo. Ahora, qué mecanismos idear después de estos espacios de diálogo, de debate, es tratar de informar qué es lo que sucede en el país, qué es lo que sucede en nuestra sociedad. El rol que se tuvo por ejemplo con la Ley Pulpín fue muy activo, lo seguimos muy de cerca y sirvió para hacerle llegar a los estudiantes, a la comunidad universitaria en general. “Oye, esto está sucediendo en nuestro país, tus derechos se van a ver afectados de esta manera, hay que hacer algo”; y ahí el accionar inmediato fueron las movilizaciones, junto a una presión política con diferentes congresistas, junto a la presión de otros espacios como las zonas, el bloque universitario. Y es ahí, en esos espacios, en esa dinámica, donde nuevamente uno dice “Hemos logrado algo nuevamente”. Esto no es vano, no estamos jugando aquí, no venimos a la oficina y nos sentamos a jugar a hacer política teniendo un cargo, sino que hay que demostrárselo a la gente. Yo creo que ese es el reto más grande: hay que demostrarle a la gente que lo que hacemos está teniendo influencia no solo adentro sino también afuera. Ahora, el tema de, por ejemplo, el bypass fue una decisión un poco más orgánica. O sea, la junta de presidentes dejó la potestad al CF de Arquitectura de liderar este movimiento porque ellos tomaron la postura de impulsar las movilizaciones, ya que partieron de ellos, y nosotros le dimos la potestad de liderar la movida desde la universidad hacia afuera. También nos hubiera gustado que otros centros federados vayan, se involucren. Estuvimos de cerca con el CF de Sociales, la FEPUC y Arquitectura y por ahí Letras. Pero ahí de trece centros federados o centros de estudiantes, tres, cuatro… Todavía es desalentador el número. Pero sucede para todos, sucede para afuera, como sucede para adentro. Ahorita nosotros estamos ejerciendo mucha presión, por ejemplo, para que el Centro de Estudiantes de Ingeniería se pronuncie respecto a las campañas de violencia dentro de la universidad o en contra de la homofobia y el sexismo dentro de las barras de interfacultades, y se han suscrito todos menos ellos. Entonces eso te hace notar que todavía no atendemos los problemas dentro y va a ser más difícil atender los problemas fuera.

Efectivamente, la reforma busca plantear soluciones a problemáticas y yo quería saber si han contemplado esto de que la corrupción no solamente impide que un alumno de una universidad del centro, del norte o también aquí termine su carrera; la corrupción también mata. Y ya yendo a temas más macro, y por eso quería tocar el tema del 2016. Se ve la posibilidad de que Alan García y Keiko, unos candidatos nada limpios, tengan la posibilidad de llegar al poder. Quisiera saber si este fin de semana en Pucallpa se van a centrar solamente en el tema de reforma o también…

 La agenda para Pucallpa es bien variada. Se van a tocar muchos temas, desde temas como la manera en que el periodismo informa en nuestro país, hasta temas de la agenda estudiantil y de dónde entra un poco la reforma. La reforma es una arista dentro de todo lo que se va a tener que ver…

Un aristón.

Sí, un aristón en temas del conflicto que va a generar. Estamos yendo con una antorcha que es de otro color ahí. Y es lo que asumimos, ahora lo que se va a ver el fin de semana son muchas cosas, y el escenario político, la participación estudiantil en temas de plantear una agenda al gobierno nacional se va a tocar en mesas de trabajo ponencias. Hay varios invitados como congresistas, periodistas, ex presidentes de la FEP, representantes estudiantiles… Entonces, la agenda es bien variada, y vamos a tratar de que estos espacios den consolidados documentos, material para que los posteriores debates en temas de interés nacional tengan un poco la punzada del movimiento estudiantil para que ellos [la “casta” política] digan “Oye, hay unos estudiantes organizados que no son pocos y que van a joder”, y que yo creo que debería ser el primer paso. La cancha para ellos está limpia y cualquiera de los dos se la lleva caminando. Alan o Keiko, desalentador para ambos [se refiere a él y a mí], desalentador para el Perú que cualquiera de estos sujetos sea presidente. Como FEPUC obviamente no hay una postura aún, pero yo creo que la historia ha demostrado que ellos han atentado con los principios que nosotros defendemos, no solo de la democracia, los derechos humanos, respeto a la vida. Y es complicado. Yo creo que el rol que nosotros asumamos en los últimos meses de este año dentro de nuestra gestión va a tener que ser muy activo en estos temas. Estamos pensando, queremos traer a Alan y a Keiko a debatir en la PUCP. Es un proyecto que nosotros tenemos y que estamos tratando de gestionar para que respondan a lo que la gente de la universidad tenga que decir, tenga que opinar y que ellos traten, procuren convencernos con un plan de gobierno (lo dudo), pero es desalentador el futuro. Yo creo que es donde más  se va a necesitar una fuerza que pueda contravenir los intereses de estos políticos.

Precisamente este fin de semana…

Es probable que se decida si es que esa fuerza va a estar o no. Pero ahí vamos.

 

Día de la entrevista: 27-05-15