Recuerdo bien que una de las cosas que más me ha costado en mi vida es tomar decisiones. Corrías el año 2012, un simple muchachito en quinto de secundaria que tenía que tomar una de las decisiones más difíciles de su vida, escoger que hacer después de terminar la vida divertida de las aulas escolares. Cuando alguna vez mencione la posibilidad de estudian en San Marcos rápidamente escuche comentarios como: “esa universidad llena de rojos”, “si no aprendes a pelearte con los policías o a crear tu propia molotov fracasaste como san maquino” y “ya te veo haciendo huelgas todos los días, así nunca acabarás de estudiar”. Esta situación, que me parecía medio jocosa la primera vez, hoy en día vuelve a mi mente debido a los últimos sucesos en la UNMSM.

Siempre habrá controversia en torno a estos temas y mucho más aún si no se conoce de fuente directa cuales son las verdaderas razones de los estudiantes y ex estudiantes ante estos problemas. Esta semana tuve la oportunidad de poder intercambiar ideas con Estefania García, alumna y parte de la J.D del Centro de Estudiantes de Antropología UNMSM para el periodo  2017 y actualmente integrante del Comité de Gestión de la E.P Antropología; Gabriela Castillo Dueñas, egresada de Economía, estudiante en el periodo 2012-2016 y Cristian Bancayan Navarro egresado de Economía periodo 2012-2016.

A continuación, una breve entrevista desde adentro sobre la problemática de estos últimos días.

 

  1. ¿Cuáles son las cosas que se están reclamando ante las autoridades universitarias?

 

En principio la medida de fuerza que se tomó no solo responde al reclamo por la postergación de los Estudios Generales, sino que existe un pliego de reclamos mínimo que está dividido en 3 ejes; académico, de bienestar universitario y político. Y es dentro del eje académico que se reclama, en un principio, nulidad de la aplicación de los Estudios Generales para este año; en consecuencia su postergación y su correcta elaboración con participación estudiantil.

Es importante resaltar el carácter improvisado con el que se ha querido implementar este nuevo plan curricular, plan que cuenta con un sustento académico que presenta lagunas y que se trabajó en plazos cortísimos y con contrataciones de docentes apresuradas con convocatorias de un día para otro donde no se evalúa correctamente y se contrata por llenar plazas. Y por si no fuera poco, se busca implementarlo sin contar con la infraestructura que puedan sostener al gran número de estudiantes, lo que provoca que se tenga que pedir aulas temporales entre las facultades. (Estefania)

 

 

  1. ¿Desde cuánto tiempo vienen haciendo estas propuestas?

 

El pliego de reclamos ha sido presentado mediante la FUSM desde hace más de 5 meses; sin embargo, tanto el rector como la vicerrectora no se han mostrado dispuestos a dialogar, prefiriendo usar la violencia de manera autoritaria. (Estefania)

 

  1. ¿Cuáles han sido las respuestas de las autoridades?

 

Tal como lo mencioné, las autoridades han mostrado un rechazo abierto al diálogo, y en lugar de ello han respondido con violencia permitiendo que los policías entren a San Marcos, sabiendo que la universidad posee autonomía y no debe ser vulnerada. (Estefania)

 

  1. ¿Qué opinas del papel de la prensa a la hora de comunicar e informar a la sociedad sobre lo acontecido?

 

Siempre se le ha criticado a la Prensa de estar parcializada y de no brindar la información completa. Sin embargo, desde mi opinión esto responde a un sistema que busca criminalizar la protesta social – en este caso estudiantil – y a quienes participan de ella. Un sistema que busca que el ciudadano sea conformista y acepte las cosas sin cuestionarse si están son o no correctas, sin verificar si se pueden mejorar.  (Estefania)

 

Vemos que los ‘comunicadores’ que actualmente tienen más llegada a la población no tienen el mínimo interés en analizar el trasfondo y las causas que generaron esta situación (casos Medina y Butters). Es realmente lamentable porque precisamente son ellos a quienes la mayoría de gente escucha, y por lo tanto no es posible formarse un verdadero conocimiento de la problemática actual. Con periodismo basura nunca lograremos salir del hoyo. (Gabriela)

 

Los medios de comunicación solo informan por ‘vender’ la noticia, ya vimos el caso del Sr. Butters que de por sí no tiene argumentos, y es oído por muchas personas en el país. No entienden los problemas por los que pasan las universidades públicas (corrupción, clientelismo, operadores). No se preguntan por las razones por las que ocurre un acto, y más bien influyen en lo que los demás pueden pensar de los estudiantes. (Cristian)

 

  1. ¿Como estudiante de san marcos qué opinas de los estereotipos que se plantean sobre ustedes como ” terroristas”, “socialistas” o que pertenecen a movimientos asociados a sendero luminoso como MOVADEF?

 

Comenzaré por el término terrorista, lo primero que me causa es pena, pena de que un término con tanta carga y con tanto fondo se use de manera descuidada; todos sabemos qué fue lo que sucedió durante la década del 80 y el daño que los terroristas causaron. Usar el mismo término para designar a una persona que cometió delitos contra la vida humana y un joven en sus veinte que exige calidad de enseñanza es totalmente inconcebible, algo que simplemente no logro entender cómo no se ha internalizado. Así mismo, meter a todos los estudiantes en un solo saco (MOVADEF) que ni siquiera se ha confirmado existe dentro de la universidad es absurdo e incluso sancionable por difamación. (Estefania)

 

Pensar que ser socialista te convierte automáticamente en terrorista dice mucho de lo mal que estamos como sociedad. Aquí se está criminalizando el derecho a la protesta, los estudiantes no fueron escuchados durante mucho tiempo, ¿qué otra salida les dan? Creo que todos los que tildan a los sanmarquinos con determinados adjetivos no conocen la realidad de la educación pública del país, y opinar sin conocimiento de un tema es bastante irresponsable. Y el terrorismo es un tema bastante delicado como para ir llamando alegremente ‘terrorista’ a cualquiera que proteste por lo que es justo. (Gabriella)

 

  1. ¿Cuáles han sido los abusos cometidos por la policía en estos días que han estado protestando en la universidad?

 

La intervención de la policía a Ciudad Universitaria es el inicio de sus abusos. Allanar una casa de estudios viola la autonomía universitaria, pero allanar locales de Centros de Estudiantes y Centros Federados – gremios estudiantiles – haciendo uso de la fuerza, pateando, colocando bombas lacrimógenas dentro de estos, haciendo uso de una pata de cabra son acciones de calificación delincuencial y vandálica.

Pero el lugar donde más han demostrado su autoritarismo y brutalidad ha sido en Residencia Universitaria, lugar donde se alojan estudiantes que cuentan con escasos recursos económicos. En Residencia patearon puertas, rompieron los vidrios de las ventanas cuan pandilleros, arrojaron bombas lacrimógenas dentro de las habitaciones donde se encontraban los residentes descansando, residentes que en algunos casos sufren de alguna discapacidad.

La policía ha demostrado ser cada vez más represiva y abusiva los justos; y ser más tolerante con aquellos que hacen daño a la sociedad.

 

  1. Tus palabras finales sobre esta situación

 

Mucho se dice acerca la manera en que los estudiantes de las universidades públicas reclaman, he leído infinidad de comentarios diciendo “reclamen pero no de manera violenta” o “hay maneras de pedir las cosas”; sin embargo, ninguno de ellos ha contemplado la posibilidad de pensar que los que reclaman son estudiantes universitarios que conocen bien los canales por donde se exige y/o se reclama a las autoridades, que conocen bien los procedimientos legales a seguir para presentar demandas, que lo vienen haciendo desde que el movimiento estudiantil se formó y que todo ello es ver cómo tus papeles se quedan como solicitudes no aceptadas, o un oficio archivado.

Los estudiantes estamos conscientes de todo ello y aunque queramos esperar eternamente a que un rector poco dialogante un día amanezca de buen humor y acepte conversar y llegar a un acuerdo de manera alturada, no podemos. Porque no está mal exigir calidad académica, porque no está mal exigir bienestar académico, porque no está mal denunciar improvisación, porque no está mal denunciar mala gestión, porque no está mal evidenciar actos infamen que atentan contra nuestra formación académica y terminarán dañando la imagen de nuestra casa de estudios. Porque ninguna de estas cosas tendría por qué esperar.

Es momento de levantar la vista de esa pequeña pantalla a la que estamos acostumbrados y entender el panorama completo. No son revoltosos que no quieren estudiar, son estudiantes que quieren calidad. No son delincuentes que cierran una puerta por la fuerza, son estudiantes que reclaman se escuchen sus justos pedidos. No son “terroristas reclamones”, son estudiantes con capacidad de análisis para discernir cuándo es el momento de decir “Basta, no podemos permitir que pasen sobre nosotros, no podemos ver cómo las autoridades hacen lo que quieran y no hacer nada al respecto, no podemos dejar que atenten contra la calidad académica, nuestra calidad y bienestar académico”

Porque nuestros reclamos son justos, porque estamos convencidos que alzar nuestra voz de protesta es mejor que dejar pasar las cosas como simples agentes pasivos de la red de improvisación y corrupción que se teje ante nuestros ojos.

 

Por ello y muchas cosas más es casi un deber estudiantil solidarizarnos con la situación de San Marcos, una comunidad universitaria bastante accidentada que día a día lucha por no ser arrastrada por la indiferencia, el clientelismo y la corrupción. ¡Fuerza decana!