Pontifica Universidad Católica del Perú, PUCP, “Cato” o como suelo llamarte últimamente ,”La U”, hoy, siendo mi primer día de clases, vuelvo a cruzar el umbral que separa la calle de ti, a pisar tus pastos, a caminar apresurada por la vía madre de nombre tonto y fácil de memorizar, y a deslizarme por tus resbalosos pasillos hasta acomodarme en mi salón con aires diferentes.

Ya con un año de poseer TI y carné, quiero regalarles algunas cartas para jugar este primer día y los siguientes durante este ciclo y el que viene. Estas cinco piezas del azar tienen un carácter estratégico que hoy viene transformado en vivencias, sugerencias, datos curiosos y consejos.

Para ti “cachimbo” que te muerdes las uñas del temor por llegar tarde a clases, y para ti que corres hacia fotocopiadoras a hacer la misma cola de siempre, aquí mis 5 ases verdes.

1. Camina y maneja: disfruta del campus sobre ruedas.

Chico/a PUCP que vives cerca a esta universidad de ilustres y venados. ¿Has considerado venir a la “Cato” en bicicleta, en skate, en longboard o simplemente a pie?

Sabes que lograrlo solo requiere un pequeño esfuerzo de organización, y, que además, la PUCP tiene espacios donde puedes aparcar tu bicicleta. No solo estás ahorrando unos centavos en pasaje, sino que estás siendo agente de cambio al utilizar un vehículo de transporte no emisor de CO2.

¿Y sobre tu cuerpo? Uh, la lista es muy larga. Montar bici es un excelente ejercicio cardiovascular, previene dolores de espalda, protege tus articulaciones, mejora el sistema circulatorio e inmunológico, a parte de ser anti estrés.

¿Y si no hay bici? Treinta minutos de caminata al día tampoco es mala idea. ¿Te animas a leer tus lecturas cerca a la huaca?

2.  Aprende o recuerda que aquí también puedes comer sano.

No solo hay básico vegetariano, querido lector/a. Estoy segura que alguna vez has visitado los quiosquitos que adornan la “Cato”. Pues bien, ellos tienen toda una línea de galletas naturales, venden fruta, yogur, frutos secos, granola, etc. Es cuestión de preguntar, de mirar con calma. Y, si quieres darte un gusto, algunos muffin’s y sandwiches del 338 cumplen su tarea de ser nutritivos al igual que varios postres y la infaltable ensalada del Ático. Me olvidaba, ¿han considerado pedir la ensalada “Cesar” de los comedores, con poco aliño o sin nada? Sin duda será distinta.

Puede que te regalen fruta o te den consejos de nutrición algún jueves en La Rotonda, no lo olvides.

3. Sé curioso. Visita el polideportivo y sus alrededores.

Si sabes dónde queda ubicado el polideportivo y hasta lo sueles poner como punto de encuentro, pero… ¿Alguna vez se te ocurrió visitarlo, o, por lo menos, mirar de reojo qué deportes o actividades se están realizando?

Tenemos algo llamado Servicio Deportivo y puedes disfrutar de él si así te lo permites. Dale una revisada a su página y descubre los beneficios.

  • http://deportes.pucp.edu.pe/

Además, están las canchas donde, con una pelota y el grupo de jugadores necesarios, se puede armar el mejor partido del ciclo. Y si lo tuyo es el entrenamiento personal y la dedicación pues tu mismo eres, puedes correr en las canchas, usar las barras, bailar, etc. Hay de todo para todos.

4. A bailar

Los Jueves Saludables regresan para darnos horas de baile, diversión y ejercicio. Acompañado de activos instructores con toda la disposición para enseñar aquí podrás disfrutar de unas horas pasándotela bien con algunos de tus compañeros que quieren ponerse en forma o simplemente desestresarse de las clases regulares . No es un concurso de baile, pero sí que puede llegar a ser muy placentero ver tu mejora al seguir los pasos. ¡Vamos! Con amigos es más divertido.

5. Agua por aquí, agua para todos.

¿Las maquinitas de Coca-Cola te dejan sin sencillo? ¿Eres adicto a comprar botella tras botella de agua mineral e incluso gaseosa o bebidas azucaradas? Espera un momento. La PUCP te brinda agua filtrada gratis ¿Recuerdas? Trae tu botella de aluminio, plástico, tu termito y sácale el “jugo” a la situación. Es recomendable tomar de dos a dos y medio de litros de agua diarios, y sumando este calor que nos acecha, hay razones para querer visitar los bebederos y grifos.

Espero sepan usar estos ases con sabiduría y hasta otra edición de Vida Sana.