Los estudiantes se han cansado de que las colas en los servicios de cafetería y fotocopiadoras se parezcan cada vez más a las engorrosas colas burocráticas de alguna entidad estatal. Los estudiantes no dudan en indignarse al saber que las cafeterías les mienten cuando les dicen que ya no hay más básicos, siendo una realidad que aquellas los esconden con discutidas intenciones económicas. Los estudiantes, cada vez más afectados, ya no saben qué hacer ante los sucesivos aumentos de la boleta. Además de los altos precios, muchas veces impagables por impotentes alumnos, el plato económico ha sido sacado del menú de los comedores. Un duro golpe para la economía del joven estudiante. Hoy los estudiantes han dicho basta.

Esta serie de hechos que vulneran la tranquilidad del alumno de la Católica no ha pasado desapercibido para los representantes estudiantiles ni para diversas agrupaciones estudiantiles y políticas de la universidad. Fueron los mismos REA quienes destaparon la perniciosa movida de las cafeterías de Arte y Letras, aquella que buscaba la compra de platillos más caros en base al ocultamiento del básico.  Asimismo, agrupaciones como Coherencia Universitaria, Circulo Alberto Galindo, Unes, IU, entre otras suscribieron la indignación estudiantil y con el apoyo de sus bases se plegaron al evento “#17Mayo LA PUCP DE PIE”.

En efecto, el evento, organizado desde la FEPUC, se dio el día de ayer en la conocida rotonda de Letras. A la actividad concurrieron decenas de alumnos de diversas facultades de la universidad. Cada arenga (“mi comida no es tu lucro, por eso me involucro”, “El tiempo no me alcanza, por culpa de ESTANSA”, “Queremos estudiar, me quiero titular, me dicen que no puedo por no poder pagar”, entre otras) expresaba la inconformidad del estudiante con el actual orden de cosas. El evento tenía como trasfondo la Asamblea Universitaria que se daba en la misma facultad. De ese ese modo, llegaría con mayor fuerza la opinión del estudiante ante las autoridades, que, al parecer, se la han pasado desoyéndola.

Coloridas y altas banderas, rostros pintados, carteles plurales y de propias posturas, vivos gritos y enérgica crítica estudiantil se confundían comprensiblemente en el evento. A la par de ello, representantes del estudiantado hablaban al público sobre los problemas y situación de la universidad. Era el momento indicado para informar y movilizar al estudiante. A esta iniciativa se sumaron diversos grupos que no necesariamente eran políticos. Grupos de baile de ciencias como de letras demostraron sus dotes artísticas y capturaron por momentos al indignado alumno de la PUCP. A su vez, el infaltable Colectivo Imprología arrancó estruendosas carcajadas del estudiante gracias a la sátira que hicieron sobre la perniciosa actualidad de la universidad. Por último, y ya que era hora del almuerzo, el Círculo Alberto Flores Galindo, en coordinación con la FEPUC, realizó por segunda vez consecutiva su, al parecer, tradicional olla común de carapulcra. Si bien, como se pudo apreciar, se formó una larga fila, esta distanciaba claramente de las molestas que se dan en los equivocados comedores de la universidad. Las cuatro generosas ollas de arroz y carapulcra fueron el éxito culinario de la tarde. Las gaseosas que acompañaron la merienda fueron compradas con la criolla “chancha” de los estudiantes en la rotonda.

El saldo de la actividad ha sido importante. Fuentes de la REA informaron que en la Asamblea Universitaria se aprobó una reforma del estatuto que posibilita que el estudiante forme parte de la elección del decano de facultad.  Con un tercio verdaderamente efectivo, el estudiante tiene mayores oportunidades de ser miembro activo en las importantes decisiones en cuanto a la política organizativa de nuestra institución educativa.

Si bien no se percibió la cantidad de gente que se esperaba en la “previa”, lo comentado demuestra que con unión y compromiso, el estudiante de la universidad sí puede lograr cambios trascendentales. ¡¡¡ Alumnos adelante, el cambio es imperante!!!

La imagen que acompaña este artículo ha sido tomada de Prensa Estudiantil PUCP.