La Economía Peruana se ha personificado y esta semana el equipo de Letras al Mango decidió entrevistarla. Entre tímida y nostálgica, nos narra sobre su glorioso pasado de hace una década y sobre el flojo desempeño que tiene ahora.

Letras al Mango: En esta entrevista no vamos a reprocharle nada. Iniciaremos comentándole que usted creció 3,9% en el 2016; 2,5% en el 2017 y 3,9% el año pasado. Si comparamos estas cifras con el crecimiento de hace una década, innumerables preguntas vienen a la mente de todos los peruanos ¿Se le acabó el optimismo?, ¿se le acabó la fe?

-Economía Peruana: No me sorprende este desempeño. El contexto externo no es el mismo: China no es la China del 2007 y  el precio de nuestras principales exportaciones se ha desplomado. Cuando la lotería internacional se fue, volvimos a ser el país de siempre. No me gusta culpar al mundo sobre mi desenvolvimiento, pero es imposible negar el efecto que tiene en mí.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) publicó hace algunas semanas los resultados económicos del primer trimestre y parece que son algo desalentadores. El PBI creció en 2,28% entre enero y marzo. Con ello, es muy complicado alcanzar la meta de 4,0% de crecimiento para este año.

-Las proyecciones suelen ser inexactas. Este resultado debe evidenciar que estamos haciendo algo mal o que el piloto automático de la economía no es muy útil bajo estas condiciones. Las políticas económicas que el Gobierno viene adoptando no están cumpliendo con las expectativas.

El INEI, además, indicó que el PBI minero decreció en -0.58% ¿Qué sucede con la minería?

-Mire, la minería es lo que me ha mantenido vivo en los últimos años pero, en la actualidad, su situación es complicada. El precio de las materias primas ha ido en picada si comparamos sus niveles alcanzados entre el 2002 y 2012. Por ejemplo, el precio del cobre cayó de 2,95 a 2,78 dólares la libra ¡Así cualquiera se desmotiva!

También se le pueden sumar los conflictos sociales…

-Es un tema que prefiero no tocar porque demuestra la incapacidad de los que me gobiernan, pero es cierto. Tenemos a Las Bambas en etapa de dialogó aún. A ello, súmale la paralización de Tía María, en Arequipa, con U$ 1 400 millones en inversión; Conga, en Cajamarca, con U$ 4 800 millones; Galeno, en Cajamarca también, con U$ 3 500 millones y Río Blanco, en Piura, con U$ 2 500 millones. Esto es plata que se nos escapa de las manos y el Gobierno no plantea soluciones.

Hablemos sobre la nefasta actualidad de la política peruana. Todos los presidentes que hemos tenido desde el 2000 se encuentran vinculados a casos de corrupción relacionados con coimas ¿esto le afecta?

-Claro. Cada año perdemos más de doce mil millones de soles debido a la corrupción.

¿Es verdad que en el 2016 le daba igual la elección de Keiko Fujimori o Kuczynski?

-Yo iba en piloto automático. Keiko Fujimori o PPK iban a hacer lo mismo en lo económico. La receta iba a continuar; así que no era muy importante para mí. El modelo no se iba a modificar.

¿Se enteró del suicidio de Alan García? ¿Comparte algún recuerdo con él?

-Es lamentable. García me trae a la mente lo peor y lo mejor de mi pasado. En la década del 80, llegamos a 7649,6% de inflación ¡Una ruina total! En su segundo gobierno lo hizo mejor. Alcanzamos la cifra histórica de 9% de crecimiento en el 2008.

¿Ganaremos la Copa América?

­-(Risas) Espero que sí. Tal vez con eso los peruanos se olvidan de mí.

Voy a realizar una pregunta, tal vez un poco incómoda debido a la polémica generada sobre el tema ¿Se encuentra a favor o en contra del ingreso de venezolanos al país?

-Es una situación que me preocupa porque ya hay cerca de 660 mil venezolanos en el Perú. Sin embargo, no puedo adoptar una posición en contra o a favor de su ingreso, pues debo considerar temas que escapan del ámbito económico, como la cooperación internacional o el humanismo entre países vecinos. Aunque, te puedo comentar que me ha llegado a la mano un estudio del economista Oscar Dancourt, donde se menciona que la migración masiva de venezolanos genera, en el corto plazo, la caída del empleo y los salarios. Partiendo de eso, ustedes pueden analizar el caso mejor que yo y formarse un juicio.

¿Le teme a la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

-En un inicio, no. Pero ahora la guerra va más allá del divorcio entre Google y Huawei. Hace algo más de una semana, hay expectativa sobre la caída de la demanda del cobre ¿Y qué tiene que ver con nosotros? Pues, nuestro producto bandera es el cobre. Si los países no quieren más cobre, entonces, ¿A quién le vendemos?

Para finalizar, ¿Qué le diría a los peruanos, sabiendo que su relación con ellos es como la de una pareja que se distancia, pero que sabe que uno es importante para el otro?

-Cuando se acaban las vacas gordas, vienen las vacas flacas. El peruano disfrutó de un “milagro” económico, pero aquella situación ya se acabó y no fue mi culpa. A veces, el crecimiento de un país como el nuestro depende de una dosis de buena suerte. Es difícil de comprender para el ciudadano, pero en economía es común que, después de crecer a ritmo acelerado, venga la caída. Recuerde que nada es para siempre… No podíamos ser el “tigre” de Latinoamérica toda la vida.