No hace falta introducir la importancia de la música en nuestros días. Sin expresiones artísticas de este tipo, realmente nada valdría la pena y ni siquiera se podría escapar del sinsentido de la vida. Con la música -y el arte en general- toda otra dimensión humana parece converger en una expresión que nos llena el alma sin reclamar explicación alguna. Así, el arte se maneja destruir al mismo tiempo que trascender cualquier explicación racional que, si bien nos puede explicar los porqués y cómos, nos deja espiritualmente insatisfechos. Filósofos como Platón aseguraban que el verdadero arte se encontraba en la contemplación, no en la satisfacción de los deseos o en la obtenciòn de placeres. Así, el arte debía estar en una dimensión diferente a la sabiduría, o a la vida misma. Si es que nos mezclamos con el arte demasiado, más allá que solo lo contemplativo, nos íbamos a desviar de la verdad y la sabiduría. Sin embargo, ¿qué tan cierto es eso? En tiempos como estos, el solo poder ver lo bello que es -o era- el mundo en retrospectiva o en fotografías, no es suficiente. Si fuera verdad lo que el maestro filósofo decía, creo que todos nos sentiríamos completos en cuarentena. La vida necesita estar dentro del arte, necesitamos vernos consumidos por él para encontrarlos realmente. Necesitamos desear, a pesar de que el mundo parezca estar en un presente infinito que solo nos hace sentir una vida pasada cada vez más irreal.

Entonces, la vida sin arte es inimaginable pero, ¿el arte sin vida? a veces parece que eso pasa todo el tiempo en estas épocas de reproductibilidad técnica, de masificación de la producción artística en función de su comercialización. Sin embargo, este texto no se trata de cómo solucionar el problema del acaparamiento del arte por el capitalismo, sino de presentar historias -animadas- que, debido a su soundtrack desplegado en momentos clave, le dan vida a sus canciones, al mismo tiempo que estas constituyen las escenas. 

             5. Full Metal Alchemist (Brotherhood)

Full Metal Alchemist es uno de los mejores anime shonen alguna vez creado por varios motivos. La historia y los personajes siempre van a encontrar un espacio en el corazón de quien tenga la gracia de ver este anime. Si bien esta obra califica de excelente en todos sus aspectos, los recursos musicales son un elemento a destacar. Cada escena despliega, junto a su fondo musical, distintas emociones que se complementan de manera perfecta con la narrativa de la historia. Las letras de sus openings dicen a uno mucho, aunque no sepa japonés, ya que la tristeza, angustia y voluntad se encuentran plasmados en cada segundo. La musicalidad de este anime intensifica sus escenas ya por sí mismas alucinantes. 

              4. Shigatsu wa kimi no uso (Tu mentira en abril)

Era un deber ético colocar a este anime en la lista. Esta historia de los jóvenes Arima Kosei y Kaori Miyazono tiene probablemente una de las

mejores paletas de emociones en el anime, y de música también. Cabe resaltar que ambos personajes principales poseen una vocación personal por la música -los instrumentos clásicos en particular-, por lo que esta se presenta como un tema de diálogo en distintos momentos; además la música explícita¡ simplemente otorga a las escenas emociones que muchas veces sobrepasan a uno. Aquí, la música tiene un papel no solo complementario de las escenas, sino narrativo, ya que forma parte de la vida de los personajes. Por esto, Shigatsu wa kimi no uso provoca, en quien lo vea, una diferente mirada a la dimensión musical y artística de la vida, siendo ella misma un ejemplo excelente de cómo este arte auditivo puede configurarnos completamente. 

       3. Your Name (Kimi no na wa)

Esta película se convirtió en el emblema de la producción del anime a nivel internacional, y probablemente uno de los mayores motivos de esto sea su soundtrack. Si bien no todos nos encontramos familiarizados con la cultura japonesa y cómo ésta construye las rutinas y vidas de las personas, en algo que sí podemos conectar universalmente es en la experiencia artística y,

sobretodo, musical. Realmente, el soundtrack de esta película es uno de sus mayores logros, ya que no es posible imaginarla sin él. Además, por sí misma la música creada por Radwimps para está obra es sumamente hermosa, muchas veces recreando las escenas en tu mente sin necesidad de verla en ese instante, pero logrando que nos acompañen cada vez que escuchemos las canciones.

       2. Cowboy Bebop

Un clásico de historias sumamente memorables. Cowboy bebop es un anime de los 90’s dirigido por Shinichirō Watanabe y realmente un deber para cada individuo para hacer una reflexión sobre sí mismo. Protagonizada por Spike Spiegel pero no abarcada solamente por él, esta obra de arte tiene uno de los mayores guiones logrados en todo contenido audiovisual de las últimas décadas. Este elemento mencionado se

complementa de una manera tan profunda y perfecta con su soundtrack que logran transportar al espectador a una realidad alterna y, a través de ella, reconectarse consigo mismo. Los mensajes que esta historia le deja a uno a medida que va avanzando y cómo se completa con una de las mejores escenas finales que he tenido la suerte de, no solo contemplar, sino vivir, hacen que realmente Cowboy Bebop sea una obra única. Todo esto, claro está, no es posible sin el soundtrack de cada escena, lo cual hace que estas se sientan aún más presentes en cada momento.

  1. FLCL (Fooly Cooly)

Del director  Kazuya Tsurumaki, estos 11 capítulos no están hechos para verlo solo una vez, ya que su contenido no se agota la primera vez que uno se encuentra con él. Las apariciones de Haruko Haruhara y Naota Nandaba. Es uno de los shows más extraños y, hasta cierto punto, bizarros que se pueden recomendar, pero, al mismo tiempo, es un gran favor el que uno realiza al hacerlo. Como algunas de las anteriores series, esta serie hace que uno converse con sí mismo, y se escuche, en vez de tratar de dejarlo para después. Es un respiro de la linealidad del tiempo para que podamos, hasta

cierto punto, comenzar de nuevo. Y, claramente, este efecto no sería el mismo sin el bellísimo soundtrack creado por la banda The pillows. Cada canción es un momento, cada momento es un emoción, y cada emoción es una conexión con uno mismo. El soundtrack y la historia de FLCL crecen de la mano y se abrazan en una perfecta armonía. Esta serie es no solo una serie, sino un momento en la vida de quien lo vea, y escuchar su soundtrack después es seguir estando acompañados de este. 

Finalmente, quisiera también mencionar algunas producciones de este tipo de contenido que no he logrado encajar realmente en la lista, pero que sin duda están implícitas en ella. Neon Genesis Evangelion, la idea de anime por excelencia, también posee un soundtrack que incrementa todo el potencial de la obra, provocando que uno se siga preguntando todas las aporías presentes en ella. Asimismo, el estudio Ghibli y sus películas también han mostrado su dedicación al plano musical de sus creaciones, ya que constituyen la característica creación de mundos en cada obra de este estudio. Para terminar, Beck, dirigido por Osamu Kobayashi, es una gran historia corta sobre una banda de jóvenes, que incluso adaptan canciones populares de décadas pasadas a su estilo.