A dos semanas de su estreno, Retablo se ha presentado en el habla de muchos peruanos y de miradas críticas extranjeras. Este largometraje permite dar a conocer un retrato colorido de paisajes andinos mediante la historia de una familia que aborda secretos que pueden generar una ruptura a la tradición. Ser espectador de esta obra cinematográfica es experimentar un llamado de reflexión y de acercamiento a la cultura ajena del país: es superar la opinión sobrevalorada del cine nacional y dar ingreso a los brotes de los futuros trabajos cinematográficos que se están dando en el Perú. A modo de guiar a una experiencia de gozo, tanto visual como crítico, te damos 5 razones y algunas curiosidades para no dejar ir este proyecto de los temas por el cual hablar hoy y un mañana:

5. Reparto

Amiel Cayo (Noé Paucar)

Nace en Puno en 1969, es un artista plástico y actor profesional. Cayo es una artista que se inclina por el arte no solo cinematográfico, sino también en el teatro y en las representaciones culturales. Desde temprana edad comenzó arte mediante el dibujo, lo cual lo lleva más tarde a integrarse al Grupo Quaternario, en donde realiza una serie de exposiciones de sus trabajos. En Puno, ha realizado un muestra de máscaras elaboradas por él que simbolizan la otredad y psicología detrás del yo. Es un artista a tiempo completo y también fundador de agrupaciones teatrales como Escena Inka o Tatri, las cuales buscan infundir el teatro en la costa y sierra. Es evidente que Amiel Cayo era un reflejo vivo del arte en el filme. Ha formado parte en proyectos como: El extirpador de idolatrías de Manuel siles, NN de Héctor Gálvez, La deuda (producción americana) de Barney Elliot y El viaje Macho de Luis Basurto.

Junior Berja Roca (Segundo Paucar)

Nació en una provincia de Ayacucho llamada Cangallo, en donde creció con sus padres y sus tres hermanos. Su primera lengua fue el quechua, y posteriormente desarrolló el español. Actualmente, vive en Breña y se encuentra preparándose para estudiar Psicología. Su primera participación en el cine fue en esta película. Es una persona dedicada y estricta consigo mismo en lo retos que se propone, lo cual cautivó mucho al director de Retablo.

Magaly Solier (Madre y esposa de Noé)

Actriz y cantautora quechuahablante que nace en el departamento de Ayacucho –donde ocurre la cinta cinematográfica- en la provincia de Huanta un 11 de junio de 1986. Convivió con en el contexto de la violencia terrorista durante 1980-1990. En la última década ha sido destacada por sus participaciones y diversas nominaciones por su actuación en películas como: Madeinusa (Claudia Llosa), La teta asustada (Claudia Llosa), Warmi (David Sordella), Altiplano (Peter Brosens y Jessica Woodworth), Amador (Fernando León de Aranoa), Magallanes (Salvador del Solar Labarthe), Extirpador de idolatrías (Manuel Siles). Solier ha conseguido ganar 14 premios, en su mayoría por su papel protagónico, en La teta asustada en festivales como: Festival Internacional de Cine de Guadalajara (2009) , Festival de Cine de Lima (2009), Festival de Cine de Gramado (2009), Festival du Nouveau Cinéma (2009) y Premio Luces de El Comercio (2009). A lo largo de su carrera en el cine, ha sido parte de 20 películas de producción peruanas como europeas. Además , ha formado parte de obras teatrales como: Cao(s)-Visiones de la Dama Moche (2013) como Dama de Cao, dirección Rebeca Ráez.

4. Quechua

Así como la película Wiñaypacha (2018) fue realizada en una lengua andina, la producción Retablo se dio en quechua. Establecer el uso de esta lengua permite no solo representar un gusto hacía lo propio y cultural, sino también un impacto más emocional y conmovedor para sus espectadores. Mencionó Junior Béjar en una entrevista que “la película Retablo está hecha en quechua y en todos los festivales del mundo adonde llegó fue aplaudida. A la gente le encantó y creo que es un motivo más para conocer el Perú. El quechua es más poético, más sentimental. Cuando yo hablo en quechua, me nace del corazón, todo es más natural y auténtico.” El quechua empleado en el film fue el “Quechua Chanca”, el cual se habla en Ayacucho, Apurímac, Huancavelica.

3. Fotografía y color

El labor de fotografía es un campo de descripción a lo largo de la historia al mostrar planos largos que abundan una información sobre el contexto en que se realiza la filmación. Mario Bassino, fotógrafo peruano con ya más de 17 películas acompañadas por sus fotografías y gran número de exposiciones de su labor comercial mediante sus imágenes extrae la esencia de estos paisajes de la sierra y los expone acorde a un orden que garantice una comprensión visual de la trama, sin un diálogo de por medio. Espacios donde se dieron a grabar fue en el pueblo de Llunchi, el cual es un espacio clave en la historia. En este pueblo, vivía una comunidad que en un inicio fue difícil de explorar, pero mediante realizaban el proyecto fueron de apoyo para la construcción de las escenas e incluso apoyo médico durante la grabación. Luego, el pueblo de Soccos dio lugar a la grabación de las festividades representadas en la película. Retablo muestra un uso de silencios de por medio que son reemplazados por estas imágenes llenas de historias. Por otro lado, como las tonalidades de los colores construyen un  ambiente en en cada escena promueven una perspectiva interior del personaje, sus pensamientos e inseguridades. Definitivamente, es un disfrute visual de acontecimientos que llegan a impactar con profundidad en el espectador.

Si aún no has sido parte de este gozo visual, se recomienda omitir la lectura de estas dos últimas razones, a pesar de ser las más emblemáticas, pues podría mencionar algunos datos que pueden adelantar hechos no mencionados por el trailer (Spoiler Alert).

2. Tocando profundidades (construcción de la masculinidad)

Retablo es una cinta que realiza una visión nueva hacia lo que está inscrito en la cultura como tabú: la homosexualidad. Segundo Paucar, un joven de 12 años descubre que su padre ha vivido con el secreto de tener una orientación sexual concebida como algo no sólo incorrecto, sino razón de rechazo completo. Esta stuación provoca un conflicto interno en el personaje de Junior al tener frente a él una verdad que nadie la menciona: la homosexualidad. Esta película, como se conoce en muchos medios, es una cinta sobre el amor y tolerancia que comparte una historia nunca antes vista. Álvaro emplea tomas compuestas por miradas de larga duración sin un diálogo de tal forma que es capaz de transmitir más palabras y emociones que cualquier conversación sobre este tema. Definitivamente, la producción de esta cinta es prueba de un prolongado trabajo y reflexión del propio director y actores para retratar esta magia que solo puede hacer el cine. Asimismo, esta historia destruye la construcción de la masculinidad en entornos de la sierra, los cuales son los influyentes en el crecimiento de los conflictos de Segundo, tras descubrir la orientación sexual que tiene su padre. Este personaje se encuentra en una etapa de su vida donde los presupuestos de su entorno pueden tener una gran persuasión en la forma en que uno concibe la realidad. Noé Paucar -el padre de Segundo- rompe con esta imagen de masculinidad que tiene Segundo, lo cual a lo largo de la película se construye en otra para finalmente mostrar una nueva cara de la masculinidad. Esta película trae consigo situaciones que en un contexto como es Ayacucho, no se tienen en cuenta que ocurren. Retablo es la vida de muchas personas peruanas que esconden en silencio verdades que los definen pero por miedo a ser aislados o ser vistos de otra manera que se mantienen en secreto, es más que una simple obra de arte colorida.

1. Cultura

El último aspecto es la cultura. El paisaje visual y la lengua en la que se filma la película brinda un ansia de conocer más de ello. El peruano tiene acceso a estos espacios, pero, asimismo, al conocimiento de una diversidad de tradiciones y costumbres, algo que no tienen muchos países. Es por ello que para muchos espectadores ha conllevado demasiado interés. Esta película brindó curiosidad para muchos que puede ser el camino a la valoración de nuestra cultura, mostrando las dos caras de la moneda. Por un lado, se ve la realidad colorida y armónica que pueden mostrar las danzas y artes que se encuentran en las comunidades. Por otro lado, se encuentra la realidad dolorosa silenciada que también forma parte de esta cultura, la cual Álvaro se anima a entablar en su proyecto. Es así que esta cinta contiene no solo la historia de los Páucar, sino de la firme de vida y mentalidad de las comunidades andinas. El cine peruano poco a poco crece a la par de una aceptación y respeto a la cultura única como la peruana tanto para los mismos que viven en este país como para los que la disfrutan en diferentes lugares. Este largometraje no es solo para la sociedad peruana sino para cualquiera que reconozca que existe este silencio detrás de este arte, un silencio que merece ser visto con amor y ambición de un cambio.

Curiosidades

o Álvaro Delgado-Aparicio, el director de esta cinta,  es un psicólogo peruano y amante guionista quien al ganar una una beca del instituto de Sundance por su corto “El acompañante”, tuvo la oportunidad de ser asesorado por ganadores del Premio Oscar a mejor guión, lo cual brindó un inicio para la creación de Retablo.

o Se nombró Retablo debido a la pasión del director por ellos, y por las grandes historias que cuentan cada ser dentro del retablo, como si fueran portales de vida.

o La película tuvo un guión en castellano, pues no se pensó en realizarse en quechua hasta que la actriz Magaly Solier animara al director a arriesgarse. Además, según el director, el hecho de que los tres actores principales hablaran quechua era una gran ventaja de su lado.

o Antes de grabar la película, los actores que interpretaban a la familia Paucar tuvieron que convivir como una familia para poder entablar confianza y un imagen de familia. A tal punto que se les confunde en la comunidad como una familia de sangre.

o Al día de hoy, ha sido premiada 27 veces, entre los más relevantes: Premio del Ministerio de Cultura a la Mejor película peruana, Mención Especial del Jurado Joven (Alemania-Berlin), Premio excepcional de primer largometraje (Estados Unidos), Premio del Jurado Ecuménico (Ucrania), entre otros.

o Considerada como la mejor película elaborada en quechua.

o En sus primeros diez días de estreno ha tenido un total de 26 mil espectadores.

o Hay una gran posibilidad de ser nominada para los Premios Oscar 2020 a mejor película extranjera.