Noviembre de 2020 fue un mes duro y caótico para la gran mayoría de peruanos, ya que se evidencio inestabilidad en la política y se perdieron 2 vidas de manera injusta; no obstante, ¿qué sucedió realmente?

Todo inició el 9 de noviembre de 2020 cuando se anuncio la vacancia del ex-presidente Martín Vizcarra, esta fue llevada a cabo gracias a 105 votos a favor [acción popular, alianza por el progreso, frente amplio, fuerza popular, frepap, podemos perú, somos perú y unión por el perú], 19 votos en contra [partido morado, frente amplio (2), acción popular (4), podemos perú (1) y somos perú (2)] y 4 abstenciones.

El 10 de noviembre se anunció que el presidente del Congreso en ese momento, Manuel Merino, asumiría el cargo de presidente del Perú. Fue en ese momento cuando se iniciaron con manifestaciones pacíficas en contra del cambio de mando, puesto que se consideraba como un acto ilegítimo. Al pasar las horas las demostraciones se fueron extendiendo a lo largo y ancho del país.

El 11 de noviembre la situación se torno más complicada debido a las decisiones que tomo el Estado. Las manifestaciones aumentaron y en su mayoría los que iban a estas, eran jóvenes. Estos últimos organizaron un plantón frente a la SUNEDU para exigir la autonomía de dicho órgano en cuanto al licenciamento de universidades. Además, se denunciaron detenciones arbitrarias, desapariciones y presencia del Grupo Terna. Asimismo, el Tribunal Constitucional (TC) programo para el 18/11 la audiencia pública por la demanda competencial sobre la vacancia presidencial.

La primera gran marcha en contra del gobierno de facto se realizó el 12 de noviembre. Ese día, Ántero Flores Aráoz asumió el cargo de premier y se realizaron plantones alrededor de su vivienda en forma de negación ante la ocupación del cargo. Además, miles de personas se movilizaron para exigir la renuncia de Manuel Merino y la sede principal de dichas marchas fue la Plaza San Martín, la cual concentró aproximadamente 15000 personas. Las manifestaciones se evidenciaron en distintas ciudades peruanas y en el extranjero (España, Argentina, Alemania, etc.). En un inició todo fue de manera pacífica; sin embargo, fue a las 20:30 cuando empezó el terror. Se lanzaron bombas lacrimógenas y perdigones por parte de la Policía Nacional del Perú, varios jóvenes fueron heridos de gravedad. Asimismo, se reportó que un agente infiltrado del Grupo Terna empezó a lanzar disparos al aire y que en lugares como el Parque Universitario se atacó a jóvenes que estaban manifestando de manera pacífica.

El 13 de noviembre se siguió con las marchas en distritos como La Molina y San Borja, especifícamente en los exteriores de las casas de Ántero Flores Aráoz y Manuel Merino, respectivamente. En la tarde, se evidenciaron manifestaciones en las afueras de diversos medios de comunicación como ATV, América TV, Latina Televisión y Panamericana Televisión; todo ello debido a que se rechazo la manera en la que estaban informando de lo sucedido. Además, fue el primer día del gabinete de facto de Ántero Flores Aráoz.

Lo sucedido el 14 de noviembre fue la gota que colmo el vaso. Se realizó la segunda gran marcha nacional, en la cual se insistía en la renuncia del presidente ilegítimo Manuel Merino, así como de su gabinete ministerial. La hora de encuentro fue a las 14:30 horas y la mayoría de manifestaciones se concentraron en la Plaza San Martín. Cabe resaltar, que en este momento el país ya se encontraba a la mira de la prensa internacional. De acuerdo a la ONU, la fuerza policial empleó cartuchos de gases lacrimógenos con espoteas laza y perdigones con escopeta de calibre 12 contra los manifestantes, apuntando directamente a la cabeza o a la parte superior del cuerpo a corta distancia. Se realizaron detenciones por parte del Grupo Terna y en varios casos, los detenidos no tuvieron la opción de ser asesorados de manera legal y tuvieron que firmar documentos que los incriminaban. También, la fuerza policial reprimió a los periodistas y más de treinta resultaron heridos debido a los gases lacrimógenos y perdigones. En diversos medios de comunicación, el premier Ántero Flores Aráoz defendió a la Policía Nacional del Perú y culpo a los manifestantes. En la noche del mismo día, entre los enfrentamientos violentos entre PNP y manifestantes, se reportó la primera víctima de la violenta y desmedida represión social, horas después se reportó a la segunda víctima: Jack Brian Pintado Sanchéz y Jordan Inti Sotelo Camargo, respectivamente.

14N Perú
Manifestantes defendiendose de los actos violentos cometidos por la PNP: Fuente: Sebastián Castañeda

El 15 de noviembre Manuel Merino y su gabinete ministerial anunciaron su renuncia, días después asumió el cargo como presidente del Perú Francisco Sagasti Hochhausler.

Sin embargo, lo más impactante de todo lo sucedido es que hasta el momento ninguna de las víctimas ha recibido justicia por lo sucedido. Asimismo, Manuel Merino pidió la pensión vitalicia por asumir el cargo de presidente por menos de una semana y se excuso con el hecho que debe pagar su defensa en diversos juicios por lo ocurrido en noviembre, defensa la cual no quisó pagar el Estado.

Ha pasado un año y es momento que se tomen las medidas en contra de las personas implicadas en la muerte de Inti y Brian, así como por la violencia en contra de los manifestantes. Es inaudito que hasta el momento no se haya tomado ninguna medida, más que pintar un mural en memoria de Inti y Brian, las familias de estos dos jóvenes merecen justicia y tranquilidad. Ambos salieron de sus casas un 14 de noviembre en busca de defender sus derechos y a su país y nunca regresaron, debido a la violenta represión perpetrada por parte del Estado y de la PNP.