Los seres humanos nos encontramos en tiempos en los cuales existir es más incómodo de lo normal. Varios países han optado por prohibir la salida libre de las personas a realizar actividades como el trabajo, el estudio o el ocio fuera de casa. Sin embargo, este último -si es que uno posee mucha suerte o, de una perspectiva más cierta, privilegios- ha acaparado mucho espacio en el tiempo de las personas con o sin responsabilidades laborales, universitarias u otras. No obstante, la cuarentena obligatoria también ha hecho notar que la comodidad material no es el único factor que garantiza una existencia plena y sin problemas de las personas. Ha provocado, de cierto modo, que valoremos mucho más los pequeños encuentros con compañeros en la universidad, los tiempos libres entre clases, el presenciar compañía aunque sea desconocida.  Para algunos, el sentirse desesperado, inútil, o tener momentos en los cuales uno se odia a sí mismo y no deja de pensar que su vida es como una condena de la cual no se puede escapar, han protagonizado sus emociones en estos días tan vacíos. Para otros, el convivir con sus familias las 24 horas del día sin opción a refugiarse en la universidad o los largos viajes en el transporte público han provocado que uno añore estas pequeñas cosas de la rutina. En general, varios somos quienes necesitamos cómo escapar, por momentos, de esta realidad que parece acabar con lo que queda de nosotros. Si bien algunos ya hemos comenzado clases en la universidad, la verdad es que no es posible pasar todo el día estudiando, y tampoco debería serlo. No podemos pasar el tiempo entre clases con amigos, pero existen algunas obras de animación japonesa que lograrán que pierdas el rastro por un tiempo de este mundo y sientas que puedes dar un nuevo respiro dentro de toda la monotonía de una vida encerrada en 4 paredes. Para aminorar el tiempo viendo el techo de nuestras habitaciones en introspecciones sin fin, en el siguiente espacio encontrarás algunas recomendaciones de animes para que tus días de cuarentena sean más soportables y no se sientan como un castigo por tus malos actos. 

  1. Higashi no Eden (2009)

Del director del anime Ghost in the Shell: Stand Alone ComplexKenji Kagiyama, esta serie del 2009 cuenta de 11 episodios nos muestra la aventura de dos jóvenes, Saki Morimi y Akira Takizawa. Ella es una estudiante de Japón que se encontraba celebrando el término de sus estudios en un viaje a Estados Unidos. Durante este tiempo, se encuentra a un joven cerca a la Casa Blanca, Takizawa, quien ha perdido la memoria y, con ello, su identidad. Así, en un mundo el cual acababa de sufrir un ataque terrorista en zonas de Japón, existen varios enigmas sin resolver. Es una historia con una narrativa impresionante, con episodios cada vez más interesantes a medida que uno avanza y que se resuelven en un todo que deja a uno con una mezcla de emoción y nostalgia por todo lo vivido. Además, la animación es uno de sus puntos más fuertes, ya que juega con lo no-convencional, sin salirse de manera brusca de las animaciones a las que estamos acostumbrados. Definitivamente son 11 capítulos que valen cada momento de ellos y harán sentir a uno que la cuarentena puede ser un momento de acumular historias como esta.

2. Tatami Galaxy (2010)

Basado en el manga del 2004 de Morimo Tomihiko y dirigido por Yuasaa Masaaki, estos 11 episodios -de nuevo-  son realmente una experiencia de vida que llega a cada persona cuando más la necesita, aunque no sea consciente de ello. Personalmente mi anime favorito y objetivamente una obra sin parecidos, esta serie retrata un momento de un protagonista de nombre desconocido: el comienzo de la vida universitaria. Como varios de nosotros sabemos, uno posee expectativas de que al dar un paso de tal magnitud en la vida, varias cosas que parecían estar mal en ella encuentren su arreglo. Pero cuando uno empieza a vivir esta experiencia y no solo anhelarla, se cruza con que en realidad nada se resuelve por sí solo y que la magia solo la sentimos cuando no existe. Con una narrativa osada que apropósito provoca que los primeros capítulos no posean sentido hasta casi el final, Tatami Galaxy sin duda es una experiencia que difícilmente no dejará una marca en ti y logrará que te sientas más en control de tu vida, incluso en esta cuarentena.

3. Boku no Hero Academia (2016)

Las dos anteriores recomendaciones son un poco más densas conceptualmente que este anime/manga shonnen; sin embargo, a veces uno solo quiere amar a personajes irreales con superpoderes que nunca hemos imaginado  y ver buenas escenas de peleas que agreguen un poco de emoción a estos días encerrados en nuestras habitaciones. Aún no ha llegado a su final y probablemente no lo haga hasta unos años más adelante, pero la manera en que la historia se está articulando en los capítulos más recientes tanto del manga como del anime provocan que valga la pena invertir unas cuantas horas de nuestro tiempo en la historia del artista Kohei Horikoshi. La historia comienza con un muchacho de 15 años llamado Midoriya Izuku, quien nació sin una singularidad, es decir, sin ningún superpoder en un mundo en el cual la gran mayoría de personas poseen uno. En una realidad, en la cual los superhéroes no solo se encuentran dentro de las películas, sino que es una profesión a la cual los niños pueden aspirar y luego formarse para ella en escuelas, Midoriya encontrará la forma de convertirse en el más grande todos ellos, junto a su maestro y héroe número uno, All Might. Tanto los personajes secundarios como antagonistas de esta serie son uno de los mayores atributos de ella, ya que se encuentran llenos de carisma, con historias muy emocionales y sumamente interesantes. Su autor sin duda logra construir momentos maravillosos con todos ellos dentro de todos los capítulos. Si quieres ver una historia en la cual hasta un niño sin talento innato alguno salvo su voluntad más fuerte que su cuerpo y su deseo por ayudar a los demás, esta es un mundo con el cual vale la pena encariñarse.

4. Erased

Conocida también como Boku Dake Ga inai Machi, esta serie consta de 12 capítulos que se quedarán dentro del corazón mucho después de que acabe la cuarentena. Muy pocas obras combinan la realidad y la ficción de una manera en la que cada una de las dos encaje perfectamente en una historia memorable, y esta es una de ellas. Protagonizada por Satoru Fujinuma, se narra la historia de este hombre quien posee la habilidad -llamémosla así- de retroceder en el tiempo cuando algún incidente de gran magnitud va a suceder. Así, cuando su madre es asesinada, realiza un viaje en el tiempo a 18 años en el pasado, volviendo a sus tiempo de niño en la escuela primera. Con esta oportunidad que para nosotros es imposible y la cual es, a veces, hasta cruel imaginar, Satoru no solo logra salvar a su madre, sino que puede ver el pasado dos veces sin que sea el mismo y, de este modo, logra salvar a sus compañeros y, en especial a Kayo Hinazuki en varios sentidos. Es una serie que hasta el final te sorprende con el desarrollo de la trama y los personajes. Sin duda te dejará un sentimiento muy reconfortante en estos tiempos en los cuales ya uno no sabe qué sentir. 

5. Hotarubi no mori E

Consta de un solo ‘’capítulo’’ de 45 minutos aproximadamente. A pesar de eso, una historia como la de Hotarubi no mori e puede consumirte gran parte del día a pesar de su corta duración. La historial entre Hotaru Takegawa, una chica que comienza la trama con 6 años, y Ginn un espíritu en forma de humano del bosque cerca a la casa del abuelo de ella te embarga de emociones desde el primer momento. La historia transcurre con la misma intensidad que las emociones del espectador, por lo que esos 45 minutos  realmente hacen sentir todos los años que transcurren de comienzo a fin en la vida de los personajes. Con uno de los finales más memorables que he visto en el anime, recordar esta película tiempo después de verla te seguirá causando emociones hermosamente fuertes.