Febrero es el mes en el que la comercialización del amor alcanza la cúspide de exageración y el séptimo arte no queda atrás en explotar el famoso “día de los enamorados”.

El estereotipo de película de San Valentín es esa que está infectada con una temática desbordante de corazones y confetis, donde el azúcar se eleva por las nubes y los pies dejan de pisar tierra firme.

Hay un grupo compuesto por personas a las que mí me gusta llamar los “grinch de San Valentín”, individuos cansados de prender la tele un 14 de febrero e inmediatamente ser bombardeados por las mismas propuestas dulzonas una y otra vez.

Si eres uno de ellos, tengo una buena noticia: existen directores de cine que quieren mostrar a sus espectadores el otro lado de esta tradición romántica, un aspecto más real de la experiencia común que es estar enamorado, que crean películas en las que los milagros no existen y el desamor reina por temporadas más largas que su fiel contrincante.

Me he tomado la libertad de seleccionar 14 películas que no te pondrán en riesgo de empalagarte de tanto azúcar visual y que son accesibles en Internet.

Sí, si quieren decirlo, soy un grinch de San Valentín a mucho orgullo y honra. Les recuerdo que el 14 no solo existe para recomendar películas de amores triunfantes.

La lista está ordenada de forma ascendente: de menos comercial a lo más popular del mercado cinematográfico. La idea es que visualices de todo un poco y recuerdes que, a veces, es saludable saborear una historia que hayas vivido en carne propia.

¿Estás listo(a)? Ponte la piyama y acobíjate con un tarro grande de helado y galletitas Oreos para la siguiente maratón. ¡Y no te preocupes! Este artículo no tendrá spoilers.

1. I Origins (2014):


Sofi: La mayoría de la gente cierra su puerta a cal y canto. 
Ian: ¿Qué hay detrás de la puerta? 
Sofi: Amor, ira y miedo, y alegría y tristeza. Todo a la vez. 

Director: Mike Cahill 
Género: Drama y Ciencia ficción
Actuación: Michael Pitt como Ian Gray y Àstrid Bergès-Frisbey como Sofi.

La historia se centra en Ian Gray, un biólogo molecular que investiga la evolución del ojo humano junto con su compañera de laboratorio Karen. Ian vive encerrado en su burbuja científica hasta que se cruza con los peculiares ojos de Sofi, una joven creyente que cuenta con un iris multicolor inigualable. Su vida da un giro de 180° cuando decide hacerla parte de su vida.

Eventualmente, las creencias científicas de Ian y las espirituales de Sofi terminan chocando y poniéndose en duda, lo que obliga al espectador a hacer uso de su reflexión y su razonamiento para adentrarse en las profundidad de ambas miradas.

I Origins no es una película que trata de venderte un tratado filosófico, sino busca mostrarte cómo las relaciones personales pueden lograr afectar nuestras experiencias y creencias de vida. El planteamiento de la historia no es nada petulante y el debate mítico y filosófico es fabuloso.

Si aún no te termino de convencer, déjame decirte que desde que Mike Cahill te presenta a su reparto principal, quedas encantando(a). Y no hay nada que agregar de la espléndida fotográfica de Markus Forderer.

2. Her/ Ella (2013):

Theodore: “Siempre te amaré porque crecimos juntos. Y me ayudaste a ser quien soy. Sólo quería que supieras que siempre habrá una parte de ti dentro de mí. Y estoy agradecido por eso. En quien sea que te conviertas y donde sea que te encuentres en el mundo te envió mi amor. Eres mi amiga hasta el final, Catherine”.

Director: Spike Jonze
Género: Drama y Ciencia ficción
Actuación: Joaquin Phoenix como Theodore y Rooney Mara como Catherine.

Theodore es un escritor solitario que está pasando por una dolorosa etapa: el divorcio. Su vida pierde sentido y motivación cuando Catherine, su esposa, lo deja. Dolido por su situación, adquiere un SOS, un sistema operativo al que llama Samantha, para huir de la soledad de haber perdido a Catherine. Desde el primer momento en que Theodore intercambia palabras con su nuevo modelo de inteligencia artificial, siente una profunda conexión y se enamora de “ella” (de ahí el nombre de la película) .

Antes de persudiarlos(as) de que la vean, déjenme decirles que esta es una de mis películas favoritas por la fabulosa dirección artística y fotográfica que nos regalan en cada escena. Hoyte Van Hoyteman, el director de fotografía de Her, es mi ídolo audiovisual. Créeme, si no te enamoras de los personajes, al menos lo harás de sus ambientaciones y colorizaciones. ¡Así de sencillo!

Ahora bien, si el tema estético te importa tanto como a Cupido para encontrar parejas perfectas, te dejo con la pregunta base de esta obra cinematográfica: “¿El amor puede vivir/sobrevivir solamente en un plano emocional, donde lo físico queda totalmente excluido?”

3. The Invitation/ La Invitación (2016):

Kira: Podemos ayudarnos mutuamente. Es la única manera.
Will: Te amo, Kira, pero no creo que puedas ayudarme. Perdóname.
Kira: Sí, claro.

Director: Karyn Kusama
Género: Drama y Thriller
Actuación: Logan Marshall como Will y Tammy Blanchard como Eden.

Años atrás, Will y Eden sufrieron la terrible pérdida de su hijo, irremediablemente causando una ruptura entre ellos. Dos años después, ambos se reencuentran en una reunión de amigos. Los dos ya han rehecho su vida, pero Eden es una persona totalmente distinta.

Esta es otra obra póstuma donde la dirección de fotografía de Bobby Shore, es digno de apreciar. Los tonos apagados crean una sensación sombría y absorbente que nos sumerge en el tema del film: una mirada hacia una sociedad refugiada en su culpa y errores, incapaz de afrontar su propia realidad. ¿Les suena? Es la típica etapa que sufre uno(a) durante una decepción amorosa.

No obstante, este no es el único tema que apreciar dentro del film, sino también propone una reflexión sobre el problema de ego que nos rodea, ese yo consciente que controla y acapara todo lo que nos rodea para poder salirse con la suya.

4. Amour/Amor (2012):

Anne: Prométeme algo.
Georges: ¿Qué?
Anne: Te suplico que no vuelvas a llevarme al hospital.

Director: Michael Haneke
Género: Drama y Romance
Actuación: Jean Louis Trintignant como Georges y Emmanuelle Riva como Anne.

Georges y Anne son una pareja de ancianos que solían dictar música años atrás. Han pasado toda su vida dedicados a sus carreras y a su relación, pero al llegar al período de longevidad, su relación comienza a tener grandes desafíos. Mientras Anne sufre un derrame cerebral, Georges padece los dolores de la vejez.

Sin embargo, este no es un impedimento para que ambos se separen. A pesar de sus incomodidades, Georges se propone ignorar todos sus malestares con el propósito de cumplir la promesa que le hizo a Anne.

Amour es otro film excesivamente largo, como las anteriores, pero también digno de ver para saborear las sinceras interpretaciones de nuestros dos protagonistas. La trama fluye de una forma tan natural que al final terminas preguntándote por el futuro como seres humanos, no como actores, de Jean Louis Trintignant y Emmanuelle Riva. Hasta te da ganas de conocer un amor del bueno, no de esos que te pintan Disney, sino de aquellos donde se cumplan fielmente los votos de amor: “Te amaré y estaré en la salud y la enfermedad, en los buenos tiempos y, sobre todo, en los malos”.

5. Be Right Back/ Vuelvo Enseguida (2013):

Martha: No tienes historia. Solo eres una actuación de cosas que él haría sin pensar y no es suficiente.
Ash: Por favor. Solo quiero complacerte.
Martha: Entonces, ¡Hazlo! ¡Salta!

Director: Owen Harris
Género: Drama y Romance
Actuación: Domhnall Gleeson como Ash y Hayley Atwell como Martha.

La historia te presenta a Martha, que acaba de perder a su pareja, Ash, en un momento crítico: está esperando a su primera hija. Al no poder afrontar su luto con éxito, decide utilizar una macabra aplicación que le permite comunicarse mediante una inteligencia artificial, que imita el comportamiento de Ash luego de escanear las conversaciones por mensajes que tenían.

El vacío y la soledad que experimentamos cuando perdemos a alguien cercano es comprensible hasta cierto punto. Cuando esta ya llega al límite de lo sano, las cosas comienzan a salirse de control. Es cierto que la mente puede jugarnos malas pasadas cuando la persona que más amamos se va, pero debemos comprender que no podemos reemplazar algo que en esencia es inimitable. Debemos ser incapaces de negociar la pérdida de un ser querido y optar por la vía lenta y dolorosa de curación, no por la rápida y aparentemente indolora.

6. Blue Valentine/ Triste San Valentin (2010):


Dean: Por mi experiencia, cuánto más bonita es una chica, más loca está. Por lo tanto, tú estás demente. Tal vez estás loca como una cabra.

Director: Derek Cianfrance
Género: Drama
Actuación: Ryan Cosling como Dean y Michelle Williams como Cindy.

La historia nos narra el derrumbe matrimonial de Dean y Cindy después de seis años de relación. Tienen una hija juntos, razón por la cual deciden intentar luchar por su amor. Dean intenta reavivar la llama de su relación en la “habitación del futuro” rememorando todos los momentos románticos que pasaron juntos.

Blue Valentine aplasta la fantasía del amor de una forma brutal. Cada palabra y gestos de la pareja protagonista sugieren un mar de conflictos donde la semilla de la rutina y el fracaso de su relación marcan el ritmo de la trama. Para algunos espectadores, es insoportablemente realista y desgarradora

Algo que no debe pasar por alto en este film es que no trata de encasillar a sus protagonistas como el “villano” de la relación, sino que muestra una situación cotidiana. Nos deja la misma interrogante que nos hacemos cada vez que sufrimos una decepción: “¿Cómo dos personas que se atraen fuertemente, que tienen química, pueden después sentir cansancio y amargura por la persona que juraba que era su pareja ideal?”

7. Before We Go/ Antes de que te vayas (2014):


Nick: Conocerás a alguien. A primera vista ella parecerá fría. Te darás cuenta que ella es un problema. Pero… quédate con ella. La vas a necesitar más que ella a ti y al final de la noche querrás decir algunas cosas, pero no lo arruines. No es nada que ella no sepa. Solo bésala, deséale suerte y… agradécele por mostrarte que puedes amar más que nadie en esta vida.

Director: Chris Evans
Género: Comedia, Drama y Romance
Actuación: Chris Evans como Nick Vaughn y Alice Eve como Brooke Dalton.

Brooke Dalton pierde el tren de Nueva York a Boston y debía llegar a casa antes que su marido. En la estación, se encuentra con un músico de la calle, Nick Vaughn, que decide darle una mano. Pasan toda la noche tratando de encontrar una solución al problema de Brooke, tiempo suficiente para que una gran y extraña conexión surja entre ambos.

Esta es una película donde el roce hace el cariño, donde las estaciones o paradas se vuelven lugares maravillosos que están invadidos de casualidades amorosas y, sobre todo, donde detenerte a ayudar a alguien termina distrayéndote de tu propia búsqueda. A quién no le ha pasado que tiene que soportar horas de compañías forzadas y conversaciones con un desconocido. Y aunque si este no es tu caso, vale la pena soñar por un amor así en algún momento de tu vida.

8. Ruby Sparks/ Ruby, la chica de mis sueños (2012):




Calvin: Enamorarse es un acto de magia, como lo es escribir. 

Director: Valerie Faris y Jonathan Dayton
Género: Drama y Cine Fantástico
Actuación: Paul Dano como Calvin Weir y Zoe Kazan como Ruby Sparks.

Calvin Weir Fields, un joven escritor, está teniendo problemas con su siguiente novela. Tras el éxito de su primera publicación, sufre un sistemático bloqueo creativo, cortesía de su deprimente vida amorosa.

Frustrado por su situación, toma el consejo de su psicólogo: escribir en una vieja máquina de escribir. Así, crea el personaje de una mujer vivaz, Ruby Sparks. Ruby termina por saltar fuera de la historia literaria, y Calvin no puede evitar enamorarse de ella.

La historia golpea de forma inteligente todos los argumentos tradicionales de las películas amorosas. Su postura es que estas no son tan sencillas como aparentan y, aunque hayas encontrado a tu pareja ideal, llega un momento en el que tienes que decirle adiós a esa persona a la que le soltaste un “te quiero” o un “te amo”.

Solo por tener en tus brazos a tu alma gemela, no significa que la relación será un paseo en el parque. No quiero ser mala leche, pero vivir con otra persona no suele ser fácil. Originalidad es la palabra apropiada para definir esta película: te muestra la realidad en contraste con el ideal que nos vende el cine, la televisión y la literatura con respecto a las consideraciones del amor.

9. One Day/ Siempre el mismo día (2011):




Dexter: Oye, puedes llamarme cuando escuches esto. Es que necesito hablar con alguien… Con alguien no, contigo.

Director: Lone Scherfig
Género: Drama y Romance
Actuación: Jim Sturgess como Dexter y Anne Hathaway como Emma Morley.

Emma y Dexter son dos viejos amigos que se conocieron el día de su graduación. Han compartido alegrías y tristezas por unos 20 largos años. Ambos son conscientes de que son completamente diferentes, una mujer idealista y trabajadora frente a un hombre mujeriego y Don Juan. A pesar de ello, descubrirán que el destino ha decidido unirlos por una extraña razón.

Una película clásica que nos grita con euforia que el amor es un sentimiento que no se puede controlar por más daño que termine causando. Esta es una situación muy recurrente y lo ha sido por muchos años. Algunos somos tan masoquistas que terminamos aceptando las diferencias del otro, aún sabiendo que esto puede llegar a ser una tortura y un caos en nuestras vidas. Después de llorar por nuestra errónea decisión, entendemos que solo la madurez es el camino inevitable hacia la estabilidad emocional porque esta no solo se alcanza teniendo la mente fría sino también aprendiendo a respetarnos y amarnos a nosotros mismos(as).

10. Dear Jhon/ Querido Jhon (2010):



John: Antes de que todo se volviera negro ¿quieres saber cuál fue la última cosa en la que pensé? Tú.

Director: Lasse Hallstrom
Género: Drama y Romance
Actuación: Channing Tatum como John Tyree y Amanda Seyfried como Savannah Lynn.

Después de pasar una infancia complicada con un padre obsesionado con la colección de monedas y una madre difunta, John Tyree decide enlistarse en el ejército para poder huir de su pueblo en South Carolina y su familia disfuncional.

Tras ser concedido un periodo de permiso, visita a su padre en su ciudad natal. Ahí conoce a Savannah, una universitaria soñadora que está construyendo casas en el área, y termina enamorándose de ella.

Su relación queda marcada por los múltiples y peligrosos destinos a los que asignan a John. Durante siete años mantienen su relación a través de cartas, pero esto acaba trayendo consecuencias inesperadas.

La fórmula narrativa es obvia y predecible y, sin embargo, este material cinematográfico es considerado como de culto entre el género de drama romántico, sin mencionar que resulta un poderoso lacrimógeno para mucho.

Personalmente, no es mi favorita y, aunque suene un poco duro: Querido John, hoy te escribo desde un rincón de Lima gris para decirte que aún ronda en mi cabeza una pregunta torturadora, ¿por qué te he conocido? Tal vez aguante todo este melodrama por la actuación destacada de tu padre.

11. The Vow/ Votos de amor (2012):


Paige: Decidí quedarme con él por todas las cosas que hizo bien y no dejarlo por la única cosa que hizo mal. Decidí perdonarlo.

Director: Michael Sucsy
Género: Drama y Romance
Actuación: Channing Tatum como Leo Collins y Rachel McAdams como Paige Thornton.

Leo Collins y Paige Thornton es una pareja de recién casados. Tras una salida, sufren un accidente automovilístico y Paige entra en coma. Cuando por fin despierta, se da cuenta que ha perdido totalmente la memoria. Leo no quiere perderla, así que vuelve su meta principal restaurar la memoria de su esposa y su relación amorosa.

Este es otro clásico que desde mi punto de vista está mejor trabajada que la anterior mencionada. La película cuenta con una estupenda escena inicial, pero el resto del metraje se llena de mínimas pretensiones.

No es que tenga algo en contra de Channing Tatum. El problema es el mal sabor del desarrollo insípido que nos da su director. De por sí, la trama nos ofrece una gran historia por contar, pero una vez que la aceptas, te das cuenta que la narración no ahonda en una gran profundidad. A pesar de ello, es una historia que no debe pasar desapercibida, pues nos muestra una realidad no tan alejada.

12. La La Land/ La La Land: La Ciudad de las Estrellas (2016):


Mia: “Tal vez deberíamos dejar los sueños y empezar a madurar”

Director: Damien Chazelle
Género: Musical, Drama y Romance
Actuación: Ryan Cosling como Sebastián y Emma Stone como Mia.

Sebastián es un pianista de jazz que se enamora locamente de Mia, una aspirante de actriz. La ambición desmedida que tienen ambos para cumplir sus sueños termina en poner su relación amorosa en peligro en la ciudad de Los Ángeles, aquel lugar que está repleta de competencias y carece de piedad para aquellos soñadores.

La La Land, adorada y alabada por muchos. Yo no me incluyo, pero no voy a negar que es un film que tiene su encanto dentro del cine musical estadounidense. El soundtrack principal es una de mis favoritos y me transporta a la Ciudad de las Estrellas, donde se pinta libremente la fantasía para soñadores. Doy gracias a Chazelle por el magnífico regreso a la realidad que nos da su historia, donde el logro de metas e ideales no solo debe ser impulsado por nosotros mismos sino también por aquella persona que se hace llamar nuestro complemento.

13. Me Before You/ Yo antes de ti (2016):


Louisa: ¿Qué dices? ¿Vas a bailar conmigo?
William: ¿Qué? ¿Cuántos de esos te tomaste?
Louisa: Vamos a darles a estos tontos algo de qué hablar.

Director: Thea Sharrock
Género: Drama y Romance
Actuación: Sam Clafin como William Traynor y Emilia Clarke como Louisa Clark.

Louisa Clark es una joven alegre con gustos peculiares en moda. Al quedar desempleada, logra encontrar trabajo en la casa de una familia adinerada. Ahí conoce a William, un joven que quedó paralítico tras un accidente. Su trabajo consistirá en cuidarlo hasta que comprenda que la vida es algo que merece la pena vivir.

Esta adaptación reboza ternura y amor artificial durante todo su narración. Es una típica fantasía romántica, que desde mi opinión, es rescatada por la simpatía y actuación de sus protagonistas principales. Si bien su final es predecible, no se debe quitar el crédito a su narración, que es todo menos sencilla. Casi a la mitad del largometraje, logra sorprender con las decisiones que toman ciertos personajes. No es una de mis películas favoritas, pero es un clásico infaltable para recordar que el amor no solo tiene etapas felices.

14. Days of Summer/ 500 días con ella (2009):

Summer: Sólo desperté un día y lo sabía.
Tom: ¿Saber qué?
Summer: Aquello de lo que nunca estuve segura contigo.

Director: Marc Webb
Género: Drama y Romance
Actuación: Joseph Gordon como Tom y Zooey Deschannel como Summer.

Tom, un joven escritor de tarjetas de felicitaciones y un romántico empedernido, se enamora a primera vista de una de sus compañeras de trabajo, Summer, una joven totalmente distinta a él.

Aunque comparten una afición por The Smiths, la relación de ambos no logra hacer el esperado click romántico. Al no encontrarle sentido al final de su historia romántica, Tom analiza los 500 días que pasó con ella.

Si bien, la trama no pierde su toque comercial, no podemos catalogar a esta película como una comedia romántica facilona. Una historia donde un chico se enamora de una joven que pasa del romanticismo. ¡Qué aburrido y típico! Probablemente puede parecerlo, pero no lo es del todo. Alguna vez se han preguntado por qué esta película causa aún tanta polémica. ¿Qué es lo que no se le perdona tan fácilmente? Pues, su honestidad. Al igual que Hannie Hall, Days of Summer capta la sensibilidad romántica de la manera más real y natural, pero en una época contemporánea. Porque, querido(a) amigo(a), aunque te cueste aceptarlo, todos hemos sido alguna vez un Tom o Summer.

Todos los días de mi vida trato de que sea como un pastel de buenas intenciones, donde no me trague todos los cuentos de hadas que nos venden para luego llegar a niveles de vómitos altos por tanto empalago. Sí, el amor del bueno es lindo y bonito por un tiempo, pero también puede lograr ser muy doloroso. Yo también quiero encontrar un amor como el de Samantha y Theodore, donde el plano físico no importe, o el de Nick y Brooke, donde querer a un desconocido no se torne como una idea utópica de varios adolescentes fieles a este género romántico.

Aplastemos la fantasía del amor que Hollywood nos pinta tanto para que se convierta en un género millonario, famoso y controversial. Deja de ser tan soñador(a) y de creer que si conoces a alguien que le gustan las misma porquerías que a ti, significa que es tu alma gemela.

La lista de películas que les he adjuntado no solo te darán dulzura y abrazos, sino un puñete de realidad también, porque no temerán enseñarte sus garras. Si tienes ganas de llorar, llora. Es un rasgo exclusivamente humano, no una característica de débiles. Y si quieres pasar página de un día para otro, recuerda que dar la vuelta a la hoja también corta.

Yo no les suelto todo este rollo porque esté dolida. Sí, es cierto, ahora estoy pasando por la etapa terminal de una historiarománticaque nunca empezó como debía. Y como deben de saber, no se puede decir que algo terminó porque nunca empezó. Yo he sido una Summer que terminó con el mismo final de Martha. ¡Ay pobrecita! No, no se equivoquen. El llanto que guardo ahora no es por un amor perdido. ¿Acaso Summer se enamoró de Tom? Por si no lo sabías, no solo los enamorados(as) o los crush pueden romper un corazón, sino también aquellos que se hacen llamar amigos.

Para culminar, anota esto después de hacer la maratón: “Quiero llorar porque me da la gana”. Si sufres o te ves reflejado dentro de todas estas historias, date ánimos y sal del despecho con la mayor dignidad posible. ¡Suerte!