Un mes encerrados en nuestras casas (asumiendo que ,como corresponde, nadie haya salido innecesariamente). Esto puede haber generado hábitos no del todos saludables en nosotros. Pues la rutina monótona no nos ha permitido completar algunas metas que posiblemente nos habíamos planteado al iniciar el 2020.

En el siguiente artículo, les comentaré de los dos malos hábitos más comunes y, por supuesto, si sientes que adaptaste alguno, encontrarás ayuda para combatirlo.

1) Sedentarismo

Este es, probablemente, el más común. Y claro, el no tener a donde ir, quedarse las 24hrs en casa, genera que nuestro cuerpo esté quieto y sin movimiento.

¿Has sentido dolor de espalda? ¿Cada vez pararte de tu cama es más difícil? Entonces es hora de crear un rutina.

¿Qué pasa si soy muy flojo? Hacer ejercicios no es tan difícil como parece. Pues no se trata solo de hacer sentadillas y abdominales. Existen diversas manera de mantener tu cuerpo activo.

MÚSICA: Si eres fan del reggeton, salsa, bachata o cualquier género que produzca que tu cuerpo automáticamente entre en movimiento, no dudes en ponerla a todo volumen y disfrutar. Hazlo durante unos 15 – 20 minutos y te sentirás con energía.

REDES SOCIALES: Existen diversas cuentas que ofrecen clases en vivo de yoga, rutinas de ejercicios o baile. Además, es importante añadir que TikTok. se ha convertido en la red social del momento. Los bailes que encuentras dentro son perfectos para distraerte mientras ejercitas tu cuerpo.

SAL DE TU CUARTO: Si ninguno de los dos consejos de arriba te convence, lo mejor que puedes hacer es salir de tu cuarto. Al despertar, tiende tu cama, cámbiate y sal de cuarto. Quedarte ahí solo hará que te eches en tu cama todo el día. Lleva todo lo que necesites a la sala, cocina o biblioteca. Busca otro lugar donde pasar el rato, entrar a tus clases virtuales. Juega con tu familia o mascota. Distraer tu mente es el primer paso para querer sentirte en movimiento.

2) Dormir mal

En las últimas semanas hemos normalizado dormir a las 2, 3 o hasta 4 de la mañana y despertarnos exactamente a la hora del almuerzo.

¿Qué pasará cuando, esperemos, todo vuelva a la normalidad? Alterar el reloj biológico de nuestro cuerpo tiene consecuencias graves como por ejemplo: el estrés, mal humor, insomnio y hasta la pérdida del cabello prematuro.

¿Cómo volver a mi horario correcto? Lo primero y más importante que debes hacer es alejarte de tu cama. Cuando nuestro cuerpo pasa muchas horas recostado, relaciona esto a una actitud normal de la rutina diaria. Entonces, cuando llega la noche, ponernos la pijama y volver a echarnos no nos va a generar ninguna satisfacción. Como normalmente lo es cuando volvemos a casa luego de una larga jornada de estudio o trabajo.
En lo posible has tus deberes en algún otro espacio que no sea tu misma cama. Pues sumado a ello también puede traer consigo problemas de espalda a la larga.